«Ningún preso» por Bernardo Kliksberg

ingún preso» por Bernardo Kliksberg

No hay nadie preso en ninguna cárcel por haber asesinado a 85 personas, y herido a 250 en la masacre de la AMIA. Nadie está pagando ninguna pena por haber asesinado a humildes maestros, asistentes sociales, empleados, secretarias, que eran el pilar de la inmensa labor solidaria, educativa, y espiritual de la AMIA, a los que venían a pedir ayuda a sus oficinas, a los transeúntes, vecinos.

Los progresos en la investigación, las órdenes de detención, la reciente apertura por la Corte Suprema de nuevas direcciones en el proceso, y muchos otros pasos, son laudables, pero a los quince años, no se ha hecho aún justicia ante el peor atentado terrorista antijudío perpetrado en la historia latinoamericana.

Hay algunas lecciones a extraer mirando hacia el futuro:

NO OLVIDAR: La memoria bendita de los asesinados, y la dignidad del país, exigen que la comunidad y la sociedad argentina, toda no se den tregua hasta que se haya hecho justicia. Ha sido excepcional, abnegado, pleno de coraje, el trabajo incesante que todas las organizaciones de los familiares, y las instituciones centrales comunitarias, DAIA y AMIA, han llevado adelante sin descanso para que la causa se impulse a plenitud, los innumerables errores, y omisiones policiales y judiciales se pongan sobre la mesa, y haya finalmente resultados sobre quienes prepararon el asesinato en el exterior, y las conexiones internas. Hará falta seguir en ello a diario, redoblar el gran reclamo. Samuel Pisar sobreviviente de Majdanek, Auschwitz, y Dachau, asesor de John F. Kennedy, reconocido estos días por toda la sociedad americana, cuenta que cuando las puertas se cerraban en las cámaras de gas de Auschwitz las personas tenían sólo tres minutos de vida por delante. ¿Qué hicieron con ellos?. Muchas escribieron con sus unas en las paredes «no olviden». Si quienes fueron masacrados en las paredes en escombros de la AMIA hubieran podido dejar su voluntad, seguramente uno de sus principales legados, serían la exigencia a toda la sociedad de no descansar hasta que se haga justicia.

ENFRENTAR LAS NUEVAS FORMAS DEL ANTISEMITISMO: Para Ahmadinejad la madre de Pisar, y su pequeña hermana Frieda, no existieron nunca. Cuenta Pisar: «Cuando comenzó la liquidación del Ghetto de Bialystok en Polonia, sólo tres miembros de mi familia todavía vivían mi madre, mi pequeña hermana y yo de 13 años. Mi padre había sido ejecutado por la Gestapo. Mi madre me pidió me pusiera pantalones largos, esperando que si me parecía a un hombre el trabajo esclavo podría salvarme. «Y tú y Frieda pregunté. No me contestó. Sabía que su destino estaba sellado. Cuando la llevaron a la fuerza con otras mujeres, los chicos, los ancianos y los enfermos, hacia los vagones de ganado no pude sacar mis ojos de ellos. La pequeña Frieda se tomaba de mi madre con una mano, y en la otra tenía su muñeca favorita. Ambas me miraron antes de desaparecer para siempre de mi vida».

Ahmadinejad, ha decretado que la hermanita de Pisar, el millón y medio de niños judíos asesinados, y los 6 millones exterminados, no vivieron nunca, que el Holocausto no existió. Con la misma sangre fría con que consideró «un grupo ínfimo de infiltrados» a los jóvenes iraníes que denunciaron el masivo fraude electoral, y salieron a las calles. Es el mismo tono fascista, con que ideó que a Neda, la mártir asesinada por sus paramilitares, la habían matado periodistas extranjeros para tener una noticia. A pesar de todo ello Ahmadinejad el nuevo líder mundial del antisemitismo salvaje, que exige la destrucción del Estado de Israel, y que reprime brutalmente a su pueblo, es «disfrazado» en tierras de América Latina bajo una «versión light» por ciertos sectores que se autodenominan «progresistas» . ¿A quién están favoreciendo cultivando la amistad de un déspota fascista, con vínculos activos con los grupos neonazis mundiales?. ¿No es precisamente, a los desfavorecidos, los oprimidos, y los excluidos, de la región?. La negación del Holocausto, su minimización, y el llamado implícito o explicito a destruir Israel, son las nuevas caras del antisemitismo, que tratan hoy de convocar simultáneamente a las ultraderechas, sus tradicionales seguidores, y a los ultraradicales. Deben ser activamente desenmascaradas. El asesinato a mansalva, de Neda, en las calles de Teherán, y la negación sistemática del Holocausto tienen un mismo origen, el nuevo fascismo, a quien los fallos de la justicia argentina conectan asimismo con la masacre de la AMIA.

EL AVANCE DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EXIGEN RESPUESTAS: En un mundo en donde crecen la desocupación y la tensión social, han encontrado ambiente propicio para excitar la xenofobia, el racismo y el antisemitismo fuerzas políticas ultraderechistas, que se han montado sobre ellas para ganar espacios. En las últimas elecciones para el Parlamento Europeo, el partido del difunto neonazi Haider en Austria logró el 13% de los votos el doble que en el 2004, en Gran Bretaña por primera vez el neofascista BNP obtuvo dos diputados, en Hungría el partido que añora al régimen húngaro que colaboró con los nazis, Jobbik consiguió 422.000 votos, y tres diputados. En Italia se ha dictado la ley más anti inmigrante de la historia reciente, que considera a los inmigrantes indocumentados delincuentes, fuertemente repudiada por la Iglesia , y la Unión Europea. Los resultados de ese medio ambiente, que ve en las minorías y los judíos un «chivo emisario» para culpabilizarlos de los problemas económicos y sociales están a la vista. Una encuesta de la Unión Europea entre minorías en 27 países, encontró que el 94% de los entrevistados han sido objeto de discriminaciones. Llueven los atentados contra los gitanos en Italia, y Hungría. En este último país, la líder de Jobbik, Krisztina Morvai, atacó hace pocos días virulentamente a los judíos húngaros. Por otra parte en el célebre memorial de zapatos de metal junto al Danubio que recuerda el fusilamiento masivo de judíos en ese lugar, para ser arrojados al rio, fueron grabados pisadas de cerdos. En encuesta reciente, una tercera parte de los europeos consideraron que los judíos eran responsables por los problemas económicos mundiales, y muchos más que tenían control sobre los negocios mundiales.

Exigir justicia por la AMIA , y denunciar las expresiones argentinas y latinoamericanas de estas explosiones fascistas, que toman con frecuencia cara de anti israelismos y anti sionismo delirantes, y se expresaron en atentados salvajes como la reciente agresión física a la fiesta por el aniversario de la Independencia de Israel, es aportar a la gran lucha imprescindible a nivel internacional para detener la xenofobia. ¿Cuál es la mejor manera de recordar a los inmolados en este 15 aniversario? . Junto a evocar sus hermosas vidas, su tan valioso legado personal, familiar y social, es no ceder un ápice en el reclamo vigoroso e incesante porque los responsables sean definitivamente juzgados, y condenados. Mordejai Anilewicz, 23 años, el comandante en jefe de la histórica rebelión del Ghetto de Varsovia, escribió en su última carta en el Ghetto en llamas, Ghetto en llamas, dirigiéndose al pueblo judío, y al mundo que esa lucha que sabían terminaría en su muerte, era en «defensa de nuestra y vuestra dignidad». Hoy, defender la dignidad del generoso y digno pueblo argentino, del pueblo judío, y de un mundo en donde los demonios del antisemitismo, el anti sionismo, el racismo y la xenofobia se han vuelto a desatar, significa decirle a los 85 nombres inscriptos en las paredes de Pasteur 633, la AMIA reconstruida y en pleno trabajo por las mejores causas, no cejaremos hasta que haya justicia para ustedes.

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *