NAVE ESPACIAL KEPLER

Se ha descubierto el planeta más oscuro conocido hasta el momento, fuera de nuestro sistema solar, un exoplaneta, que se encuentra, a una distancia de 750 años luz de la tierra, en la dirección de la constelación de Draco.

Conocido como TrES-2b, es un inmenso planeta, un gigante de gas, compuesto principalmente de materia no sólida. El exoplaneta parece muy oscuro, ya que refleja menos del uno por ciento la luz solar que le llega a su superficie.

«TrES-2b es mucho menos reflexivo que la pintura acrílica negra, por lo que es realmente un mundo extraño», señalo David Kipping, autor principal del estudio, del Centro Smithsoniano de Astrofísica de Harvard (CfA), en el comunicado de prensa.

Júpiter es también un gigante gaseoso, tiene nubes de amoníaco, que reflejan más de un tercio de la luz solar que recibe. Sin embargo en el exoplaneta, la razón por la que absorbe tanta luz aún no está claro.

Sin embargo, TrES-2b orbita una estrella, la GSC 03549-02811, que esta sólo a 4 828 mil millones de kilómetros de distancia. Su luz intensa ​​calienta el planeta a temperaturas superiores a 982 ºC, lo cual es demasiado caliente para que las nubes de amoníaco existan.

Tres-2b, contiene productos químicos en su atmósfera que absorben la luz, como el sodio, potasio, y el gas de óxido de titanio vaporizado. Sin embargo, éstos, por sí solos no pueden explicar la extrema oscuridad del planeta, que sigue siendo un misterio.

«No está claro que es lo que hace que este planeta sea tan extraordinariamente oscuro», dijo David Spiegel , de la Universidad de Princeton y coautor del estudio.

«Sin embargo, no es completamente negro azabache», agregó. «Esta tan caliente que emite un tenue resplandor rojizo, al igual que una brasa de carbón o a las bobinas en un horno eléctrico.»

Los investigadores llevaron a cabo su investigación con la nave espacial Kepler de la NASA, que es extremadamente precisa en la medición del brillo de las estrellas distantes.

Al combinar la impresionante precisión de Kepler, de las observaciones de más de 50 órbitas, se detectó hatsa el mas mínimo cambio en el brillo del exoplaneta en la historia: sólo 6 partes por millón «, dijo Kipping.

«En otras palabras, Kepler fue capaz de detectar directamente la luz visible procedente del propio planeta.»

Fueron estas pequeñas fluctuaciones en el brillo, que revelaron la oscuridad extrema del planeta, ya que los planetas que reflejan la luz con mayor eficacia tienen grandes variaciones de brillo, así como también estos los cambios son debidos a sus faces.

Se cree , también, que el exoplaneta pueda estar anclado por sus mareas, lo que significa que enfrenta a su estrella con la misma cara durante su órbita, pudiendo mostrar sus fases cambiantes.

Los hallazgos se publicaron en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *