MUSUMANES Y HARE KRISHNA

Junto al judaísmo y el cristianismo, el islam constituye una de las tres grandes religiones monoteístas. Es más, comparte con ellas desde su origen geográfico (Oriente Medio) hasta personajes como Abraham, a quien los musulmanes también reconocen como el padre de la fe. A Jesús lo consideran uno de sus profetas, aunque no le dan la condición de divinidad, pues esa es exclusiva para Alá (que quiere decir Dios en árabe).

Al igual que los judíos y los cristianos, los musulmanes creen en un cielo y un infierno. El arcángel Gabriel le mostró a Mahoma los dos lugares para que advirtiera a la humanidad lo que le esperaba en los dos sitios. Se calcula que más de 1.200 millones de personas son musulmanas, lo cual la convierte en la religión con más fieles en el mundo, por encima de la católica, aunque está en segundo lugar solo si se combina el número de personas que profesa las diferentes afiliaciones cristianas.

Aunque se encuentra presente en todo el mundo, su principal área de influencia abarca desde el noroccidente de África hasta el sureste asiático. Dentro del islam, como en otras religiones, existen corrientes. Las principales las constituyen los sunitas (que son mayoría y aseguran que los sucesores de Mahoma son los primeros cuatro califas), y los chiitas (que afirman que el sucesor es Alí, el cuñado del profeta). Para el imam Julián Zapata, del Centro Cultural Islámico en Bogotá, el islam es solo uno y las diferencias entre las corrientes solo añaden confusión a la fe.

A diferencia de la mala imagen que ha tenido el islam por causa de los extremistas, Zapata, que se define como «un imam del trópico», es un defensor del diálogo interreligioso e incluso afirma que «un musulmán que no conoce los evangelios no es un musulmán», dado que el Corán exalta a Jesús (aunque siempre como profeta).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *