Museo de la Historia de Francia

En el siglo XIX, Versalles conoce un nuevo destino: convertirse en museo de la Historia de Francia, dedicado a «todas las glorias» de Francia, por voluntad de Luis-Felipe, el nuevo rey de los franceses en 1830. Las colecciones expuestas hoy en día en varias salas y galerías del Palacio, se enriquecieron hasta principios del siglo XX. Hoy en día, se está llevando a cabo la transformación del museo. En 2008 se creó una página web sobre este tema.

Tras la Revolución de 1830 que expulsó del poder a Carlos X, el último hermano de Luis XVI y el último Borbón que subió a la corona, su primo, Luis-Felipe de Orleáns fue proclamado rey de los franceses. Conforme a una decisión adoptada en 1833, el nuevo soberano manifestó su voluntad de buscar una nueva función para Versalles. El Rey le retiró su calidad de residencia real y lo transformó en museo. Apasionado de la historia, disciplina que por aquel entonces se estaba convirtiendo en una auténtica ciencia, decidió reunir en él todas las imágenes pintadas, esculpidas, dibujadas y grabadas que ilustraban eventos o personajes de la historia de Francia desde sus orígenes.

Para ello, Luis-Felipe utilizó los fondos de antiguas colecciones reales, principescas, privadas e institucionales que completó con miles de copias y de obras retrospectivas encargadas a los artistas contemporáneos. Y le encargó a su arquitecto Nepveu que lo organizase todo. Este último, se vio obligado a destruir numerosos aposentos principescos, sobre todo en las dos grandes alas del Palacio en donde aun se encuentran actualmente estas Galerías Históricas. Aunque para Luis-Felipe, este museo inaugurado en 1837 y dedicado «a todas las glorias de Francia» respondía a una voluntad política -reconciliar a los partidarios de los diferentes regímenes que se habían sucedido desde 1789 y asentar así su propia legitimidad de rey de todos los franceses- no deja de ser, con más de 6.000 pinturas y 3.000 esculturas, la principal fuente iconográfica de la historia de Francia.

Napoleón III (1852-1870) hace que se terminen los acondicionamientos del museo, pero la guerra de 1870-1871 detiene bruscamente el desarrollo de este espacio. Versalles es ocupado por los prusianos desde septiembre de 1870 hasta febrero de 1871, y se proclama el Imperio Alemán en la Galería de los Espejos, el 18 de enero de 1871. La asamblea nacional se instala en él en marzo de 1871, y a ella se unen los ministerios durante la Comuna, y la Tercera República es votada allí el 30 de enero de 1875. A finales del siglo XIX, el conservador Pierre de Nolhac pretende devolverle a Versalles su carácter de residencia real y reorganizar las colecciones. Por ello desmonta una parte de las instalaciones del museo de Luis-Felipe y emprende un redespliegue de las colecciones. También pone en marcha una política de adquisición activa para enriquecer las colecciones.

El Museo de la Historia de Francia en Versalles creado por Luis-Felipe y enriquecido hasta principios del siglo XX, pretende integrarse mejor en la oferta cultural del Palacio de Versalles, que ha lanzado un amplio proyecto de redespliegue. Una  puesta en línea en noviembre de 2008, ofrece un avance del futuro museo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *