Multitudinaria fiesta de la Virgen de Huachana

Huachana (Santiago del Estero) (AICA): Más de 80.000 personas se acercaron el martes 31 de julio a celebrar la fiesta central de la Virgen de Huachana, en la localidad santiagueña del mismo nombre, que se desarrolló con el lema ¨María conviértenos, para anunciar a Jesús y renovar nuestras comunidades¨. A las 19 se celebró la misa central, que fue presidida por el obispo de Añatuya, monseñor Adolfo Armando Uriona FDP. En la homilía, el prelado destacó que “Huachana es una fiesta de la familia, donde participan todos, además es un lugar especial para el silencio y la reflexión”.
Más de 80.000 personas se acercaron el martes 31 de julio a celebrar la fiesta central de la Virgen de Huachana, en la localidad santiagueña del mismo nombre, que se desarrolló con el lema «María conviértenos, para anunciar a Jesús y renovar nuestras comunidades».

Miles de peregrinos, entre ellos santiagueños, chaqueños, tucumanos y salteños que se dieron cita para rendirle homenaje a la Virgen.

A las 19 se celebró la misa central, que fue presidida por el obispo de Añatuya, monseñor Adolfo Armando Uriona FDP.

En la homilía, el prelado destacó: “La fiesta crece año a año y eso significa que María está trayendo a sus hijos a estos lugares, a los que no es fácil llegar, por todo lo inhóspito que es, por el clima, por lo sacrificado que es llegar, sin embargo, es impresionante la cantidad de gente que llega, superando todas las expectativas”.

Monseñor Uriona manifestó que “el servicio pastoral ha crecido muchísimo en estos años, con la presencia de sacerdotes y religiosas, es decir la estructura pastoral para los peregrinos es mejor y eso también es algo maravilloso”.

“La experiencia –dijo el pastor- es vivir una fiesta, la mayoría de la gente que viene es gente sencilla, humilde, de bajos recursos, que hace mucho sacrificio para llegar y que tiene una vida muy dura. Entonces, cuando llegan aquí, se olvidan de esas cuestiones, en un ámbito muy particular dentro lo sagrado, marcado por la presencia de María y donde ellos se sienten de fiesta y por eso los invade la alegría. Sin exagerar, viven esta experiencia como un anticipo de cielo”.

Como conclusión, el obispo de Añatuya señaló que “Huachana es una fiesta de la familia, donde participan todos, además es un lugar especial para el silencio y la reflexión. Algunos santiagueños casi no conocen a la Virgen, sería lindo que la conocieran más, porque deberíamos estar más unidos a ella, porque María de Huachana debería ser de todos los santiagueños”.

En declaraciones al diario El Liberal, monseñor Uriona expresó: “Sorprende cada año cómo se incrementa el número de peregrinos” y destacó cómo con el paso del tiempo fue creciendo la infraestructura para venerar a la Virgen Morena.

“Ya estamos construyendo el templo, que antes era una ermita. Ahora con ayuda de Europa, del gobierno de la provincia y de la gente se está cristalizando esta obra”, manifestó el pastor. +

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *