MOZI,EL GRAN PENSADOR CHINO

Mozi nació después de Lao Zi y Confucio, y vivió aproximadamente entre los años 470 – 391 a.C. en el período de Primavera y Otoño y de los Estados Combatientes (770 a 222 a.C.), una época muy oscura y cruel. En ese momento de caos, todos, hasta los mismos reyes, estaban ansioso por encontrar a personas capaces de proporcionar los métodos adecuados para manejar bien un Estado. Fue así que en dicho contexto, aparecieron muchas doctrinas filosóficas para abordar los problemas sociales, incluyendo cómo disciplinar el comportamiento y la moral de las personas.

El verdadero nombre de Mozi era Mo Di. Él era un humanista entusiasta que se convirtió en el fundador del Mohismo, cuya teoría fue conocida como «amor universal y no lucha». Además se le conoce como uno de los grandes pensadores de China.

Desde el punto de vista de Mozi, la principal razón que llevó al mundo al caos, fue la búsqueda del beneficio propio y el egoísmo, pues esto evita que la gente sea más compasiva y amorosa entre sí.

Para Mozi, cuando llegue el momento de que cada uno pueda amar a los demás como si fueran ellos mismos, tratar a otros como si fueran sus propios familiares, atesorar a los otros Estados como si fueran el propio, y dejar completamente el pensamiento egoísta, el mundo ya no estaría en guerra y se conseguiría la paz verdadera.

Al introducir la teoría de la «no lucha», Mozi afirmaba que la guerra era injusta y trágica para el ser humano. Cada guerra destruyó innumerables propiedades, vidas y familias. Por lo tanto Mozi estaba en contra de las guerras e instó a detenerlas.

Además de la teoría del amor universal y la no lucha, Mozi presentó también sus ideas para seleccionar a personas sabias y capaces para ocupar puestos oficiales y de trabajo en los Estados, independientemente de sus antecedentes familiares y estatus social.

Los funcionarios corruptos debían ser despedidos tan pronto como sea posible.

Mozi estaba en contra de los funerales espléndidos y de la música como una actividad de ocio, ya que él pensaba que era una pérdida de recursos y tiempo. Estas ideas estaban en contradicción con las de Confucio, y era difícil para el pueblo chino aceptarlas.

El espíritu trabajador y dedicado de Mozi para conseguir la paz en el mundo, fue magnífico. Su idea de amor universal y no lucha, a la que llegó casi 350 años a.C., sigue siendo válida y es totalmente apropiada para la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *