MONTE KURAMA

Cuando se habla de lugares energéticos en el mundo, se menciona Machu Pichu en Perú, el Templo del Soy la Luna en México, las pirámides de Egipto o el Cerro Uritorco en Capilla del Monte en la Argentina. Son lugares que tienen cierta vibración especial. En Japón, también existen estos lugares llamados “Power Spot” y generalmente se relacionan con santuarios, templos y montañas.

鞍馬天狗 (Kurama Tengu). La nariz grande y altiva representa orgullo y arrogancia, de ahí que existe la expresión: “tengu ni naru”, que quiere decir, “ser creído, presumido” o sea, “creérsela”, como diríamos los argentinos.

Hace unos años atrás, una señora me aconsejó visitar un lugar al noreste de la ciudad de Kyoto llamado Kurama para “recargar energías”. A la semana siguiente, sin comprender este significado y con mucha curiosidad estaba tomando el tren a la estación de Kyoto.

Desde la estación central de Kyoto, tomé la línea JR hasta la estación Tofukuji. Luego de hacer trasbordo con la línea de tren Keihan hasta la estación Demachiyanagi, tomé un pintoresco tren que me llevó en 30minutos hasta la estación Kurama.

Al llegar me dio la bienvenida un gran rostro rojo con una prolongada nariz….era el“Kurama Tengu”. Según la mitología japonesa, en las montañas y bosques viven espíritus “tengu”. Los “yamabushi” eran monjes ascetas que vivían como ermitaños y en ocasiones se les atribuía poderes místicos. Son los tengu yamabushi.

Se dice que es el hogar de Sojobo, rey de los Tengu, donde le enseñó esgrima aMinamoto no Yoshitsune, o Ushiwaka maru, durante su infancia. Fue uno de los samurais más destacados de la historia japonesa, conocido por derrotar y aniquilar en tan sólo un año al clan dominante Taira durante las Guerra Genpei en 1185.

Templo Kurama

Desde aquí, subí por una escalinata aproximadamente unos 30 minutos que me llevó al Templo Kurama, considerado Tesoro Nacional, construido durante el período Nara (770) por Gantei, un monje que buscaba refugio para la meditación. Desde 1949, difunde su propio budismo conocido como Kurama-Kokyo.

Desde el templo principal se tiene una vista panorámica y una sensación de paz interior. De a poco fui entendiendo el significado de aquellas palabras de la señora. Desde ahí, uno puede caminar cuesta abajo o arriba, donde hay varios senderos, con carteles indicadores que nos conducen a otros templos menores y lugares de interés entre cedros milenarios con profundas raíces, que en algunos lugares se pueden ver cómo se entremezclan con otras raíces…. Haciendo un poco de trekking se regresa al pueblo de Kurama o bien del otro lado donde se encuentra el pequeño poblado de Kibune con su templo homónimo, donde las posadas japonesas ofrecen un merecido descanso al viajero que puede pernoctar y disfrutar de las termas u “onsen”. También es posible almorzar o tomar el té a orillas del río mientras se oye el fluir del agua.

Visitar el templo Kurama, ascender y descender los senderos invitan a quedarse y meditar…no sólo se recarga energía, sino que es un regalo al alma, un “regalo del cielo”, tal cual el cartel que se encuentra cerca del templo… Un lugar más que “cool” en Japón. Recomendable 100%.

霊気 / REIKI

En 1922, el fundador de Reiki, Mikao Usui, ayunó y meditó en la parte superior de la montaña. A los 21 días afirmó que sintió reiki en su coronilla y alcanzó instantáneamente el “satori” además del don para sanar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *