Monseñor Joaquín Piña Batllevel SJ Obispo emérito de Puerto Iguazú

Monseñor Joaquín Piña Batllevel SJ
Obispo emérito de Puerto Iguazú
25 de mayo de 1930 – 08 de julio de 2013
¡Su memoria sea eterna!!!
El obispo emérito de Puerto Iguazú, monseñor Joaquín Piña Batllevel SJ, falleció en la tarde de ayer, lunes 08 de julio, luego de padecer un ataque cardíaco y no resistir la intervención quirúrgica que se le practicó para salvar su vida.
El dignatario eclesiástico catalán fue trasladado, de urgencia, el domingo desde Posadas al Hospital Austral en Buenos Aires debido a una complicación en la obstrucción arterial límite que padecía en sus pies.
Monseñor Piña, de 83 años, sufría de graves complicaciones circulatorias en las arterias coronarias y en miembros inferiores, por lo que le practicarían una intervención, con posibilidad de amputarle algunos dedos de sus pies. Al conocer el grave estado de salud, el padre Jorge Raúl Chichizola SJ, superior de la comunidad jesuita y párroco de Nuestra Señora de Itatí, en Posadas, decidió su traslado.
A pesar de la gravedad, no consiguieron pasaje para volar de Posadas a Buenos Aires y debieron trasladarse en automóvil a Puerto Iguazú, afrontando la tormenta que azotó la región. Según informaron, el viaje agravó su delicado estado.
Breve semblanza del obispo
Joaquín Piña Batllevell nació en Sabadell – Barcelona – Catalunya, el 25 de mayo de 1930; se licenció en Filosofía por la Universidad de San Cugat, de Barcelona y, años más tarde, obtuvo una en Teología por la Facultad del Colegio Máximo de San José, de la localidad bonaerense de San Miguel.
Fue ordenado sacerdote el 10 de diciembre de 1961 en la Compañía de Jesús, en Asunción – Paraguay, y elegido primer obispo de Puerto Iguazú el 17 de junio de 1986, por Juan Pablo II.
Recibió el orden episcopal el 16 de agosto de 1986, en Puerto Iguazú, de manos de monseñor Jorge Kémerer SVD, obispo emérito de Posadas y los Coconsagrates monseñor Carmelo Juan Giaquinta, obispo de Posadas, y monseñor Celso Yegros Estigarribia, obispo de Carapeguá – Paraguay. Su lema episcopal fue “Para servir”. Renunció por razones de edad, según establece la Iglesia, el 3 de octubre de 2006.
Estuvo destinado más de veinte años en Paraguay donde convivió como pudo, con el gobierno de Alfredo Stroessner, hasta que, en 1986, fue designado por el Papa Juan Pablo II obispo de la nueva diócesis de Puerto Iguazú. Durante su gestión pastoral fue crítico de políticas del Gobierno nacional y provincial en la década de los 90’, hasta que en el 2006, ya aceptado su retiro del cargo episcopal, lideró la coalición cívica denominada Frente Unidos por la Dignidad (FUD), para frenar la reforma de la Constitución de Misiones y lo lograra como Convencional Constituyente.
¡Adiós, buen padre y amigo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *