Momias del Pantano

Cientos de cuerpos antiguos fueron descubiertos en pantos de esfagno en el norte de Europa. Estas se distinguen de restos humanos más antiguos por haber conservado su piel y órganos internos por las inusuales condiciones en el área. En cambio, por el ácido que disuelve el dosfato de calcio, los cadáveres no tienen huesos. En 1965, se catalogó la existencia de estos cuerpos en el era de hierro y debido a los signos de tortura en ellos, se piensa que formaron parte de rituales de sacrificio humano característicos del norte de Alemania.

Tres de los cuerpos mejor conservados de los “1865” supuestamente localizados son el hombre de Tollund, el hombre de Grauballe de Dinamarca y el hombre de Lindow de Inglaterra.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *