Misa por los mártires del genocidio armenio

Misa por los mártires del genocidio armenio

Buenos Aires, 17 de abril de 2012.- El próximo jueves, 19 de abril, la Iglesia Armenio Católica conmemorará el 97º aniversario del genocidio perpetrado, por los turcos, en 1915. Por tal motivo, en la catedral Nuestra Señora de Narek (Charcas 2529 Barrio Palermo – Ciudad Autónoma de Buenos Aires), a las 19 horas, se celebrará una solemne misa, cantada por el coro Sharagán, en homenaje a los mártires.

Dicho oficio religioso será transmitido, el domingo 22, a las 9 horas, por Canal 7; mientras que, el sábado 21 a las 19 horas y, el domingo 22, a las 8 y a las 19 horas, podrá verse por Canal 21, del arzobispado de Buenos Aires.

Para mayores informes al teléfono (011) 4824-4518, por correo electrónico, a pararmar@arnet.com.ar o, en su defecto, en el blog http://www.parroquianarek.blogspot.com.ar.

El genocidio

El genocidio fue la deportación forzosa y masacre de entre un millón y medio y dos millones de personas, durante el gobierno de los Jóvenes Turcos, en el Imperio otomano, desde 1915 hasta 1917, durante la Primera Guerra Mundial.

Se caracterizó por la brutalidad del accionar y la utilización de marchas forzadas, en condiciones extremas, que, generalmente llevaba a la muerte a muchos de los deportados.

Los historiadores consideran el inicio de este genocidio el 24 de abril de 1915, cuando, las autoridades otomanas, en Estambul, detuvieron a unos ochocientos intelectuales armenios que eran líderes de la comunidad. Posteriormente, los militares otomanos, expulsaron a los armenios de sus hogares y los obligaron a marchar cientos de kilómetros -por el desierto de lo que hoy es Siria- privados de alimentos y agua.

Las masacres no respetaron la edad o el sexo de las víctimas y las violaciones y otros tipos de abusos sexuales eran frecuentes.

Aunque la República de Turquía, sucesora del Imperio otomano, no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, no admite que se tratase de un genocidio, arguyendo que las muertes no fueron el resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso período de la Primera Guerra Mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *