METROPOLITA SILUAN FELICITA AL CARDENAL BERGOGLIO

Su Santidad Francisco

Obispo de Roma y Papa de la Iglesia Católica Romana

Presente

 

Su Santidad,

 

Por la presente, queremos expresarle nuestra profunda alegría por su elección, en nuestro nombre personal como así también en nombre de toda nuestra Iglesia en Argentina. No cabe duda que en eso influye, evidentemente, su ejemplo de vida personal y pastoral, además de su palabra autorizada y edificante, características que consuelan al pueblo de Dios en Argentina, y ahora, como Sumo Pontífice de la sede de Roma, a todos los fieles católicos romanos del mundo y a todas las personas de buena voluntad. Hemos sido testigos de eso por haberlo conocido personalmente durante estos años compartidos en el ministerio y el servicio de la Iglesia de Cristo en Argentina.

 

A esa alegría se sumará la bendición de poder felicitarlo personalmente en el acto de inauguración de su Pontificado, a realizarse el próximo 19 de marzo, ya que he sido designado oficialmente para representar a la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado de Antioquía y en el nombre de nuestro Patriarca, Su Beatitud Juan X.

 

Consideramos que su elección promoverá el diálogo del Amor y de la Verdad entre las Iglesias. Estamos convencidos que con su personalidad -es decir, su humildad, mansedumbre, firmeza en la fe y su profundidad espiritual, además de ser un hombre de unidad- tendrá la fuerza y la determinación necesarias para avanzar en el anhelo de lograr la unidad de los cristianos, ya que ha bregado y ha luchado siempre por el fortalecimiento de los lazos que nos unen a todos los cristianos, como así también por la profundización del diálogo y el conocimiento recíproco, coincidiendo de esa forma con el mensaje de entronización de nuestro Patriarca, Su Beatitud Juan X.

 

Su elección contiene también un mensaje especial para nuestras Iglesias, pues el último Papa no europeo, Gregorio II (+731), era de origen Sirio. Tal vez su significado sea el de trabajar juntos por consolidar la “hermandad” entre todos, “para que haya una gran fraternidad”, reflejando así el mensaje de su santo patrono, Francisco de Asís, en “el Cántico de las Criaturas”. Tal vez su significado sea el de llevar el evangelio de la paz a todo el mundo, especialmente a nuestra tierra madre donde nació nuestro Señor, Palestina, como así también a Siria y el Líbano.

 

Nos despedimos, guardando el precioso testimonio que Su Santidad no dejaba de expresar a todos, en palabra y por escrito: “¡Que Jesús lo bendiga, la Virgen Santa lo cuide, y por favor, le pido que no deje de rezar por mí!”.

 

+ Metropolita Siluan

Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *