Métodos de Dosificación de las Flores de Bach

Todos estos remedios son puros e inofensivos. no hay peligro de dar demasiado o con demasiada frecuencia, si bien basta con cantidades míimas como dosis. Igualmente se recomienda la consulta con un terapéuta flora para determinar la esencia floral adecuada.
Para preparar el remedio, tomar un par de gotas del frasco puro y echarlas en una botellita (de un tamaño de hasta 30 ml.) practicamente llena de agua sitiene que durar algún tiempo, se puede añadir un poco de brandy como conservante
Esta botellita se utiliza para administrar las dosis y todo cuanto se requiere son unas gotitas (entre tres y seis) tomadas con un poco de agua, leche o cualquier liquido apropiado
En casos urgentes se pueden dar las dosis cada pocos minutos, hasta que se sienta la mejora, en casos graves, aproximadamente cada media hora, y en casos largos cada dos o tres horas, o con más o menos frecuencia según el paciente sienta la necesidad
En los pacientes inconcientes, humedecer los labios frecuentemente. Siempre que exista dolor, rigidez, inflamación, o cualquier molestia local, habrá que aplicar además una loción. Vierta unas cuantas gotas en un jarro con agua y remoje en esta mezcla un paño con el que se cubrirá la parte afectada, puede humedecerse de vez en cuando, siempre que se necesite
A veces pueden resultar beneficiosas las aspersiones o baños con agua en la que se habrán vertido unas gotas del remedio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *