METILENDIOXIPIROVALERONA (le dicen la droga del canivalismo)

Hace unos días la ciudad de Miami, Florida, vivió uno de los casos más extraños de su historia: la gente se estaba convirtiendo en zombi y devoraba a las personas. 

El caso más sonado fue el de Ruby Eugene, de 31, bautizado como el Hanibal Lecter de Miami, quien le comió tres cuartas partes de su cara al indigente Ronald Poppo, de 65 años. 

La policía, que llegó a la escena del crimen gracias a los reportes de los automovilistas que cruzaban por el puente donde todo sucedía, le conminó primero a que dejara de arrancarle pedazos de carne a su víctima. 

Al ver que no respondía le disparó en la pierna. Pero el zombi ni siquiera se inmutó. Fue entonces que tiraron a matar para rescatar al indigente, quien aún se recupera de sus lesiones en un hospital. 

Con el pasar de los días la ciencia fue develando el misterio de los zombis. Tras el reporte de toxicología las autoridades de Miami determinaron que el caníbal estaba bajo los influjos de una nueva droga sintética llamada Ivory Wave u Ola de Marfil. 

El gran problema es que la sustancia es legal en varias partes del mundo, incluyendo Estados Unidos. Se comercializa vía Internet como sales de baño. 

En México no hay registro de su presencia, pero eso es hasta normal con las drogas de diseño, admite la doctora Marcela López Cabrera, médico cirujano especialista en adicción de la Facultad de Medicina de la UNAM. 

“Hasta el día de hoy no se tienen registros en México del uso de las sales de baño como un fármaco de abuso. Las sales de baño en realidad tienen una sustancia que por sus siglas se le conoce como MDPV (metilendioxipirovalerona). Ésta sí es una droga sintética y tiene dos efectos en el sistema nervioso central que son los que pueden hacer que se utilicen como una droga de abuso; son efectos estimulantes y alucinógenos”, afirma a La Razón la especialista. 

La doctora afirma que los traficantes de drogas burlan muy fácilmente el control de sustancias prohibidas, pues basta con modificar la estructura química para evitar una incautación. 

Sobre el Ivory Wave, la doctora dice que su sustancia activa es el MDPV, que es un componente que se parece a la cocaína o a las anfetaminas, “pero les hicieron cambios en su estructura química y entonces obtienen esta nueva droga que es una sustancia que además de estimular también produce alucinaciones”. 

Droga del canibalismo 

Paranoia extrema. El metilendioxipirovalerona, una vez fumada, inhalada o inyectada, provoca alucinaciones, paranoia extrema, psicosis y reacciones violentas, además que acelera el ritmo cardíaco y crea impulsos suicidas. Quienes la han probado afirman que su paranoia es tal que hasta a su seres queridos los veían con recelo. 

Los efectos, que se perciben a partir de cinco miligramos, pueden durar, dependiendo del organismo, desde un día hasta una semana. 

También inhibe el dolor, lo que explica que el caníbal de Miami no se inmutará cuando la policía le disparó en una pierna. 

Recientemente hubo un caso en el que un sujeto totalmente intoxicado con Ivory Wave intentó arrancar el radar de un auto de policía con los dientes. 

Todos los casos comparten un asunto en particular: son hallados desnudos. Lo que aún no se sabe es si tiene que ver con los efectos psicóticos que genera o con el aumento de la temperatura corporal. 

El Ivory Wave entró en circulación a mediados de 2010 y, desde ese entonces su consumo no paró de crecer en Estados Unidos y países europeos. 

En el año de su irrupción en el mercado se reportaron 360 casos en Estados Unidos; en 2011 ya eran 700. Pero estos son sólo los casos en los que la policía interviene o los afectados llegan a un hospital para ser atendidos. La cifra negra es más grande y no pasará mucho tiempo antes de que se repita un episodio monstruoso, como el de Miami. 

droga 

que esta pasando gente? cada vez se van mas al carajo con todo, no solo aquellos que inventan estas sustancias , sino los que las consumen, que cabeza tiene? con que necesidad? en que estan pensando? no se sabe ni donde estamos viviendo …

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *