Mensaje interplanetario

Supongamos que uno tuviera que mandar un mensaje al espacio y aspirara a que ese mensaje fuera leído por algún «ser inteligente”.
¿Cómo hacer para escribir algo en ningún idioma en particular, pero lo suficientemente explícito como para que cualquiera que «pueda razonar» lo lea? Por otro lado, una vez superado el obstáculo del «medio», es decir, una vez que uno elija un sistema de comunicación que suponga que el otro va a entender, ¿qué escribirle?, ¿qué decirle?
Con estas hipótesis apareció un mensaje hace mucho tiempo en un diario japonés. La historia es así (de acuerdo con lo que me contó Alicia Dickenstein, una muy querida amiga mía, matemática, a quien le debo muchísimas cosas, las más importantes las afectivas. Alicia es una extraordinaria persona y una excelente profesional): de vuelta de un viaje por Oriente, Alicia me comentó que había leído en la revista El Correo de la UNESCO, correspondiente al mes de enero de 1966, en la página siete, el siguiente artículo (que me tomo el atrevimiento de reproducir teniendo en cuenta que circula libremente por Internet desde hace muchísimo tiempo):
En 1960, Iván Bell, un profesor de inglés en Tokio, oyó hablar de] Project Ozma’, un plan de escucha de los mensajes que por radio pudieran venimos de] espacio. Bell redactó entonces un mensaje interplanetario de 24 símbolos, que el diario japonés Japan Times (que imprime la edición japonesa del Correo de la UNESCO) publicó en su edición del 22 de enero de 1960, pidiendo a sus lectores que lo descifraran.
El diario recibió cuatro respuestas, entre ellas, una de una lectora norteamericana que escribió su respuesta en el mismo código, añadiendo que vivía en Júpiter.
Lo que propongo aquí es escribir el mensaje de Iván Bell, que, como se dice en el artículo original, «es extraordinariamente fácil de descifrar y mucho más sencillo de lo que parece a simple vista». Mientras tanto, les quiero agregar que es un entretenimiento y un entrenamiento para la mente. Es un ejemplo para disfrutar y original respecto de lo que puede el intelecto humano. De cualquier raza, de cualquier religión o hablante de cualquier idioma. Sólo se requiere tener voluntad para pensar.

A.B.C.D.E.FG.H.I.J.K.L.M.N.RQ.R.S.TU.V.W.Y.Z
AA, B; AAA, C; AAAA, D; AAAAA, E; AAAAAA, F; AAAAAAA, G; AAAAAAAA, H; AAAAAAAAA, I; AAAAAAAAAA, J.
AKALB; AKAKALC; AKAKAKALD, AKALB; BKALC; CKALD; DKALE,BKELG; GLEKB, FKDLJ; JLFKD.
CMALB; DMALC; IMGLB.
CKNLC; HKNLH, DMDLN; EMELN.
JLAN; JKALAA; JKBLAB;AAKALAB, JKJLBN; JKJKJLCN, FNKGLFG.
BPCLF; EPBLJ; FPJLFN.
FQBLC; JABLE; FNQFLJ.
CRBU; BRELCB.
JPJLJRBLSLANN; JPJPJLJRCLTLANNN, JPSLT; JPTLJRD.
AQJLU; UQJLAQSLV.
ULWA; UPBLWB; AWDMALWDLDPU, VLWNA; VPCLWNC. VQJLWNNA; VQSLWNNNA, JPEWFGHLEFWGH; SPEWFGHLEFGWH.
GIWIHYHN; TKCYT, ZYCWADAE
DPZPWNNIBRCQC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *