MEDICACION PARA EL DOLOR

Inyección ofrece alivio del dolor durante ocho meses
Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 10 Jan 2012

Un nuevo estudio confirma que una sola inyección de fibronectina, una proteína que existe naturalmente en los seres humanos, inmediatamente después de la lesión de la médula espinal, puede reducir el dolor durante un período prolongado de tiempo.

Los investigadores de la Clínica Cleveland (OH, EUA) y la Universidad Case Western Reserve (Cleveland, OH, EUA) demostraron que la inyección, una sola vez, de fibronectina (50 mg/mL) inmediatamente después del aplastamiento de la columna y la médula espinal (DCC) inhibe el desarrollo de la alodinia mecánica – un dolor debido a un estímulo que normalmente no provoca dolor – durante un período de observación de 8 meses, pero no afecta la hiperalgesia térmica, ni los déficits motores manifiestos. La fibronectina, aparentemente lo hace disminuyendo los niveles de serotonina, un neurotransmisor que juega un papel importante en la percepción del dolor.

El tratamiento agudo con fibronectina disminuyó la inflamación y la permeabilidad de la barrera sangre-cordón espinal, lo que a su vez, conduce a una mayor preservación y germinación de las fibras. En particular, la reducción de 5-hidroxitriptamina (5-HT) en el asta dorsal superficial – un sistema descendente importante del tallo cerebral en la modulación del dolor – quedaba bloqueada con el tratamiento con fibronectina. Los investigadores sugieren que el tratamiento de las lesiones de la médula espinal (LME), con fibronectina conserva la regulación sensorial y previene la aparición de alodinia crónica, proporcionando una posible intervención terapéutica para tratar el dolor persistente. El estudio fue publicado en la edición de diciembre de 2011 de la revista Journal of Neurotrauma.

“Aunque los mecanismos exactos responsables de la posible conexión de la fibronectina con el alivio del dolor crónico no están claros aún, los resultados muestran que la fibronectina no solo mantuvo la integridad de la barrera sangre-medula espinal, sino que también suprimió la respuesta inflamatoria significativamente durante un período de ocho meses”, dijo el autor principal, Ching-Yi Lin, PhD, del departamento de neurociencias en la clínica de Cleveland. “Tal vez esto señale un cambio en el manejo del dolor después de una lesión de la médula espinal”.

La fibronectina apoya la supervivencia, crecimiento y comunicación de las neuronas en el cerebro y la médula espinal. Desempeña un papel importante en la adhesión celular, el crecimiento, la migración y la diferenciación, y es importante para procesos como la cicatrización de las heridas y el desarrollo embrionario. La expresión, la degradación y la organización alteradas de la fibronectina, han sido asociadas con una serie de patologías, entre ellas el cáncer y la fibrosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *