Más áreas marinas protegidas necesarias para proteger la biodiversidad del Mediterráneo

La puesta en marcha de una red de Áreas Marinas Protegidas, desarrollado desde la década de 1960 en el Mediterráneo, ha demostrado ser una forma efectiva de proteger a algunas especies como los peces. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados, más se debe prestar atención a ciertas áreas de alta biodiversidad de las tortugas y mamíferos marinos, especialmente los ubicados fuera de África del Norte y en el extremo oriental del Mediterráneo. Esta es la principal conclusión de un estudio internacional llevado a cabo, en particular, por investigadores de la ecología de la Unidad de Investigación Marina Costera de Sistemas (Laboratoire des Systèmes Écologie Côtiers Marins, CNRS / IFREMER / IRD / Universidad de Montpellier 2), el Instituto de Ciencias Evolutiva (Institut des Sciences de l’Evolution, CNRS / IRD / Université Montpellier 2) y la Unidad de Investigación Marina Explotados Ecosistemas (Laboratoire Ecosystèmes Marins Exploités) en el Centro de Investigación Marina (Centro de Investigación Halieutique, IRD / IFREMER / Université Montpellier 2). Los resultados se publican en los sitios web de la Biología actual revistas y Ecología Global y Biogeografía.

Entre el 4 y el 18% de las especies marinas se encuentran en el Mediterráneo, que es un porcentaje muy elevado teniendo en cuenta que este mar representa menos del 1% de la superficie total de los océanos del mundo. Este punto caliente de biodiversidad se ha convertido en una región prioritaria en un contexto mundial de una mayor conciencia de la necesidad de proteger las especies. El Mediterráneo es también una de las zonas marítimas donde la actividad humana es más intensa, con una fuerte presión pesquera, alta densidad de población (175 millones de habitantes en toda la región mediterránea y 350 millones de turistas cada año), la contaminación cada vez mayor, y una temperatura promedio de espera para aumentar (+3,1 ° C en 2100). Para proteger las especies y hábitats, más de un centenar de áreas marinas protegidas (AMPs) se han creado en el Mediterráneo desde la década de 1960. Sin embargo, cubren sólo el 0,4% de la superficie total (9 910 km ²), y se establecieron en los contextos políticos y socio-económicos sin ningún tipo de raíces en gran escala la estrategia.   Los investigadores del consorcio compilado una base de datos de identificación de la distribución geográfica de mamíferos marinos, tortugas, aves, peces y algunos invertebrados, con el objetivo de identificar, por primera vez, la superposición espacial de la biodiversidad con las reservas marinas y la presión humana. Ellos muestran que los diversos componentes de la biodiversidad del Mediterráneo no se concentran en los mismos lugares, y que algunos de ellos, tales como las tortugas y mamíferos marinos, están fuera de la red de áreas marinas protegidas. Este enfoque a gran escala pone de relieve la urgencia de la cada vez mayor superficie protegida en el Mediterráneo con el fin de proteger a los muchos componentes de la biodiversidad de la creciente presión humana. Su trabajo implica que hay una necesidad de gestión de la biodiversidad ir más allá de las políticas nacionales y las limitaciones históricas. El reto ahora es mejorar la localización de nuevas áreas marinas protegidas, especialmente en zonas como la costa del norte de África y el Adriático, que se han descuidado a pesar de su alta biodiversidad. Estos estudios fueron financiados en parte por el CNRS a través del programa de diez años Mistral (1) (Estudios Integrados del Mediterráneo a escala regional y local), la Fundación Francesa para la Investigación de la Biodiversidad (Fondation pour la Recherche sur la Biodiversité (FRB)), la francesa Agencia Nacional de Investigación (ANR), la Unión Europea (Marie Curie), y la Fundación total.


Para saber más: https://www.elenciclopedista.com.ar/mas-areas-marinas-protegidas-necesarias-para-proteger-la-biodiversidad-del-mediterraneo/?xurl=http%3A%2F%2Fwww.mistrals-home.org%2Fspip%2F%3Flang%3Dfr

 

AMP


© Camille Albouy


 




Notas:

(1) Mistral (Estudios Integrados Mediterráneos a escala regional y local) es un programa de diez años para la observación sistemática y la investigación dedicada a comprender los procesos ambientales en la cuenca mediterránea, en respuesta al cambio global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *