Mantras para mamás: «Puedo hacer dos cosas al tiempo»

¿Se puede ser mamá sin desfallecer en el camino? ¿Es posible cumplir con el trabajo, llevar la casa, disfrutar de la pareja y desvivirte por los niños? Sí, sin embargo hay días que te faltan las fuerzas y te vienes abajo, para esos momentos te proponemos que repitas este mantra.
No eres una mamá perfecta, eres una mamá real. Sientes, padeces y te cansas… Para los días más complicados, esos en los que el trabajo se acumula y no puedes hacer todas las tareas que te tocan, te proponemos este mantra. Repítelo y, ante todo, tranquilidad.
«Puedo hacer dos cosas al tiempo»

¡Qué digo dos! Puedo hacer tres y hasta cuatro cosas. Ahí van algunos ejemplos: puedo dar el biberón con una mano y una tortilla francesa con la otra, mientras cuento un cuento y vigilo que no se queme mi cena; sí conducir sin perder los nervios a pesar de llevar en el asiento de atrás a un niño berreando por hambre y a otro repitiendo incansablemente: «Me hago pis, me hago pis, me hago pis…»; puedo acabar de arreglarme, mientras termino de preparar mochilas y controlo que mis hijos se pongan cada playera en el pie que corresponde; soy capaz de hacer la compra, siguiendo una lista escrita en el reverso de un ticket minúsculo, con un niño intentando escapar de mi mano y otro tratando de saltar del carro en marcha; puedo mantener una conversación ligera con la mamás del parque y vigilar que mis hijos no salen volando del columpio, no se comen medio arenero o no comienzan una batalla campal por el cubo y la pala del niño de al lado. Y como esto, mil cosas más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *