Manifestantes atacaron la catedral de Córdoba

Córdoba, 21 Nov 2013 (AICA): Un grupo no identificado que asistía a una multitudinaria manifestación realizada por las calles del centro histórico de Córdoba capital arremetió con botellas de vidrio y bombas de pintura sobre la fachada de la catedral de Nuestra Señora de la Asunción en momentos en que se desarrollaba un concierto de un colegio parroquial. Los incidentes fueron controlados gracias a los padres presentes en el templo, que obstruyeron las puertas para que las afrentas no sean mayores. 

En la tarde del miércoles 20, un grupo de manifestantes enrolado en la columna principal de la “Marcha de la Gorra” – una movilización que reclama la derogación de un código que regula la actuación de la policía local- comenzó a arrojar botellas de vidrio sobre el templo mayor de la arquidiócesis, cuando la manifestación pasaba por calle Independencia. Enseguida, tres mujeres policías trataron de contener a los agresores y resultaron heridas. 

Como resultado del ataque, el sector derecho de la fachada de la catedral quedó manchada y con grafitis que expresaban frases anticatólicas como “La única Iglesia que ilumina es la que arde” y ponían en duda el compromiso de la Iglesia con los sectores menos favorecidos y con el esclarecimiento de hechos delictivos. 

El presbítero Carlos Roberto Varas, párroco de la comunidad catedralicia, se encontraba en una reunión mientras se desarrollaban los incidentes. Según estimó en declaraciones a AICA, los hechos de intolerancia responden a una minoría y no al grueso de los manifestantes, en su mayoría jóvenes. No obstante, lamentó lo sucedido: “Uno lamenta que no nos respetemos en nuestros derechos y en nuestras obligaciones. La catedral, después de todo, es un monumento de los cordobeses. Todos debemos respetar, cuidar, defender y querer lo nuestro”. 

El padre Varas habló con esta agencia tras mantener un encuentro con la comisión de restauración del templo. Afirmó que los daños son menores y que ya se trabaja para renovar el frente del templo.+ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *