Maestros Espirituales – Paramahansa Yogananda

Paramahansa Yogananda inició su misión en 1917, con la fundación en la India de una escuela para niños, cuyo programa educativo basado en sus del «arte de vivir», integraba los métodos educacionales de la época con la disciplina y enseñanzas sustentadas en los conceptos espirituales del yoga. En 1920 fue invitado, como representante de la india, a un congreso internacional de religiosos de ideas liberales que se realizó en Boston, Estados Unidos. Luego de su participación en este evento, dio conferencias en Boston, Nueva York y Filadelfia, las cuales recibieron una entusiasta acogida; en 1924 emprendió una larga gira por los Estados Unidos, dando conferencias en las numerosas ciudades que visitó en su viaje a través de este país.
En la década siguiente Paramahansa viajo en forma extensa, enseñando a miles de personas, mediante sus charlas y clases, la ciencia del yoga de la meditación y los principios espirituales en que se basa un sistema de vida equilibrado. En 1925 Paramahansa Yogananda estableció en Los Ángeles la sede internacional de Self-Realization-Fellowship, la cual continua velando por el progreso de la obra espiritual y humanitaria por él iniciada, actualmente bajo la dirección de una de sus más allegadas discípulas Sri Daya Mata, presidente de Self-Realization-Fellowship, Además de la publicación de los escritos, conferencias y charlas informales de Paramahansa Yogananda (entre las que se cuenta una serie completa de lecciones sobre la ciencia de la meditación basada en la práctica de la técnica de Kriya Yoga), la sede internacional de S.R.F. supervisa las actividades de los templos, retiros y centros de la sociedad en todo el mundo, el entrenamiento de los miembros de la orden monástica, y el funcionamiento del «Circulo Mundial de Oraciones» cuyo objeto es orar por la curación de los enfermos y por la paz y la armonía entre todas las naciones.
Paramahansa Yogananda trajo al occidente no solo la promesa eterna de la India de que es posible alcanzar la unión con Dios, sino también un método práctico mediante cuya aplicación los buscadores de la verdad de cualquier ámbito social pueden acercarse rápidamente a esa meta. El legado espiritual de la India -apreciado originalmente en el occidente solo en el nivel mas excelso y abstracto- se encuentra actualmente a disposición, ya sea como aplicación práctica como experiencia, de cuantos anhelan conocer a Dios, no en el más allá, sino en el aquí y ahora… Yogananda ha puesto al alcance de todos los métodos de contemplación más elevados.

La vida y lo ideales de Paramahansa Yogananda se describen en su obra «Autobiografía de un Yogui». Desde su publicación en 1946, este libro se convirtió en una obra clásica en su género, sirviendo actualmente como texto y material de consulta en numerosas universidades.

Paramahansa Yogananda entró en mahasamadhi, el abandono definitivo del cuerpo físico, realizado en forma voluntaria y consciente por un yogui, el 7 de marzo de 1952, en Los Ángeles, California, luego de haber concluido su discurso en un banquete ofrecido en honor de S. E. Binay R. Sen, Embajador de la India.

El gran maestro universal demostró, tanto en la vida como en la muerte, el valor del yoga (conjunto de técnicas científicas utilizadas para alcanzar la comunión con Dios). Semanas después de su deceso, su rostro inmutable resplandecía con el divino fulgor de la incorruptibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *