Los usos y abusos de la historia

Este ensayo aborda la cuestión de los usos de la historia como instrumento de la acción política, y analiza el significado de los sucesivos intentos de interpretación del pasado. Finalmente entrecruza la relación entre los usos de la historia y la cultura
La forma en la cuál interrogamos nuestro pasado suele estar influida por los conflictos de nuestro presente e incluso por nuestras visiones respecto del futuro. Seleccionamos temas y nos hacemos preguntas que a menudo reflejan las angustias o las preocupaciones que nos inquietan en un período determinado y que nos transportan, casi naturalmente, a nuestro pasado reciente o incluso remoto para encontrar las claves que nos expliquen por qué llegamos hasta aquí, cómo pudo o puede ser posible que enfrentemos tales o cuales desafíos, cuáles fueron los motivos por los que nuestros pueblos tuvieron que enfrentar situaciones particularmente dolorosas y hasta traumáticas. La historia puede entenderse, siguiendo a autores como Marc Bloch y Lucien Fevre, como un proceso en constante construcción y revisión, una especie de espejo imperfecto y de contornos cambiantes en los que buscamos reflejar nuestro presente para intentar entenderlo mejor. Algunos sostienen que es ésta la única manera de pretender moldear el futuro, influir aunque sea parcialmente en su desarrollo, ser partícipes de una construcción social que requiere una reconstrucción más o menos completa y fidedigna, según los criterios y cánones del momento, de los grandes y pequeños acontecimientos y procesos que definieron nuestra identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *