Los santos viven de fiesta

Las fiestas patronales no se detienen en el país. Los pobladores de cada municipio se encargan de que durante todo el año algún santo se la pase celebrando.

La chicha de maíz, el indio viejo, los rones regionales, los topes y las procesiones continúan vigentes. Los estelianos recién celebraron a su Virgen del Rosario, lo mismo que los matagalpinos de San Dionisio de Atenas.

Pero ahora el turno es para San Carlos. Río San Juan celebra en su cabecera departamental al santo del mismo nombre durante varios días, de los cuales el 13 es la fecha culminante.

Mientras, el 15 de octubre, en Santa Teresa, Carazo, los feligreses se desbordan en fiestas en memoria de Santa Teresa de Ávila. Y su cabecera departamental, Carazo, lo hace en honor a Santa Teresa, pero también al Apóstol Santiago, que es el patrono de Jinotepe. A ambos, el pueblo le celebra por igual con fiestas, corridas de toro y la procesión del santo, además del tope.

La procesión de las imágenes suele ir acompañada de una caballería donde también participan las mujeres. Se reparte vigorón y otras comidas, además de chicha de jengibre y buñuelos.

La misma Santa Teresa se celebra en Bonanza, en la Región Autónoma Atlántica Norte.

Y en San Lucas, Madriz, los lugareños se alistan para celebrar al santo del mismo nombre. Ahí las fiestas son tradicionales, con procesiones, topes, fiestas y chinamos. El día cumbre es el 18 de octubre.  .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *