Los nuevos avances en imágenes

Eventos cerebrovasculares ocurren en intervalos de tiempo muy cortos, la milésima de segundo, e involucrar a un gran número de estructuras. La tomografía por emisión de positrones (PET) y resonancia magnética funcional (fMRI) son de esta doble perspectiva de los instrumentos relativamente rudimentarios. Sin embargo, el rápido progreso de estas dos técnicas para extraer la información más relevante. Y una gran promesa.

» Dime dónde está Fancie criado,
o en el corazón, o en la cabeza. »
(WT Shakespeare, El mercader de Venecia , III, II, 64, 1596)

Situado según los Herófilo médico griego (c. – 300) * en el cuarto ventrículo del cerebro, la sede del alma, como lo ilustra el verso de Shakespeare destacado conjunto, el tema de intensa controversia que se prolongó hasta siglo XIX. No resuelve hasta la fecha, la cuestión plantea más que un interés marginal. Más concretamente, las actividades sensoriales y motoras fueron localizados por Galeno (siglo II) mediante la localización de la trayectoria de los nervios motores y sensoriales: dos áreas funcionales, el cerebro y el cerebelo, se identificaron por lo tanto.

Las ya mencionadas por Herófilo, el rete mirabile de Galeno, o de la red maravillosa, es una densa red de vasos que se pueden observar en algunos mamíferos, en lugar de el polígono de Willis, que consisten en troncos de las principales arterias del cerebro humano. Galeno dedujo la existencia en el hombre por la disección de animales. Se atribuye a la función de conversión de los principios vitales, se supone que ser hecha por el ventrículo izquierdo del corazón, los principios espirituales. Aún así llamados estados de ánimo o éter, estos principios vitales se suponía que se difunden en los ventrículos cerebrales a los nervios para permitir el movimiento o las sensaciones.

La teoría de la rete mirabile y la localización de la función cerebral en los ventrículos han sobrevivido sin ser realmente desafiado, incluso después de que el Renacimiento, cuando la disección de los cerebros humanos demostraron la ausencia de dicha red. No fue sino hasta principios del siglo XIX que se le atribuye un papel importante en la corteza cerebral.

El anatomista alemán Franz Joseph Gall postuló mientras que la corteza es de las funciones de los órganos que prestan mental y moral, y que estas funciones se localizan en áreas específicas de las circunvoluciones cerebrales, incluso la impresión de una marca en el área del cráneo situado en mirar. La frenología, alegando que el intelectual se correlacionan con la cabeza de socorro, sufrió a raíz de un auge extraordinario, a pesar de la ausencia total de evidencia científica. Ella no sobrevivió a los descubrimientos fundamentales de la mitad y el final del siglo en las neuronas y sus propiedades, así como las observaciones sobre los cerebros de pacientes con trastornos de la función cerebral.
El trabajo de Paul Broca, un neurocirujano en el hospital de Bicêtre, en los años 1860-1870, son de hecho se considera el fundamento de las teorías modernas sobre la localización de las funciones cerebrales. La observación post mortem del cerebro de un paciente con un trastorno de la articulación del lenguaje (1) le permitió poner en abril de 1861 la primera evidencia científica de una correlación entre una región de la corteza y la función cerebral ( ver más arriba ). Este enfoque correlacionar trastornos de la función y daño cerebral, también llamado «Neuropsicología», ha sido objeto de numerosos cambios y permanece en uso hoy en día a través del uso de técnicas de imagen anatómicas in vivo de alto rendimiento, como los rayos X CT-scan resonancia magnética (TAC) y la magnética anatómica de imágenes (AMRI) . Sin embargo, se limita por la gran variabilidad en tamaño de las lesiones entre los individuos y analizados por la existencia de fenómenos de sustitución y la plasticidad que hacen que sea difícil extrapolar a la normalidad de los modelos de funcionamiento del cerebro de la lesión cerebral.

En la década de 1960, Lou Sokoloff y sus colegas del NIMH en Bethesda (EE.UU.) han desarrollado una técnica revolucionaria, llamada «autorradiografía» para la asignación de uso de un trazador radiactivo del flujo sanguíneo cerebral en el animales (2). La transmisión a los seres humanos se realizó en la década de 1970 por David H. Ingvar y sus colaboradores en el Hospital Universitario de Lund (Suecia), que produjo los primeros mapas funcionales del cerebro humano (3).

Sólo en los últimos quince años, sin embargo, que aparecieron las técnicas de digitalización de imágenes cerebrales que permiten no traumático presente estudio, la localización de la función cerebral en los seres humanos sanos: la tomografía por emisión de positrones ( PET) y funcionales de resonancia magnética funcional (fMRI) ( ver más abajo ).

El cerebro humano está formado por células nerviosas, las neuronas (10 12 ), que el intercambio de información a través de múltiples conexiones de fibra (axones y dendritas) y finales (sinapsis) entre ellos (alrededor del 10 4 por neurona). Cuando el cerebro realiza una función, si las acciones de motor o procesos más elaborados como el lenguaje o la memoria, ciertos grupos de neuronas cambian su intercambio de información dinámica. Estos cambios, que pueden ser aumento o disminución o sincronizar con otros grupos de neuronas, rara vez se encuentra en una zona de la corteza, con mayor frecuencia, que se distribuyen en una amplia red de regiones cerebrales.

Las neuronas generan información que son una serie de corrientes eléctricas, llamados «potencial» de acción (PA), que se propagan a lo largo de las fibras neuronales a las sinapsis. En este nivel, la información se convierte en información eléctrica neuroquímica: acción de liberación de los potenciales en la hendidura sináptica de determinadas moléculas, llamadas neurotransmisores. Al unirse a los receptores de la neurona postsináptica, estos neurotransmisores o bien generar una despolarización de la membrana (potencial postsináptico excitador o PPSE) o una hiperpolarización (potencial postsináptico inhibidor o IPSP). De acuerdo con la amplitud de la suma de estos EPSPS y IPSPs, generando un potencial de acción en la neurona postsináptica se activa o se inhibe.

La velocidad de los trenes PA y la naturaleza del neurotransmisor variar de una neurona a otra. Además, una neurona puede llevar a receptores para neurotransmisores diferentes, pero generalmente sólo emite un tipo de neurotransmisor.

Se utilizan diferentes técnicas para observar la actividad neural en seres humanos . En primer lugar, puede analizar las señales eléctricas relacionadas con la actividad neuronal (cambios de PA, las corrientes post-sinápticas): es el objeto de la magnetoencefalografía (MEG) y electroencefalografía (EEG). Estos métodos proporcionan información valiosa acerca de la cronometría de las diferentes regiones en juego, pero no proporcionan información fiable sobre su ubicación. Para localizar las regiones involucradas, utilizamos métodos indirectos, basados ​​en la observación de las consecuencias locales de estas actividades eléctricas en la circulación sanguínea y el consumo de energía del cerebro.

El proceso de liberación de neurotransmisores, así como permitir una restauración de los potenciales de membrana después de la despolarización, son costosos en energía, es decir por trifosfato de adenosina (ATP), las células de reserva de energía. Cuando se produce la activación, químicas y señales eléctricas se envían a la membrana de los capilares cerebrales que se bañan sinapsis a la modulación del flujo sanguíneo cerebral regional (ICSD). El cerebro se puede ajustar de forma rápida y localmente el suministro de glucosa a las necesidades expresadas por las sinapsis. La glucosa es la única molécula capaz de ser degradada por las células del cerebro para reponer el stock de ATP consumido.

Esta vasodilatación parece ocurrir unos pocos cientos de milisegundos después de la aparición de cambios en la actividad sináptica. Su magnitud depende de la magnitud de estos cambios y su duración. La vasodilatación máxima se produce sólo después de varios segundos de la actividad sináptica sostenida. Por el contrario, cuando la tarea está suspendida y las actividades sinápticas están regresando a su nivel de base, la DSCR no vuelve a su valor inicial después de varios segundos.

Parece, pero se debate (4), que en activaciones cerebrales la glucosa adicional consumida en cualquiera anaeróbicamente, es decir sin el consumo de oxígeno aumentos en paralelo. Cuando una tarea se mantiene durante unos segundos, el aumento local del flujo sanguíneo cerebral en las regiones afectadas daría lugar a nivel local para proporcionar más hemoglobina oxigenada (Hb-O2). Como este oxígeno adicional no es recogido por el tejido cerebral, el baño venosa capilares del tejido están enriquecidos en Hb-O2, o equivalentemente, empobrecido por la hemoglobina reducida (desoxi-Hb) en comparación con el estado inicial. Se encuentran en todos los casos los cambios desoxi-Hb que miden la imagen funcional del cerebro mediante resonancia magnética ( ver figura abajo ).

Aplicado a la asignación de las funciones mentales, PET y fMRI tiene una serie de características comunes:

– Tanto diseñado para observar los cambios hemodinámicos, es decir, las características del flujo sanguíneo, las derivadas de la actividad sináptica. Así que estos son métodos indirectos. Su limitación fundamental proviene de la diferencia en el tiempo de respuesta entre una activación sináptica y su correlación con vascular;

– Son reales imágenes métodos dimensiones (3D) en que producen imágenes digitales que contienen el valor de un parámetro relacionado con la actividad sináptica en cualquier parte del cerebro (DSCR, la concentración de desoxi-Hb). Permiten que uno y el otro para observar todo el cerebro, con una resolución espacial de unos 5 mm para el PET y, posiblemente, menos de 1 mm de resonancia magnética funcional.

– Ambos métodos se basan en el uso de un trazador para controlar los cambios hemodinámicos. La concentración local del trazador se detecta el exterior de una manera no traumática para el sujeto. Es la naturaleza del trazador que la diferencia entre las dos técnicas: radiactivas en PET, con ciertas propiedades magnéticas para IRMf;

– Los paradigmas experimentales utilizados en ambos métodos son muy similares. Son para mapear el cerebro de un sujeto en diferentes estados, regiones que participan en un estado particular que está siendo revelada por el análisis de la ICSD tarjetas diferente. Muy a menudo es la diferencia entre las imágenes obtenidas durante un estado E y los obtenidos en un estado de referencia R que puede resaltar áreas activadas por E. En este tipo de enfoque en la elección de los estados y las tareas a realizar por el tema es crítico porque la definición de las regiones activadas por E depende de la condición R. ¿Cuál puede ser una definición absoluta: el sujeto es siempre algo, algunas regiones del cerebro se activan. Los artefactos son posibles: una activación en un estado particular puede también interpretarse como una desactivación en el estado de referencia.

Mapeo DSCR PET fue desarrollado por Peter Herscovitch y sus colegas de la Universidad de Washington en St. Louis (5). El trazador utilizado es agua marcada con oxígeno 15, un isótopo radioactivo de oxígeno que son 16 producto natural con un ciclotrón. Mezclado con agua salina, con la etiqueta, se inyecta sobre, se difunde rápidamente a través de membranas, particularmente a través de la barrera sangre-cerebro. La acumulación en diferentes regiones del cerebro es proporcional al flujo sanguíneo en esta región. Las imágenes obtención de la distribución de DSCR se lleva a cabo utilizando un sistema de detección, llamado «tomografía de emisión de positrones.» Es un conjunto circular de detectores de fotones, colocado alrededor de la cabeza del sujeto. Se registra continuamente los pares de fotones resultantes de la tomografía por emisión de los núcleos de oxígeno 15.

La obtención de un mapa de flujo de la sangre (ICSD) en un determinado estado cerebral toma alrededor de dos minutos de grabación en la que el ICSD debe ser estable y se mantiene la tarea cerebral. La radiactividad inyectada desaparece en muy rápidamente debido a que el oxígeno 15 tiene una vida media muy corta (123 segundos). Por consiguiente, es posible obtener sin mapas de riesgo DSCR cada 20 minutos en la misma materia. Esta propiedad es aprovechada en los estudios de activación cerebral en PET, pidiendo al sujeto para realizar las tareas de los mapas cerebrales de varias. Por lo general, tres o cuatro estados cerebrales son estudiados. Se repiten dos a tres veces cada una ( véase más adelante ).

Resonancia magnética funcional, a su vez fue desarrollado por el equipo de Bruce Rosen Centro de RMN en el Massachusetts General Hospital en Boston.

Con la fMRI, podemos seguir los cambios casi continuos de la actividad cerebral de varias decenas de minutos

Las primeras imágenes de la activación cerebral mediante resonancia magnética funcional publicado por John Belliveau y sus colegas (6) fueron producidos usando un trazador paramagnético introducido por vía intravenosa y la obtención de imágenes de volumen sanguíneo cerebral regional. Este enfoque fue muy similar a la metodología utilizada en PET. Ella tenía las mismas limitaciones, en particular en términos de resolución temporal.

Pero pronto aprendieron a utilizar la desoxi-hemoglobina. Tiene dos ventajas: es un trazador paramagnético endógeno, y su concentración en los capilares y vénulas venosa depende de la DSCR y el consumo de oxígeno local por el tejido cerebral.

En 1992, Ken Kwong y sus colegas del mismo grupo publicó las primeras imágenes de resonancia magnética funcional BOLD utilizando esta metodología llamada para el nivel de oxígeno en la sangre dependiente ( 7). Este enfoque nunca ha dejado de crecer, en particular mediante el desarrollo técnicas de imagen de resonancia magnética de alta velocidad para obtener una cartografía en 3D del cerebro BOLD en segundos.

Por lo tanto, es posible seguir los cambios casi continuos de la actividad cerebral en el mismo tema por varias decenas de minutos ( ver a continuación contras ), que ofrece nuevas posibilidades de paradigmas experimentales, como el aumento del número de tareas, o variando la intensidad del estímulo o de respuesta de frecuencia. Además, aunque la sensibilidad intrínseca de este enfoque es menor que la del PET, la posibilidad de repetir una y otra vez la misma tarea en el mismo tema, debido a la técnica de resonancia magnética de elección para estudios individuales de siempre que el mismo dispositivo puede ser utilizado para imágenes anatómicas y funcionales.

La mayoría de los experimentos en la activación cerebral en la resonancia magnética funcional y PET se analiza el supuesto de que la corteza está formada por un conjunto de áreas funcionales con lugares específicos y comunes a todas las personas. De acuerdo con este principio de «separación funcional», la ejecución de una función cerebral requiere la contratación de un subconjunto específico de estas áreas. PET como resonancia magnética funcional, la detección de áreas activadas por tanto, es determinar qué áreas del cerebro, cuyo flujo sanguíneo (ICSD) fue significativamente modificado durante la ejecución de la tarea. Las técnicas estadísticas utilizadas dependen de la estructura del protocolo experimental: cuando dos tarjetas de diferentes estados se comparan los mapas de correlación cuando una tarea se realiza repetidas veces con una variación de los parámetros experimentales (frecuencia del estímulo o respuesta, el rendimiento , …), o mapas de la interacción de los sistemas en los que hay varios factores que varían de forma sistemática. Karl Friston y sus colegas del Hospital Hammersmith en Londres, se han desarrollado en los últimos años un completo paquete de software para el análisis de los datos de PET y fMRI (SPM Statistical Parametric Mapping (8)).

En este tipo de análisis, un área activa es un grupo conectado de voxels (un voxel es un elemento de una imagen 3D) cuyo valor supera un cierto umbral. Para aumentar la potencia de detección, a menudo se nos condujo a un promedio de las imágenes obtenidas en las distintas materias.

Dada la variabilidad en el tamaño y la arquitectura del cerebro de un individuo a otro, esta operación requiere el uso de normas técnicas. Peter Fox y sus colegas en la Universidad de Washington en St. Louis ofrece la técnica estándar de la transformación de las imágenes de un objeto por la rotación, traslación y escalado para llegar a un espacio de tamaño estándar en una referencia neuroanatómica ( véase el recuadro «El promedio de la imagen» y el artículo sobre el atlas del cerebro en el Internet ). En este espacio, la ubicación de las áreas activadas se lleva a cabo utilizando el atlas estereotáxico de la neuroanatomía desarrollado por Jean Talairach (9) en el hospital Sainte-Anne de París.

Más recientemente, el advenimiento de la resonancia magnética funcional y el desarrollo de cámaras PET de alta sensibilidad han ofrecido la oportunidad de analizar el individuo activación imágenes por el complemento individual, indispensable para el sistema del promedio. El sistema proporcional es de hecho relativamente incorrecto, ya que sólo corrige las variaciones en el tamaño global del cerebro y no tiene en cuenta la variabilidad de la posición de las ranuras, por ejemplo (véase la neuroanatomía entra en la era del ordenador ). Además, el uso del atlas de Talairach sesgos nuestro conocimiento de la relación estructuras-funciones del cerebro humano, ya que no es la anatomía de los sujetos experimentales utilizados como una referencia, pero la del cerebro utilizada para un solo establecimiento de este atlas: de hecho, sólo el hemisferio derecho de una mujer anciana, tomado de su muerte y se sumerge en formol …

No es serio también sugiere que existe una considerable variabilidad entre los individuos en cuanto a la ubicación de la función cerebral. Por lo tanto, la mayoría de los manuales de uso de diestro temas del hemisferio izquierdo para llevar a cabo las tareas de lenguaje, mientras que los sujetos zurdos muestran una variabilidad significativa en la localización de las áreas del lenguaje: se puede ubicar en la derecha, izquierda o en la dos hemisferios. Variabilidad funcional no sólo es una fuente potencial de error en el sistema del promedio: es un fenómeno biológico importante que sólo los estudios individuales se pueden tratar.

El análisis de mapas de activación individuales, sin embargo, requiere el desarrollo de algoritmos de detección particularmente sensible para compensar las bajas de ruido de la señal-imágenes. El Grupo de neuroimagen CEA en Orsay ha desarrollado un enfoque para la detección de señales de activación simultánea en la base de su amplitud y su superficie. Las áreas detectadas con estos algoritmos se proyecta en las imágenes de la anatomía del cerebro del sujeto obtenidos por resonancia magnética, para establecer un auténtico mapas anatómicos y funcionales.

Con este enfoque, Fabrice Crivello y sus colegas del mismo grupo demostró que hay una variabilidad de las áreas del lenguaje, incluso en la mano derecha (10). La tarea era la de los verbos en silencio estatales relacionados con las palabras que el tema se escuchan en los auriculares, el control estatal de permanecer inmóvil en el silencio.

En los sujetos diestros, que forma parte de esta tarea por lo general activo de la tercera circunvolución frontal del hemisferio izquierdo, el área de Broca ( ver a continuación los contras ). En uno de los temas que se estudian, sin embargo, se observó una activación en el hemisferio derecho, que se encuentra en la región homóloga al área de Broca ( ver más abajo ). Esta observación demuestra que la arquitectura de la función del cerebro está sujeto a la alta variabilidad interindividual y la corteza tiene una reserva de plasticidad importante.Bien la resolución temporal de la PET (minutos) y resonancia magnética funcional (segundos) es pobre en términos de eventos sinápticos (milisegundos), es posible extraer esta información de tipo de datos acerca de las interacciones funcionales entre las diferentes regiones del cerebro. En este enfoque, el principio de segregación funcional se sustituye por un principio de conectividad que se afirma que la ejecución de una función cerebral se caracteriza por cambiar las interacciones entre las diferentes regiones de una red distribuida por todo el cerebro.

Basándose en este principio, las tarjetas de conectividad se obtienen mediante el examen de la estructura de la covarianza de todas las medidas, ambas medidas en un grupo de sujetos, o grupo de medidas en la misma materia . Un problema a resolver es que el número de teóricamente posibles correlaciones entre las diversas regiones activadas del cerebro es considerable. Para analizar los datos en la activación de PET, Barry Horwitz y Randy MacIntosh NIH en Bethesda está utilizando la teoría de grafos, lo que limita el número de correlaciones analizadas en términos de la adquisición de conocimientos-su en las redes de fibras blancas que conectan las regiones cerebro. Ellos fueron capaces de demostrar que una parte de la corteza prefrontal desempeña un papel importante en el procesamiento de la información visual aunque esta región no cambia su flujo sanguíneo promedio en este tipo de tarea (11).

El PET tiene varios años por delante de la fMRI. Este último está todavía en desarrollo y el trabajo fundamental sigue siendo necesario para comprender mejor el origen y la ubicación exacta de las señales. Sin embargo, la resonancia magnética funcional está en auge y su potencial en términos de resolución espacial y resolución temporal sugiere que será de unos años de gran técnica para mapear el cerebro humano.

Debido a su facilidad de uso, la comodidad que ofrece y la sensibilidad acerca intrínsecamente superior a la de resonancia magnética funcional, PET, sin embargo, podría permanecer por muchos años en primera línea de la técnica, resonancia magnética funcional permite a través de su resolución espacial superior a perfeccionar los mapas funcionales a nivel local. Además, el PET es la única técnica con la que se puede considerar una asignación de actividad de los neurotransmisores . Por tanto, es probable que se mantenga un enfoque complementario.

Aunque se utiliza principalmente en la neurofisiología y la neurociencia cognitiva, PET y resonancia magnética funcional son de interés primordial para la neurocirugía funcional llamada. Se utiliza en el modo individual, debido a que estas técnicas permiten una evaluación preoperatoria del estado funcional y no sólo las áreas anatómicas a tratar o extirpado durante la cirugía, y por lo tanto la optimización de la intervención quirúrgica. También son alternativas ciertas investigaciones no traumática y más precisa, como la inyección intracarotídea-ción amital (prueba de Wada), cuyo objetivo es localizar el hemisferio dominante para el lenguaje aproximado en el contexto de las evaluaciones preoperatorias antes de la intervención en el lóbulo temporal.

No obstante, no hay competencia entre el PET y fMRI por un lado y los métodos electromagnéticos imágenes, tal como MEG o EEG, por el otro. La alta resolución espacial de la destinada al estudio de la localización, mientras que el otro una excelente resolución temporal permite el estudio de la cronometría y el ritmo de la función cerebral. El acoplamiento de los dos enfoques para el funcionamiento del cerebro mismo en los mismos temas es altamente deseable, ya que pondría de relieve tanto los componentes de la red en cuestión y su dinámica temporal.

La aplicación de tal acoplamiento no es fácil. En primer lugar, carecemos de estudios experimentales sobre la correlación fisiológica entre los dos tipos de señales. Además, idénticos paradigmas experimentales se deben desarrollar para ambos tipos de técnicas, que limita en gran medida la naturaleza de étudiables la función cerebral.

Finalmente, el éxito de estos experimentos acoplados basa en la capacidad de resolver correctamente el llamado «problema inverso» en MEG o EEG, es decir la reconstitución de intracerebrales corrientes eléctricas de los valores del campo electromagnético se reunieron alrededor del cráneo. A este respecto, los resultados recientes sugieren que los datos obtenidos con PET o fMRI podría ser utilizado como limitaciones para la solución del problema inverso. Una serie de experimentos de este tipo de acoplamiento de PET y MEG en una tarea motora se llevaron a cabo por Marc Grupo de Joliot de la neuroimagen en Orsay, como parte de un programa Human Frontier dirigido por John Belliveau. El análisis de estos datos han producido los primeros mapas funcionales que contienen tanto la ubicación y la cronometría de las regiones activadas por este tipo de función cerebral ( véase más arriba ).

Bernard Mazoyer, John W. Belliveau (1996 )

La imagen de un promedio

Para llevar a cabo un promedio de las imágenes de los cerebros de diferentes personas , se utiliza el sistema proporcional, originalmente desarrollado por Jean Talairach en el hospital Sainte-Anne de París para la neurocirugía estereotáctica. Las imágenes de cada individuo se rotan la primera y la traduce en un repositorio común basada en dos estructuras cerebrales: la comisura anterior (CA) y posterior (CP). Este depósito, bicommissural dijo, consta de tres planos ortogonales al plano de simetría del cerebro: un plano horizontal que pasa a través de las dos comisuras (AC-PC plano) y dos planos verticales ortogonales a la primera ya través de cada una de las comisuras (VCA y Planes VCP).

Imágenes reorientado de cada individuo se somete a continuación a la deformación homotheties (proporcional) en las tres direcciones principales del espacio (antero-posterior, de izquierda a derecha, arriba-abajo), el factor de dilatación para cada dirección se define como la relación de un tamaño estándar a la del cerebro del sujeto en esta dirección. Este sistema permite cambios en todos los temas con imágenes del mismo tamaño. Lo hace, sin embargo, corrige o cambios en la situación de diferentes estructuras cerebrales de un individuo a otro, o las asimetrías cerebrales.

El sistema de Talairach también ofrece una referencia neuroanatómica común a todos los temas y todas las técnicas de imágenes cerebrales. En este sistema, un punto P del cerebro se identifica por un triple de coordenadas (X, Y, Z), dijo estereotáxica, lo que indica la posición de P con respecto al plano de simetría (X), VCA al plano (Y) y CA-PC plano (Z). La correspondencia entre un triplete (X, Y, Z) y una estructura del cerebro (circunvolución, ganglios basales, haz de fibras blancas, Brodmann área) viene dada por el atlas Talairach, que contiene un conjunto de secciones de un reposicionado en el cerebro bi-comisural sistema proporcional en la que las estructuras anatómicas fueron identificados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *