Los íconos de Sara Facio: artistas, peronismo y María Elena Walsh

“Sara Facio me ha retratado infinidad de veces, muchas contra mi voluntad, pero siempre me permitió reconocerme como querría ser. Quizá se trate de una magia embellecedora, pero prefiero creer que Sara sorprende con un indicio de lo mejor del retratado”, dice María Elena Walsh, desde un texto, en la sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta. Allí, hasta el 26 de agosto, Sara Facio será homenajeada con una muestra que reúne una selección de sus 200 mejores imágenes.

La mayoría son retratos en blanco y negro de artistas, escritores y músicos. Victoria Ocampo, Mario Vargas Llosa, Griselda Gambaro, Alejandra Pizarnik, Olga Orozco y muchos más. Por supuesto, está Borges, arrodillado ante los libros de la Biblioteca Nacional, y hay dos grandes paredes dedicadas a Cortázar. En una se lo ve despreocupado; en la otra está “esa” imagen, la del cigarrillo, con el ceño fruncido, sin barba. “Es un clásico. A todos les gusta —dice Facio—, pero también hay algunas inéditas. La idea fue poner algo nuevo para que la gente no se aburra. Es muy gratificante saber que fotos que saqué hace cincuenta años siguen teniendo vigencia. Esto dice que la foto apela a un sentimiento en el espectador.” Cuenta Sara que cuando le propusieron hacer esta muestra por primera vez dijo que no, pero que al saber que este año, el Festival de la Luz, en el que se enmarca la exhibición, iba a estar dedicado decidió participar, “mi única pasión es la fotografía —apunta— aunque me gusta más hacer exposiciones de otros fotógrafos que de cosas mías.” También hay en la sala pantallazos de la serie “Perón vuelve”. Se ve al General recibiendo a Ricardo Balbín en la casa de Gaspar Campos, una movilización que reclama “indulto” a los presos políticos y a jóvenes peronistas que sostienen una foto de Perón y Evita vestidos de gala. Toda la fiesta del 73 captada por Sara contrasta con la tristeza de los funerales, simbolizada en un joven que lee desolado un diario cuya tapa dice “Murió”. “Amo esta sala —dice la fotógrafa— acá hicimos junto con Alicia D’Amico la primera exposición individual hace 25 años. Fue la primera vez que pudimos exponer en Buenos Aires nuestras fotos, que estuvieron prohibidas durante la dictadura”.

Al entrar, se ve la sección “María Elena en privado”. Una vidriera guarda los recuerdos de la poeta y cantautora fallecida en 2011. Hay fotos de ella donde se muestra sonriente con Cecilia Roth y Fito Páez o Palito Ortega entre otros. “Eran imágenes que la divertían o donde estaba con amigos queridos. Incluí autorretratos que me sacaba con ella”. Parafraseando a María Elena, en esas fotos se ven indicios de lo mejor de ambas mujeres, que compartieron varios años como pareja. Por eso, Sara Facio Fotografías es, también, una muestra de amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *