¡LOS EXTRATERRESTRES SOMOS NOSOTROS!

El espíritu elige el planeta donde le conviene encarnar.

Estimado profesor Velmont: He recibido los dos libros que me ha enviado, «Enigmas develados» y «El Cielo responde». El primero ya lo he leído y creo que sin duda alguna lo puedo catalogar como uno de los libros más fascinantes que he leído, superado solamente por el segundo. Me interesa sobremanera el tema extraterrestre, de modo que recibiré complacido cualquier material que me pueda enviar sobre este tema. Un saludo a Ud. y a todos sus colaboradores. Y por supuesto mis mejores felicitaciones para Olguín, el autor de El Cielo responde.

Claudio K.

RESPUESTA

Apreciado Claudio: Tengo muchísimo material sobre el tema que me solicitas y te lo enviaré gratuitamente, como lo son todos nuestros envíos. Pero a fuer de sincero tengo que hacerte algunas salvedades.

No te olvides que el tema extraterrestre, para comprenderlo cabalmente, hay que tomarlo en forma global.

Resumidamente es así: un terrestre o un extraterrestre físico es solamente un 10 % de espíritu, pues el 90 % queda en su plano espiritual haciendo otras funciones, a la par que trata de guiar a su 10 % encarnado, lo cual es bastante difícil, porque cuando estamos encarnados tenemos nuestro propio albedrío y una forma de ver las cosas bastante alejadas, por lo general, de lo espiritual.

Para darte un ejemplo claro de lo que te quiero decir, supongamos que Pepe, el carnicero, bruto como el más bruto, desencarna y otra vez es espíritu 100 % (nuestra verdadera esencia, porque la parte física se disuelve en el polvo).

Entonces, ya como espíritu, decide encarnar en, digamos, Antares 4. Aquí crece, aprende a pilotear una nave espacial y es enviado en misión a la Tierra, por ejemplo para extraer algunas muestras de plantas o de ganado, sin recordar (porque todos nacemos sin memoria reencarnativa) que una vez estuvo encarnado aquí y ejercía el oficio de carnicero.

¿Qué sucede, entonces? ¡Pues se encontrará con terráqueos que están desesperados por hacer un contacto con él para que les explique todos los misterios del universo!

Y resulta que Pepe, en Antares 4, es solamente un genio de la mecánica y experto en fabricar y manejar Ovnis, porque la Filosofía le importa un bledo y es fanático solamente de volar máquinas espaciales.

¡Y puede resultar que los terrestres que quieren contactarlo sepan más de los misterios del universo que él mismo, por más extraterrestre que sea!

Lo importante, entonces, es contactarse con los filósofos de cada planeta y no con los tripulantes de los Ovnis, algo que el Grupo Elron hace rutinariamente a través de la telepatía.

De más está decir que el Yo Superior sabe más de su parte encarnada que la parte encarnada misma, de modo que puede responder con facilidad preguntas nuestras que no podría hacerlo el 10 %.

Por lo tanto, es una pérdida de tiempo ocuparse de los aspectos fenoménicos o de cualquier contacto extraterrestre.

Te aclaro, aunque lo he señalado en reiteradas ocasiones, que la comunicación telepática que nosotros hacemos no es con el 10 % del espíritu encarnado, es decir, el Yo Inferior, algo absolutamente imposible, ya que no existe la telepatía a nivel físico, sino con el 90 % (Yo Superior, Thetán o alma, según la filosofía que se tome en consideración) que queda en su plano de origen. Siempre, obviamente, a través de un médium, ya que ésta es, precisamente, su función.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *