LOS DERECHOS Y DEBERES CONYUGALES EN EL ISLAM

Mezquita

del

Centro Cultural Islámico

«Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, Rey Fahd»

Buenos Aires – Argentina

Viernes 21 de Yumada Al Awal de 1433 / 13 de Abril de 2012

Traducción de la Jutba

pronunciada por el

Sheij Muhammad Alruwaili

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

LOS DERECHOS Y DEBERES CONYUGALES EN EL ISLAM

Alabado sea Dios, Quien nos guio, agraciándonos con la fe, y no hubiéramos podido encaminarnos de no haber sido por Él. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Dios, Único, sin asociados. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero. ¡Dios! Bendice a Muhammad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

¡Siervos de Dios! El Islam ha establecido derechos y deberes entre los esposos siendo algunos compartidos entre ambos, otros pertenecientes a cada uno.

La vida conyugal, con sus derechos y deberes, constituyen una bella construcción que agrada a la gente que la observa. Todo incumplimiento de un deber, es una fisura enorme en la construcción de la familia musulmana y, lo peor de esto, trae efectos nocivos sobre los hijos porque, cuando ven discrepancias y discusiones entre sus padres, cuando ven que la madre no se ocupa de ellos o que el padre no le da importancia a lo que les suceda, ni cumplen con sus obligaciones, cuando ven que los padres se faltan el respeto, todo esto trae aparejado una imagen distorsionada y mala que pone, a los padres, en un circulo de sospechas y mal ejemplo permanente a los ojos de sus hijos.

Cuando los esposos cumplen con el programa de vida que establece el Islam, respetando los derechos y cumpliendo con los deberes, se puede vivir bajo la sombra de un matrimonio feliz y seguro, no lo quebrantan la tristeza ni los problemas.

1. El esposo debe darle una dote a la esposa porque en el Sagrado Corán dice: “Den a sus mujeres su dote con buena predisposición”, es decir que el esposo, el padre de la mujer ni algún otro, puede tomar algo de esa dote salvo: “Pero si renuncian a ella en favor de ustedes, dispongan de ésta como les plazca”

2. Mantenerla, esto implica la comida, la vestimenta, la vivienda y los tratamientos médicos y medicinas necesarias: “A los esposos les corresponde mantenerlas y vestirlas decorosamente”.

3. Protegerla del castigo del Fuego, Dios dice: “Prevénganse ustedes mismos y a sus esposas e hijos del Fuego”. Significa educarlos y enseñarles correctamente, enseñarles las oraciones y sus horarios correspondientes. Si el marido no está en condiciones de enseñarle a su esposa, debe buscar la forma de facilitarle el camino del aprendizaje de su religión, de que pueda aprender correctamente cuáles son sus obligaciones con respecto a Dios y cuáles son las prohibiciones. El problema terrible es cuando, el marido comete ilícitos porque, el hombre, debe ser el ejemplo en la casa y el mal ejemplo es lo más peligroso en la educación.

4. Guardar celos de la religiosidad de ella y de su honor, porque este tipo de celos es una de las cualidades más nobles de un hombre de bien. Si la trata bien, se gana su respeto y está indicando su verdadera hombría. Los celos no significan sospechar de su esposa o espiarla.

5. El derecho más importante de ella: El buen trato, lo cual significa, tratarla con buen carácter, el Profeta Muhammad dijo: “Los que estarán más cerca de mí el Día del Juicio, serán los que tengan mejor carácter”. Parte del buen carácter es respetar las opiniones de ella, no desmerecerla, sea en privado o en público. Parte del buen carácter es que cuando cometas algún error sepas pedir disculpas, como a ti también te gustaría que te pidan disculpa. Que le pidas perdón y te disculpes, en nada merma tu personalidad, sino que incrementa el respeto y el amor de ella hacia ti. Parte del buen trato es dedicarle parte de los bienes para ella y para los hijos, consultarla en los asuntos del hogar y cuando su hija quiera casarse. Por ejemplo, en el pacto de Hudeibíah, el Profeta Muhammad tomó la opinión de su esposa Umm Salamah. Se debe ser generoso con la esposa, elogiar a sus parientes frente a ella y visitarlos. También se debe hacer bromas, tratarla cariñosamente y darle la oportunidad de que viva y disfrute de la unión matrimonial. Tratar de sonreírle y si viste prendas especiales halagarla, porque toda mujer quiere ser halagada, nunca tratarla con rudeza y siempre evitar el mal trato. Anas narró que, el Profeta Muhammad, jamás se quejó de nada, nunca le dijo si hizo algo ¿Por qué lo hizo? Y si dejó de hacer algo ¿Por qué no lo hizo? Al Bujari y Muslim. Parte del buen trato es ayudarla en los quehaceres domésticos, Aishah narró que el Profeta Muhammad ayudaba a sus esposas en el hogar pero, cuando llegaba el momento de la oración, salía a rezar, Al Bujari. El musulmán debe tratar a su esposa como indica el Islam.

Así como la mujer tiene derechos su esposo también, por ejemplo:

1. El Primer derecho: Que le obedezca de buena manera, este es una obligación especial para la mujer siempre que le pida cosas dentro de sus posibilidades, esta obediencia es algo natural que proviene de la unión en el matrimonio donde comparten una vida. No cabe duda que la obediencia de la mujer a su marido protege el vínculo y aumenta el amor del esposo, profundizando el vínculo entre todos los miembros de la familia.

Abu Hurairah relató que, el Mensajero de Dios, dijo: “Si la mujer cumple con las cinco oraciones, ayuna en Ramadán, cuida su honor y obedece a su esposo se le dirá: Ingresa al Paraíso por la puerta que quieras” Ahmad. La mujer tiene que tener presente que si se acostumbra a discrepar con su esposo le cerrará su pecho y se sentirá humillado, perdiendo la posibilidad de dirigir la familia. La mujer musulmana piadosa cuando ve que hizo enojar a su marido, rápidamente busca complacerlo para que no se sienta mal y le pide disculpas.

2. El segundo derecho: Que cuide del honor y los bienes. Dios dice: “Las mujeres piadosas obedecen a Dios y a sus maridos y cuidan, en ausencia de ellos, su honor y sus bienes encomendándose a Dios”. Abu Daud y An Nasa-i recopilaron que, el Mensajero de Dios, dijo: “¿Quieren que les informe sobre lo mejor que puede atesorar la mujer? Cuando su marido la mira, se pone feliz; cuando le ordena algo, le obedece y, cuando se ausenta, cuida de su honor y de sus bienes”.

3. El tercer derecho: Que cuide su lugar y sus sentimientos, que no vea en la casa salvo lo que el ama, no escuche de ella sino lo que le gusta, que lo haga sentir feliz. Si el esposo no encuentra, en su hogar, la limpieza que debería tener, que las palabras sean sinceras, que la esposa tenga buena moral, que le extienda su mano con cariño y compasión. Si no lo encuentra en su casa ¿dónde lo va a encontrar? El Más desdichado de las personas, es el que vive en desdicha en su casa entre su esposa e hijos y, el más agraciado, es el que vive feliz con su esposa e hijos.

4. El cuarto derecho: Que se ocupe de la casa y de la educación de los hijos. Anas relató que cuando se casaban los compañeros del Mensajero de Dios le ordenaban a la mujer que sea aplicada en el hogar y que eduque bien a los hijos.

5. El quinto derecho: Que sea benevolente con la familia de su esposo. Éste es un deber muy importante y la mejor manera de llegar al corazón de su esposo. A todo hombre, le gusta y lo hace feliz, que su esposa se preocupe por sus suegros y cuñados y que tenga buen trato con ellos. Esto fortifica los lazos matrimoniales.

6. El sexto derecho: No salir de la casa sin el consentimiento del marido, aunque sea para ir a ver a su familia.

7. Séptimo derecho: Que sea agradecida con la forma en que la mantiene, las vestimenta que le provee siempre que estén dentro de sus posibilidades, debe rogar por él y no ser desagradecida. La mujer no debe pedirle al marido por encima de sus posibilidades, sino que debe aceptar lo que Dios destinó de provisiones para ellos.

Éstos son los principales derechos que tiene el marido, en cuanto a las obligaciones compartidas podemos citar:

1. La cooperación para tener alegrías y repeler el mal, la tristeza dentro de las posibilidades y complacerse en la intimidad como corresponde.

2. Cooperar para obedecer a Dios y recordarse mutuamente el temor al Creador.

3. Sentir que ambos tiene la responsabilidad compartida de erigir un hogar educar a los hijos.

4. Que ninguno de los dos comente los secretos del otro.

Éstos son los principales derechos y deberes que establece el Islam para los esposos. Si son aplicados en ellos, podrán llevar una vida colmada de amor y comprensión y así complacerán a Dios.

¡Hermanos! Les recuerdo que Dios no creó esta vida a la perfección, es decir que se tienen que pasar momentos difíciles y de tristeza, es posible que la sabiduría en esto sea para que el musulmán reflexione en la Otra Vida donde la felicidad es eterna.

Que Dios nos bendiga con el Grandioso Corán, nos guíe para que Le temamos como Se merece y perdone nuestros pecados, pues Él es Absolvedor, Misericordioso.

Segunda Jutba

Alabado sea Dios, Quien fortalece y eleva a los creyentes. Atestiguo que no hay otra divinidad salvo Dios, Único sin asociados. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero, que la paz y las bendiciones sean con él, con su familia y compañeros.

¡Siervos de Dios! Afírmense en el Islam aferrándose al asidero más firme y sepan que Dios está con la comunidad y quien se aparte de ella será castigado el Día del Juicio.

¡Dios! Te ruego indulgencia y bienestar en esta vida y en la otra. ¡Dios! Te ruego indulgencia y bienestar en mis asuntos religiosos y mundanos, mi familia y mis bienes. ¡Dios! Cubre mis debilidades y sosiega mis miedos. ¡Dios! Protégeme por delante, por detrás, por mi derecha, por mi izquierda y por encima de mí. Me refugio en Tu grandeza de ser engullido por la tierra.

Dios dice: “Dios ordena ser equitativo, benevolente y ayudar a los parientes cercanos y prohíbe la obscenidad, lo censurable y la opresión. Así los exhorta para que reflexionen.” (Sagrado Corán 16:90)

Invoquen a Dios, el Grandioso, que Él los recordará siempre y agradézcanle por Sus gracias que se las incrementará.

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *