LOS DERECHOS DE LOS PADRES EN EL ISLAM

Mezquita

del Centro Cultural Islámico

«Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, Rey Fahd»

Buenos Aires – Argentina

Viernes 04 de mayo de 2012 / 13 de Jumada Al Thani de 1433

Traducción de la Jutba

pronunciada por el

Sheij Muhammad Al Ruwaili

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

LOS DERECHOS DE LOS PADRES EN EL ISLAM

Alabado sea Dios, Señor del universo. Le glorificamos, le pedimos perdón por nuestros pecados, y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Dios del mal que existe en nuestras propias almas y de las consecuencias que puedan acarrear nuestras malas acciones. A quien Dios guíe nadie lo podrá desviar y transitará, sin duda, por el camino de la luz y la misericordia; y para quien Dios decrete el desvío, nadie podrá guiarlo, y transitará, sin duda, por un camino de tinieblas, de permanentes dudas y tribulaciones. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Dios, Quien no tiene copartícipe alguno y que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

¡Hermanos! Dios creó las almas inspirándoles el amor por quienes las tratan bien y uniendo sus corazones con quienes les hacen favores. Sin duda alguna, quienes más derechos tienen sobre nosotros son Dios, su Mensajero y, luego, nuestros padres. Eso es porque, Dios, reúne la fe en Él con el buen trato a los padres y nos dice: “Tu Señor ha ordenado que no adoren sino a Él y que sean benévolos con los padres” (Sagrado Corán 17:23), y también: “Para que Me agradezcas a Mí y a tus padres” (Sagrado Corán 31:14).

Son tan importantes los derechos de los padres que Dios ordena hacerles buena compañía aunque sean incrédulos: “Pero si tus padres se empeñan en que Me asocies algo de lo que no tienes conocimiento, no les obedezcas mas trátalos, en este mundo, como es debido” (Sagrado Corán 31:15).

Asmá la hija de Abu Bakr narró que le preguntó al Mensajero de Dios si debía tratar bien a su madre que era idólatra y que venía a visitarla y se mostraba codiciosa por lo que ella poseía, y el Profeta le dijo: “¡Si, trata bien a tu madre!” Al Bujari y Muslim.

Uno de los mayores motivos para ingresar al Paraíso es tratar bien a los padres y obedecerles. Abu Huirairah relató que el Mensajero de Dios dijo: “¡Qué terrible, qué terrible, qué terrible!” Para quien Mensajero de Dios le preguntaron; les dijo: “Para aquel cuyos padres llegan a la vejez o uno de ellos y no sean motivo para que él ingrese al Paraíso” Muslim.

Abu Dardá relató que el Mensajero de Dios dijo: “El padre será una de las puertas del Paraíso, si quieres puedes aprovechar o perder esa puerta” At Tirmidhi.

Buscar la complacencia de los padres implica alcanzar la complacencia de Dios. Abdullah bin ´Amr narró que el Mensajero de Dios dijo: “La complacencia de los padres está en la complacencia de Dios y el enojo de los padres hace enojar a Dios”.

¡Siervos de Dios! El buen trato a los padres hace que las faltas sean perdonadas. Ibn Umar reportó que un hombre se había presentado ante el Mensajero de Dios y le dijo: He cometido una falta muy grave ¿Cómo puedo expiarla? El Profeta le dijo: “¿Tienes tu madre viva?”, le respondió que no, entonces agregó: “¿Y tía materna?” le respondió que sí. El Profeta le dijo: “Trata bien a tu tía” At Tirmidhi.

La piedad para con los padres también es un motivo para que se logre el alivio de los pesares. Un ejemplo de ello es la historia de los tres hombres que quedaron atrapados en una cueva porque una roca cayó y tapó la entrada. Cada uno de ellos le pidió a Dios auxilio invocando sus mejores obras; uno alegó la benevolencia para con sus padres, el otro su perfecta decencia y el tercero su confiabilidad intachable. Entonces Dios les alivió su pesar y la roca se corrió hasta que pudieron salir, Al Bujari y Muslim.

La piedad para con los padres es un motivo para que se incremente el sustento, se alargue la vida y se tenga un buen final al partir de este mundo. Anas narró que el Mensajero de Dios dijo: “Quien desee que Dios incremente su sustento y sea bien recordado en la posteridad que obre bien con sus parientes”. Alí relató que el Profeta dijo: “Quien desee que su vida se prolongue, su sustento se incremente y se salve de tener un mal final, que tema a Dios y trate bien a sus parientes”, y la benevolencia para con los padres es la mejor forma de buen trato a los parientes, ya que éstos son los más cercanos a uno.

¡Siervos de Dios! Sepan que el ruego de los padres contra sus hijos es respondido por Dios. El Profeta dijo: “Tres ruegos son respondidos sin dudas: el del padre contra su hijo, el del viajero y el del oprimido” Ahmad.

Así como Dios exaltó la importancia de los derechos que les corresponden a los padres también decretó que hacerlos sufrir o desobedecerles es uno de los pecados más graves. El Profeta dijo: “Los pecados más graves son la idolatría y la desobediencia a los padres o hacerlos sufrir». Estaba recostado, se sentó y dijo: «Y también los falsos testimonios y las mentiras”. Siguió repitiéndolo hasta que dijimos: mejor hubiese sido que no dijera nada. Al Bujari y Muslim.

Tratar mal a los padres y desobedecerles adelanta el castigo en este mundo, Anas narró que el Mensajero de Dios dijo: “Hay dos puertas que adelantan el castigo en este mundo: La indecencia y la desobediencia a los padres” Al Hakim.

Abu Bakr relató que el Profeta dijo: “No hay peor pecado merecedor de que Dios adelante el castigo en este mundo y además en el otro que la indecencia y la desobediencia a los padres”.

El musulmán debe apresurarse a obedecer a sus padres mientras ello no implique desobedecer a Dios, tratarlos bien, procurar que se pongan contentos, evitar hacerlos enojar y ayudarlos cuando lo necesiten. Dios dice: “Tu Señor ha ordenado que no adoren sino a Él y que sean benévolos con sus padres. Si uno de ellos o ambos llegan a la vejez junto a ti, no seas insolente con ellos y ni siquiera les digas: ¡Uf! Y háblales con dulzura y respeto.” (Sagrado Corán 17:23).

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *