Lo que esconden las ciudades

Valko es psicólogo especializado en investigar genocidio indígena y en etnoliteratura. Es autor de Ciudades malditas ciudades perdidas (Editorial Biblos), un libro que parte del que fue, en 1633, quizás el primer “depósito de indígenas” del territorio que hoy conforma la Argentina. Aquí habla de esta investigación.

-¿Qué define a las ciudades malditas, las ciudades perdidas?
-Ambas tienen que ver con la muerte y el deseo. La ciudad maldita/perdida debe leerse como una de las imágenes primordiales que arrastra el inconsciente colectivo. Representaciones que, por otra parte, no son tan numerosas y de ahí su enorme densidad simbólica conformada por dos planos. Un aspecto luminoso en tanto “paraíso edénico”, “país de esplendores” o “tierra sin mal”; y una segunda instancia, sombría, oscura, donde existen claras evidencias acerca del despliegue de una fuerza sobrenatural que ejerció un castigo ejemplar sobre ella como aconteció con la destrucción bíblica de Sodoma y Gomorra. Ambas facetas, Eros y Tanatos, actúan como principios de vida y de muerte y conforman una única imagen arquetípica. Aunque determinadas versiones hacen mayor hincapié en uno de los aspectos, el otro nunca está ausente en forma total, a lo sumo no aflora en la superficie, pero se mantiene agazapado y latente. Es una especie de ausentificación de la presencia en los dos sentidos de perdición y búsqueda desesperante.

-¿Qué importancia adquiere el mito en el desarrollo del libro?
-El mito es el pasaporte que permite avanzar sobre el territorio perdido y a la vez ubicado, maldito y a la vez deseado y nos posibilita introducirnos en una búsqueda no exenta de peligros, un rastreo desesperado que va más allá del oro, de los vegetales milagrosos, del paraíso del sexo, la fuente de la eterna juventud o la tierra de leche y miel tras la cual se aventuraron cientos de expediciones que generalmente lo único que encontraron fue la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *