Lituania

Lituania, oficialmente República de Lituania (en lituano: Lietuvos Respublika), es un país soberano del norte de Europa, miembro de la Unión Europea, constituido como un Estado social y democrático de derecho, cuya forma de gobierno es la república parlamentaria. Su territorio está organizado en diez condados. Su capital y, a su vez, la ciudad más poblada es Vilna.

Lituania se ubica junto al mar Báltico que comparte con Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia, Polonia, Alemania, Dinamarca y la Rusia europea (San Petersburgo). Lituania limita al norte con Letonia, al sureste con Bielorrusia (antiguamente parte del Gran Ducado de Lituania), al sur con Polonia, al suroeste con el exclave ruso de Kaliningrado (antigua ciudad lituano-prusiana) y al oeste con el mar Báltico. Se considera a Lituania la economía mundial número 77 por su PIB. En la actualidad, Lituania es el país con mayor renta per cápita de los países bálticos y de todos los países que conformaron la Unión Soviética (incluyendo a la Federación Rusa), superando ya a Portugal y Grecia con una renta per cápita de casi 24.000 dólares americanos. Su tasa de crecimiento se encuentra entre las más altas de la Unión Europea. Está previsto que Lituania alcance el desarrollo de sus vecinos nórdicos en no más de dos décadas y que supere a todos los países del sur de Europa en una década.

La República de Lituania es una democracia representativa parlamentaria, miembro de la Unión Europea, la OTAN, la OSCE, el Consejo de Europa, el Consejo de Estados del Mar Báltico, el NB-8 (Nord-Baltic 8), el Banco Nórdico de Inversiones, el Nordic Battle Group y el G8 (éste último como parte de la Unión Europea).

En la actualidad, al igual que sus vecinos Letonia y Estonia, Lituania se encuentra en negociaciones para adherirse al Consejo Nórdico y a la NORDEFCO (Nordic Defence Cooperation), una organización similar a la OTAN cuya misión es la cooperación militar entre los países nórdicos. También, cabe mencionar que tanto Lituania como Letonia se encuentran en negociaciones para convertirse en miembros de pleno derecho de la OCDE a más tardar en 2018, organización a la que Estonia ya pertenece desde 2010.

En 2013 Lituania alcanzó el estatus pleno de país desarrollado según el Banco Mundial, y en 2015 el de Economía Avanzada por parte del Fondo Monetario Internacional. Hoy el país báltico-nórdico tiene un Índice de Desarrollo Humano muy alto y está a la vanguardia en diferentes campos, como por ejemplo en educación, que tiene un sistema de excelencia en el que el 93% de la población tiene estudios medio-superiores (bachillerato) o universitarios, habla al menos dos idiomas extranjeros y sus estudiantes ocupan el primer lugar a nivel Unión Europea en matemáticas, tecnología y ciencias, contando así con uno de los mejores sistemas educativos del mundo. También, los lituanos ocupan el puesto número uno a nivel de la Unión Europea en crecimiento de la competitividad, el puesto número 28 a nivel mundial en igualdad de género (superando a países como España, Francia, Estonia o Rusia), el puesto número 32 en libertad de prensa (superando así a países como Estados Unidos, Reino Unido o Rusia), y el puesto número 43 a nivel mundial en el Índice de Precepción de la Corrupción elaborado por Amnistía Internacional, encontrándose así en mejor situación que países como Italia, Grecia o la República Checa, y muy lejos de países como Rusia, México o Brasil.

El 1 de enero de 2015 Lituania se convirtió en el decimonoveno miembro de la Eurozona.[2] De hecho, de los diecinueve países miembros de la Eurozona, solamente Luxemburgo, Eslovaquia, Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania cumplen con todos los criterios de convergencia y pueden presumir de unas finanzas públicas totalmente limpias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *