Litosfera

La litosfera o litósfera[1] (del griego λίθος, litos, ‘piedra’ y σφαίρα, sphaíra, ‘esfera’) es la capa sólida superficial de la Tierra, caracterizada por su rigidez.[2] Está formada por la corteza y la zona más externa del manto, y «flota» sobre la astenosfera, una capa «plástica» que forma parte del manto superior.[3] La litosfera suele tener un espesor aproximado de 50 a 300 km,[2] siendo su límite externo la superficie terrestre.[4] El límite inferior varía dependiendo de la definición de litósfera que se ocupe.[4]

La litosfera está fragmentada en una serie de placas tectónicas o litosféricas, en cuyos bordes se concentran los fenómenos geológicos endógenos, como el magmatismo (incluido el vulcanismo), la sismicidad o la orogénesis.[5] [

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *