Lily, la cámara aérea autónoma que no necesita ser piloteada como un drone

HONGOS

os drones utilizados para registrar la actividad al aire libre suelen requerir la presencia adicional al protagonista de la producción multimedia, que de forma usual controla el movimiento y las tomas realizadas desde el vehículo aéreo.

Para simplificar el uso de esta tecnología, la cámara aérea Lily logra tener una autonomía propia, guiada sólo por un rastreador inalámbrico del usuario. Sus creadores señalan que es el primer dispositivo en su tipo, que se destaca por la sencillez de uso, ya que no requiere de un control de mando a distancia o una sincronización con un teléfono móvil inteligente.

Resistente al agua y con un peso de 1,3 kilos, sólo basta con encender el equipo y arrojar el equipo al aire. Sus hélices se encenderán de forma automática y comenzará a seguir al usuario, equipado con el rastreador que sirve de guía para la cámara drone.

Su cámara puede registrar imágenes de 12 MP y video en HD 1080p a 60 fps, además de tener la posibilidad de grabar en cámara lenta. Cuenta con una batería interna que le da una autonomía de vuelo de 20 minutos.

Un antecesor de este equipo es la Hero+, un cuatricóptero que funciona junto a una cámara GoPro y que utiliza un smartphone para seguir y registrar a un usuario en diversas actividades al aire libre

Lily estará disponible desde febrero de 2016 a 999 dólares, pero ya se puede realizar una reserva del equipo a 499 dólares..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *