Ley de fertilización asistida: “el hijo pasa a ser un objeto que se adquiere”

Buenos Aires (AICA): En el marco del tratamiento de la ley de fertilización asistida, que se está llevando a cabo en el Congreso de la Nación, los integrantes de la asociación FAMPAZ y Marcha de los Escarpines, asistieron al debate de tres horas que dio media sanción al delicado proyecto de ley. En un comunicado, las autoridades de FAMPAZ señalaron que este proyecto “habilita a concebir un hijo a gusto, como quien adquiere un traje, eligiendo el color, características y usos que se quiera. El hijo pasa de ser un Don, a ser un objeto que se adquiere porque la ley protege solamente `el derecho a poseer un hijo´ e ignora los derechos del bebé que es llamado a la vida”.
En el marco del tratamiento de la ley de fertilización asistida, que se está llevando a cabo en el Congreso de la Nación, los integrantes de la asociación FAMPAZ y Marcha de los Escarpines, asistieron al debate de tres horas que dio media sanción al delicado proyecto de ley.

En un comunicado, las autoridades de FAMPAZ señalaron su sorpresa de que el proyecto tuviera 169 votos a favor, 7 abstenciones, y ninguna oposición, “siendo que vulnera la vida y la identidad de las personas en su etapa inicial, dejando manos libres al negocio de quienes realizan estos complejos tratamientos y condenando sin piedad al aterrador y desolado frío de las conservadoras, a un incontable número de embriones indefensos”.

El mensaje asegura que “en la Argentina la vida está protegida desde la concepción, pero de aprobarse el proyecto en el Senado tendremos embriones de primera, que serán los que se colocarán en el útero de una mujer-madre con un padre y los de segunda, los que sin derechos pasan a tener por madre, el frío doloroso de una conservadora o la compleja familia de variados y superpuestos progenitores”.

El proyecto contempla la protección del que quiere tener un hijo, sin importar en qué forma lo consigue, protegiendo este “deseo” como un derecho, desconociendo el derecho del niño primero a nacer y luego a tener un padre y una madre.

El comunicado advierte que este proyecto “habilita a concebir un hijo a gusto, como quien adquiere un traje, eligiendo el color, características y usos que se quiera. En cuanto a la cantidad de personas que se incluyan o que requieran la fertilización, no pone límites, como tampoco a la cantidad de embriones fecundados” y añade que “el hijo pasa de ser un Don, fruto de una unión esponsal por amor, a ser un objeto que se adquiere porque la ley protege solamente `el derecho a poseer un hijo’ e ignora los derechos del bebé que es llamado a la vida”.

Como conclusión, los integrantes de FAMPAZ manifestaron: “Confiamos en que el proyecto se contemple con más responsabilidad en el Senado. Y no se priorice solo una ideología, sino la seguridad e interés de todos los ciudadanos, incluidos los embriones”. +

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *