Legionelosis (enfermedad del legionario): Tratamiento

HONGOS

En la legionelosis, es muy importante empezar cuanto antes con un tratamiento, en el mejor de los casos incluso ante la sospecha de infección. El médico administra antibióticos en un periodo de al menos 14 días, en caso de personas con defensas bajas será de hasta tres semanas. La eritromicina ha demostrado eficacia en este aspecto. En un curso severo de legionelosis, el médico puede recetar además rifampicina.

Los antibióticos macrólidos (como la azitromicina o la claritromicina) y la fluorquinolona (por ejemplo, ciprofloxacina o moxifloxacina) han demostrado en diferentes estudios una eficacia más rápida y mejor. Su uso se recomienda en especial en enfermos con un sistema inmunitario debilitado. También aquí la duración de la terapia es, por lo general, de tres semanas.

La penicilina es ineficaz contra el germen de la legionelosis (Legionella pneumophila).

Además de la lucha contra el germen, es decir, el tratamiento contra la causa, también puede ser útil un tratamiento de los síntomas.

En la fiebre de Pontiac no es necesario un tratamiento con antibióticos debido a su evolución leve. Por ello, generalmente solo se llevará a cabo un tratamiento para aliviar las molestias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *