LAS VIRTUDES DE PEDIR PERDÓN A DIOS

Viernes 15 de Rabi`al Awal de 1432 / 18 de febrero de 2011

Traducción de la Jutba pronunciada por el Sheik Muhammad Al Ruwaili

LAS VIRTUDES DE PEDIR PERDÓN A DIOS

Alabado sea Dios, Señor del universo. Le glorificamos, le pedimos perdón por nuestros pecados y, a Él, nos encomendamos. Nos refugiamos en Dios del mal que existe en nuestras propias almas y de las consecuencias que puedan acarrear nuestras malas acciones. A quien Dios guíe nadie lo podrá desviar y transitará, sin duda, por el camino de la luz y la misericordia; y para quien Dios decrete el desvío, nadie podrá guiarlo, y transitará, sin duda, por un camino de tinieblas, de permanentes dudas y tribulaciones. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Dios, Quien no tiene copartícipe alguno y que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

¡Siervos de Dios! Teman a Dios verdaderamente y sepan que Dios, en numerosos versículos del Sagrado Corán, nos ordena arrepentirnos y pedirle perdón por nuestras faltas.

Dios se ha llamado a Sí mismo El Remisor, el Perdonador de los pecados, el Dueño del perdón, y elogia a quienes le piden perdón por sus faltas y les promete una recompensa grandiosa.

Esto no está indicando la importancia del pedido de perdón y la necesidad que tenemos de hacerlo. Dios nos menciona que los Profetas pedían perdón, como por ejemplo Adán y Eva: «¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos, si no nos perdonas y nos tienes misericordia nos contaremos entre los perdedores» (Sagrado Corán).

Menciona acerca de Noé: «¡Oh, Señor mío! Perdóname y perdona a mis padres, a todo aquel creyente que ingrese a mi casa, y a todos los hombres y mujeres que crean en Ti» (Sagrado Corán). Menciona a Moisés: «He sido injusto conmigo mismo perdóname». Recuerda también a David: «Y pidió perdón a su Señor y se prosternó arrepentido» (Sagrado Corán).

Menciona a Salomón: «¡Señor mío! Perdóname, y concédeme un reino que jamás nadie pueda tener uno igual» (Sagrado Corán) y le ordena a Muhammad, sello de los Profetas y Mensajeros: «Pide perdón por tus faltas y por los de los creyentes y las creyentes» (Sagrado Corán) y nos ordena a nosotros a pedir perdón diciendo: «Sigan el camino recto que Él ha establecido e imploren Su perdón» (Sagrado Corán).

Según un hadiz qudsi, Dios dice: «Oh siervos Míos! Ustedes cometen faltas durante el día y durante la noche y Yo perdono todos sus pecados ¡Pídanme perdón y los perdonaré!».

¡Siervos de Dios! El pedido de perdón a Dios tiene muchos beneficios, entre ellos podemos citar: Que Dios perdona las faltas, como menciona el hadiz recién citado ¡Pídanme perdón y los perdonaré!». Y dice Dios: «Quien obre mal o cometa iniquidad y luego pida perdón a Dios, encontrará que Dios es Absolvedor, Misericordioso» (Sagrado Corán).

Según un hadiz qudsi, dice Dios: «¡Hijos de Adán! Tu me ruegas e imploras y Yo te perdono lo que hayas cometido y no lo tengo en cuenta ¡Hijo de Adán! Si tus faltas llegasen hasta el cielo pero luego me pides perdón Yo te perdono».

Entre los beneficios de pedir perdón es que preserva del castigo, Dios dice: «Mientras ellos pidan perdón Dios no he de castigarlos» (Sagrado Corán).

Un beneficio muy importante es que a través del pedido de perdón a Dios se logra el alivio de las preocupaciones, se logra el sustento, y se sale de la situación de estrechez, el Mensajero de Dios dijo: «Quien pida frecuentemente perdón a Dios, Él le concede una salida de su estrechez, el alivio de toda preocupación y él sustenta de donde menos lo espera».

Entre los beneficios de pedir perdón esta que Dios envíe la lluvia, conceda hijos, y frutos. El Profeta Noé dijo: «Y les dije: Imploren el perdón de su Señor, pues es Remisor, y así les enviará del cielo una lluvia abundante. Les concederá muchos bienes e hijos y jardines y ríos» (Sagrado Corán).

¡Siervos de Dios! El pedido de perdón ha sido establecido para que lo hagamos en todo momento, pero hay momentos especiales donde que tienen mayor bendición, como al culminar todo acto de adoración, al terminar cada una de las cinco oraciones obligatorias, el Mensajero de Dios pedía perdón tres veces, porque todo siervo puede distraerse y realizar la oración sin la concentración adecuada.

También es bueno pedir perdón al culminar la oración en lo profundo de la noche, Dios dice acerca de los piadosos, temerosos de Dios: «Dormían poco en las noches y se dedicaban a adorar a Dios. Pedían perdón a Dios antes del alba» (Sagrado Corán).

El Profeta nos ordenó que hiciésemos la siguiente súplica luego de concluidas las reuniones: «Glorificado sea Dios. Contigo las alabanzas, te pido perdón y ante Ti me arrepiento», si la reunión era para bien será la mejor forma de sellarla y si no era para bien, el ruego sirve de expiación.

Se ha establecido el pedido de perdón a Dios para el final de la vida de cada siervo, cuando se acerca el momento de la partida, la palabra de Dios dice: «En el nombre de Dios, Clemente, Misericordioso. Cuando llegue el socorro de Dios y la victoria y veas a los hombres ingresar en tropeles en la religión de Dios. Glorifica y alaba a tu Señor por ello, y pide Su perdón; por cierto que Él es Indulgente» (Sagrado Corán). Dios hizo de la conquista de La Meca y que ingresasen grandes grupos al Islam una señal de que la hora de partir del Profeta estaba próxima, por lo que le ordena pedir perdón.

Según narró Ibn Umar: «Solíamos contar que el Profeta pedía perdón en una reunión más de cien veces diciendo: «¡Señor mío! Perdóname, acepta mi arrepentimiento, Tú eres Perdonador e Indulgente». También se registra el hadiz del Profeta e que dijo: «La bienaventuranza será para aquellos que encuentren en los registros de sus obras muchos pedidos de perdón a Dios».

¡Hermanos! Pedir perdón implica que Dios acepte el arrepentimiento y borre las faltas, que cubra nuestros defectos, este pedido de perdón debe ir acompañado por el desarraigo de la falta; aquel que pide perdón pero sigue cometiéndola está mintiendo y de nada le sirve el pedido de perdón.

¡Siervos de Dios! Existen algunas formas de pedido de perdón a Dios como los mencionó el Mensajero de Dios: «¡Señor mío! Perdóname, acepta mi arrepentimiento, Tú eres Perdonador e Indulgente», también: «Le pido perdón a Dios, no hay otra divinidad salvo Él, el Viviente, de Quien dependen todos, y me arrepiento ante Él».

La mejor forma de pedir perdón, es decir: «Señor mío Tú eres mi Señor, Tú me has creado y yo soy tu siervo, cumplo con mi pacto y compromiso contigo en la manera de mis posibilidades, me refugio en Ti del mal que he cometido, reconozco Tus gracias sobre mí y reconozco mi pecado, perdóname porque nadie salvo Tú puede perdonarme. Quien lo diga por la mañana con sinceridad y fallece antes de la noche se contará entre la gente del Paraíso, y quien lo diga en la noche con total sinceridad y fallece antes de que llegue el día se contará entre la gente del Paraíso» (Al Bujari).

Ruegos y Súplicas a Dios por el profeta Muhammad.

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *