Las técnicas mentales ¿valen la pena?

Los Maestros verdaderos parecen estar en contra de las técnicas de manejo de energía, en concreto, de la limpieza de chacras, de las posturas especiales y de los trabajos mentales para que la energía circule con más fluidez…

La mente es una divina herramienta de trabajo. Ya lo hemos dicho una y otra vez.

Sólo hay que darse cuenta, desde la conciencia, de cómo ir calmándola, llevándola a la visión de lo trascendente. Haciendo que, intelectualmente, entienda lo vano de todo esfuerzo por los logros mundanos, que son inevitablemente efímeros, y que si, en cambio, se focalizara en la maestría de la verdad, a su vez, todo logro mundano le pertenecería al instante.

Algo así como situándose en lo trascendente, todo lo otro, que no lo es, también se da por añadidura. La mente entiende esto. Hay que trabajarlo desde el silencio interior. A su vez, ese estado genera dicha. La dicha es una expresión sublime que hace que la personalidad se vaya yendo a su justo lugar, sin expresarse caprichosamente todo el tiempo.

La verdad empieza a expresarse en forma gozosa y fácil. No hay nada que forzar. Por eso, todos esos trabajos energéticos no son necesarios. Todo, especialmente la comprensión de los fenómenos espirituales, que tiene que ser manejado con autocontrol, sin caer en comportamientos adictivos, que se tornan psicóticos y desembocan en los delirios, y el fanatismo espiritual. Lo único que necesitas es amor incondicional.

Si sientes amor incondicional, todos los chacras se abren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *