:: Las muertes de octubre

Las muertes de octubre.
Neptuno, Plutón y la carta de Argentina en presente

(Año 2010)

Nuestra argentina sensibilidad dispuesta al rito de la muerte.
Fe en la muerte.
Confianza en la muerte.
Sentido en la muerte.
El dulce veneno de la muerte purificadora.
El trágico hechizo del sacrificio redentor.
El fuego destructivo que libera los pecados.
El escarmiento que salva.
La extirpación de lo maligno y el advenimiento de la bienaventuranza.
El elogio del odio y la virtud del fanatismo.
Indios antropófagos.
Colonizadores que sobreviven comiéndose.
El degüello del salvaje para ser iluminados por la civilización.
Santos de la espada.
La crueldad como afirmación del definitivo conjuro del mal.
La brutal expiación de las culpas.
La mortificación del cuerpo para vivificar el mañana.
La propia destrucción como símbolo de victoria.
La lucha como alimento de los puros.
Ejecuciones cumplidas a la vista de los hijos del condenado.
El castigo absoluto y la reparación sublime.
La desaparición de la amenaza extranjera y la restauración de nuestro Edén.
La aniquilación del que nos somete y la reivindicación de las víctimas.
El exterminio de las resistencias a la felicidad.
Gente tirada de aviones para salvar la patria.
Cadáveres secuestrados.
Secuestrados en suplicio.
El encanto de controlar la muerte.
La asamblea de abril.
El bélico fervor popular.
La celebración de mandar a morir.
La fascinación épica de dar la vida por la dignidad ultrajada.
Política y magia negra.
Las manos profanadas del General.
Sacerdotes de la guerra revolucionaria.
La entrega de la vida por los ideales nobles.
La muerte del enemigo como afirmación de la propia bondad.
El martirio que santifica.
La vida vale nada.
La muerte lo vale todo.
Perder la vida conquistando la gloria.
La muerte justificada.
La violencia como justicia.
Como un buen cristiano, el mártir salvador en su vía crucis altiplano.
La justicia superior que demanda el sacrificio.
El hombre nuevo que surge en el sufrimiento de los que soportan el calvario.
Memoria de próceres que exigen inmolarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *