Las Flores de Bach Scleranthus (Scleranthus annuus)

Cuantas más dificultades aparezcan en nuestro camino, más seguros podemos estar de que nuestra misión vale la pena.
La ciclotimia, la indecisión, la duda al tener que optar por un cambio, son cosas que desgastan las energías y disminuyen la vitalidad del ser humano.
Bach encontró la relación entre estos estados y los problemas físicos que acarrean: estados extremos en el ánimo como gran tristeza y luego euforia son una muestra de ello.
Scleranthus es la flor que corresponde al signo de Libra. Cuando pensamos en la balanza de este signo, la mayoría de las veces imaginamos que se trata del signo más equilibrado del zodíaco. Sin embargo, Libra tiene el gran inconveniente de que siempre alguien coloca algo sobre uno de los platillos que la desestabiliza. En realidad este signo busca desesperadamente la armonía, pero no siempre la logra con facilidad. Scleranthus, como Libra, está siempre en busca de lo bello, lo constante, y para poder hallarlo, toma en cuenta todas las posibilidades, pero una a la vez. Esto lo hace incapaz de decidir acerca de lo que quiere en forma rápida y definitiva. La inseguridad que estos estados mentales le producen, lo hace vulnerable en su parte física y emocional.
Los síntomas que desencadena dicha falta de autoafirmación, están generalmente asociados a la falta de equilibrio: mareos, inestabilidad en el caminar, inseguridad en los movimientos, aturdimiento, temblores, vómitos, cambios rápidos de estado de ánimo, inconstancia en los temas de conversación (cambio de tema permanente), pérdida del equilibrio, etc.
Bach había clasificado los problemas del ser humano como defectos o faltas, que sólo podían ser solucionados aplicando la ley de los contrarios: erradicar un defecto solo se logra llenando el vacío que deja con la virtud contraria. Así, fue descubriendo las flores de su sistema, como un medio para ayudar a la persona a sentirse impulsada a buscar por sí misma dicha virtud.
Scleranthus, una pequeña flor que crece como un rastrojo en suelos arenosos y pedregosos o mezclada en los pastizales, no posee pétalos visibles y se confunde con el follaje. Esto le confiere a la r planta un aire de indecisión por salir (no es de una planta que pueda atraesy desarrollarse. Característica que se repite en las personas que entran en el estado negativo de esta floral. Bach describía a estas personas como «Veletas», faltos de estabilidad y confianza en sí mismos. Y esto es fundamentalmente porque no se basan en su intuición sino en su raciocinio.

Nuestras mismas faltas y fallas son el reverso de la virtud a la cual aspiramos. Para vencer el ardiente anhelo podemos nacer en una familia donde la embriaguez sea algo común; para vencer el odio quizá tengamos que nacer entre aquellos que son crueles. De hecho, es frecuente que las cualidades adversas que homos recibido por herencia, sean aquellas que hemos venido a eliminar en especial. Y si fracasamos en el aprendizaje de nuestra lección en el plano mental, debemos sufrir el resultado de nuestro fracaso en los otros, hasta que la falta esté completamente erradicada de nosotros mismos.
Así es como nuestras fallas, y las compañías adversas y las circunstancias, son lo opuesto de las virtudes que estamos tratando de alcanzar.
Dr. Edward Bach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *