Las escuelas municipales de Río tendrán clases de religión

Río de Janeiro (Brasil) (AICA): A partir del mes de agosto los alumnos de la ¨primera a la tercera serie” (últimos años de enseñanza secundaria) de las 80 escuelas de la red municipal de la capital carioca tendrán la oportunidad de recibir clases de religión, según informó la agencia Gaudium Press. Para que los jóvenes puedan recibir esas clases, se requiere que en el momento de la pre-matrícula sus padres autoricen y elijan -en el caso que el muchacho sea menor de 16 años- cuál credo el hijo debe estudiar. Las clases serán optativas y no reducen la intensidad de los otros cursos.
A partir del mes de agosto los alumnos de la «primera a la tercera serie” (últimos años de enseñanza secundaria) de las 80 escuelas de la red municipal de la capital carioca tendrán la oportunidad de recibir clases de religión, según informó la agencia Gaudium Press.

Para que los jóvenes puedan recibir esas clases, se requiere que en el momento de la pre-matrícula sus padres autoricen y elijan -en el caso que el muchacho sea menor de 16 años- cuál credo el hijo debe estudiar.

Las clases serán optativas y no reducen la intensidad de los otros cursos.

Sobre la medida se pronunció el padre Paulo Romão, director del Departamento Arquidiocesano de Enseñanza Religiosa: «Yo creo que es de suma importancia porque una educación totalizante del joven, del alumno, debe tener en cuenta su identidad. Por ejemplo, un alumno de familia católica tiene derecho, durante el proceso de formación, de conocer, retomar y profundizar la riqueza de su tradición y, en ese sentido, la enseñanza religiosa no está relacionada con la catequesis, sino con el conocimiento, la formación conceptual, intelectual, humana y afectiva del alumno».

La ley de enseñanza religiosa de Río de Janeiro fue sancionada el pasado 19 de octubre, en un acto que contó con la presencia del prefecto de la ciudad, la subsecretaria de educación, del arzobispo de Río de Janeiro y de representantes de otras confesiones religiosas.

«Esa sanción tiene función y objeto específicos -declaró el prefecto Eduardo Paes en la ocasión. Todas las religiones tienen en común el concepto de protección a las familias y a los valores. Ninguna religión predica la violencia y la lucha de los pueblos. No estamos imponiendo a ningún niño y a ningún joven que tenga fe, que siga ningún credo. Al contrario, se quiere que aquel que tenga su credo, su creencia, que pueda aprender los valores y los conceptos más básicos», señaló.

Por su parte, el concejal Reimont Luiz Otoni -uno de los propulsores del proyecto- dijo que si bien el Estado es laico, no es ateo. «Vivimos un tiempo donde los valores están muy distantes, hay una desvalorización de lo que es simbólico en la vida. Y la enseñanza religiosa viene a hacer esa integración. Yo entiendo que la enseñanza religiosa es un elemento de unión, que va a trazar la dimensión religiosa en lo cotidiano de la escuela», afirmó.

En ese sentido el padre Paulo Romão recordó que ante los problemas de la sociedad, la enseñanza religiosa ofrece la posibilidad de recuperación de los valores: «En una sociedad con tanta violencia, tanto egoísmo, tanta corrupción, los valores están destruidos. La enseñanza religiosa posibilita justamente la recuperación, el retomar los valores que pueden servir de norte a la vida de esos alumnos para el resto de sus historias. Entonces, es algo totalmente positivo. Es un deber del Estado favorecer la enseñanza religiosa en la formación del ciudadano, que nunca es neutro: él hace parte de una cultura» impregnada de religión, expresó.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *