Las chicas rusas que tienen en vilo a Putin

Las chicas rusas que tienen en vilo a Putin

 

Las tres músicas aguardan la sentencia del próximo viernes

 

Por Adriana Franco | LA NACION

 

El 21 de febrero, el grupo tocó el tema «Holy Shit», en la catedral Cristo Salvador de Moscú.

 

Punks, feministas y anarquistas.

 

Con esos estandartes, y un breve pero contundente show de un solo tema, «Holy Shit», tres jóvenes rusas, integrantes del colectivo musical y activista Pussy Riot, han puesto en vilo al gobierno de Putin, con un juicio que está levantando olas de indignación en el mundo y el apoyo de músicos (Madonna, Björk, Red Hot Chili Peppers y Franz Ferdinand, entre otros) y de organizaciones de derechos humanos.

 

Nadezhda Tolokonnikova, o Nadia, de 22 años; Maria Alekhina, o Masha, de 24, y Yekaterina Samutsevich, o Katya, de 29, están acusadas de vandalismo e incitación al odio racial y esperan, en prisión desde el 3 de marzo, el veredicto que se conocerá el viernes (la fiscalía pidió el miércoles pasado, tres años de cárcel). Todo por interpretar una acelerada canción punkie, en la que acusan a la iglesia de estar apoyando al presidente Vladimir Putin.

 

La historia comenzó el 21 de febrero, cuando irrumpieron en la Catedral Cristo Salvador de Moscú, en una suerte de agitada «performance» en la que, con coloridos pasamontañas, interpretaron el tema «Holy Shit» (puede verse en YouTube). No era la primera «acción» que realizaban; en enero habían hecho algo similar en la Plaza Roja. Lo cierto es que la actuación en la iglesia terminó a los pocos minutos de comenzada, cuando el grupo (más de tres, claro) fue desbandado. Pero unos días después, Nadia, Masha y Katya fueron detenidas y, desde entonces, están en prisión. Como si se tratara de delincuentes peligrosos, las tres escucharon, dentro de una «pecera» antibalas, las acusaciones sobre ellas en este juicio que comenzó el 30 de julio.

 

Claro que no es casual que sean ellas. Pero no Nadia, Masha y Katya, sino un grupo de mujeres inteligentes y decididas a subvertir el orden de las cosas. Porque las Pussy Riot son ellas tres y más, y los pasamontañas coloridos que usan no son para esconderse sino para mostrar que representan a todas. Varias de las no arrestadas han tenido en estos días, máscara mediante, contacto con periodistas internacionales

 

Ya su nombre, además de hacer emblema de la anatomía, lleva la marca de otro movimiento musical, riot girrrl, nombre con el que se conoció en los 90 a un grupo de bandas (Bikini Kill, L7, Sleater-Kinney, Calamity Jane y otras) integradas por mujeres, con una clara postura feminista y ética punk. Es que, el punk, aquel movimiento de fines de los 70 que dio vuelta a la música (y que aún sigue mostrando su incómodo poder) fue el primero en comenzar a reconocerle a la mujer un lugar de par en el mundo de la música, de Patti Smith a The Slits, pasando por Debbie Harry y Siouxsie Sioux.

 

TRES PARA TODAS

 

Katya, Nadia y Masha, las tres mujeres «enjauladas»

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Madonna, en su show de Moscú se inscribió en su espalda el nombre de la banda y se puso un pasamontañas para hacer «Like a Virgin»..

 

 

   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *