Las áreas marinas protegidas siguen siendo insuficientes para preservar la biodiversidad en el Mediterráneo

La ubicación de la red de áreas marinas protegidas, desarrollado desde la década de 1960 en el Mar Mediterráneo, es eficaz en la protección de ciertas especies como los peces.A pesar de los esfuerzos, algunas zonas de alta biodiversidad en las tortugas y mamíferos marinos, incluidas las localizadas en el norte de África y el extremo oriental del Mediterráneo debe ser un énfasis especial. Aquí la principal conclusión del estudio internacional realizado por investigadores como el laboratorio de los sistemas ecológicos marinos y costeros (CNRS / IFREMER / IRD / Universidad de Montpellier 2), el Instituto de Ciencias Evolutiva (CNRS / IRD / Université Montpellier 2) y el centro de laboratorio de los ecosistemas marinos explotados de Investigación Pesquera (IRD / IFREMER / Université Montpellier 2) y cuyos resultados se publican en la revista Current Biology y Ecología Global y Biogeografía.

El mar Mediterráneo contiene 4 a 18% de las especies marinas, que es un conocimiento considerable que representa menos del 1% de la superficie del océano mundial. Este «punto caliente» de biodiversidad se ha convertido en una región prioritaria en un contexto global de la conciencia de la necesidad de proteger las especies. El Mar Mediterráneo es también una de las zonas marítimas en las que más la acción humana pronunciadas con una presión de pesca de altura, una gran densidad de población (175 millones de personas en todo el Mediterráneo y 350 millones de turistas al año), una contaminación cada vez mayor y una temperatura promedio prevé un aumento (3,1 ° C para el año 2100). Para proteger las especies y hábitats, más de un centenar de áreas marinas protegidas (AMPs) se establecieron en el Mediterráneo desde la década de 1960. Sin embargo, sólo cubren el 0,4% de la superficie total (9.910 kilómetros cuadrados) y fueron creados en un desarrollo político y socio-económicos, sin una verdadera estrategia a gran escala.

Los investigadores del Consorcio han compilado una base de datos de distribución geográfica de los mamíferos marinos, tortugas, aves, peces y algunos invertebrados para identificar, por primera vez, la superposición espacial de la biodiversidad con las reservas marinas y las presiones antropogénicas. Ellos muestran que los diversos componentes de la biodiversidad del Mediterráneo no se concentran en los mismos lugares y algunos, como las tortugas o mamíferos marinos, están excluidos de la red de áreas marinas protegidas.

Este enfoque a gran escala que demuestra la urgencia de aumentar el área protegida en el Mediterráneo para mantener a los muchos componentes de la biodiversidad frente a una presión humana cada vez mayor. Este trabajo plantea una gestión de la biodiversidad está fuera del alcance de las restricciones nacionales e históricos. El reto ahora es mejorar la posición de la nueva marina áreas protegidas, incluyendo zonas previamente desatendidas, que sin embargo tienen una alta biodiversidad, como la costa del norte de África y el Adriático.

Estos estudios fueron financiados en parte por el CNRS a través de la Mistral sitio de diez (estudios integrados mediterráneos a escala regional y local) (1), la Fundación para la Investigación de la Biodiversidad (FRB), la Agencia Nacional de Investigación ( ANR), Europa (Marie Curie) y por la Fundación Total.
Para más información: https://www.elenciclopedista.com.ar/las-areas-marinas-protegidas-siguen-siendo-insuficientes-para-preservar-la-biodiversidad-en-el-mediterraneo/?xurl=http%3A%2F%2Fwww.mistrals-home.org%2Fspip%2F%3Flang%3Dfr

 

 

peces de imagen


© Camille Albouy


 

 

Mapa de la cuenca mediterránea


© Mouillot et al. En el año 2011.

Figura 1: Los diferentes cuencas del Mediterráneo (a), la ubicación de AMP 100 (b) y el gradiente de presión de la pesca (c). 1, el mar de Alborán, 2, 3 de las Islas Baleares, el Golfo de León, 4, el Mar de Liguria, 5, aguas argelinas y tunecinas, 6, el mar Tirreno, 7, 8, 9, norte, centro y al sur del Adriático, 10, Mar Jónico, 11, 12, al norte y al sur del mar Egeo, 13 de Mar de Levante, 14, del Golfo de Gabes.

 

Notas:

(1) Mistral (Integrated Estudios Mediterráneos a escala regional y local) es un proyecto de diez años de observaciones sistemáticas y la investigación dedicada a comprender el entorno operativo de la cuenca del Mediterráneo en el marco del cambio global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *