Laika, una perra de primera y una humanidad de segunda…

Cuando se encontraba vagando por las calles de Moscú, la perrita Laika no era consciente de que estaba destinada a cambiar la concepción científica … a formar parte de una misión que preparó el camino para «el gran salto para la humanidad». Nadie podía haber imaginado, ni siquiera ella, que un día seria el centro de atención de todos los ojos del mundo y la comunidad científica, que pasaría a la Historia… Anteriormente, hubo varios perros en las pruebas espaciales de la URSS, pero se utilizaron en ¡¡misiones con cohetes¡¡. Sin embargo, los vuelos estaban restringidos a ciertas altitudes y no a nivel orbital.
Nuestra amiga Laika fue lanzada para la misión espacial en el Sputnik 2 el tres de noviembre de 1957. Si excluimos a los microorganismos, Laika fue el primer ser viviente que se puso en órbita. Además de ella, otros dos perros también fueron entrenados para sobrevivir en las duras condiciones de una nave espacial, pero finalmente, fue la seleccionada para la misión. En lugar de un macho, eligieron a una hembra debido a que la perras no tienen que levantar las piernas para orinar, lo que era de algún modo adecuado para las misiones espaciales…
Desde el principio, la idea de enviar animales al espacio no fue muy bien acogida por los amantes de los animales y cuestionaban la seguridad del vuelo (obvio), por lo que estaban en contra de esta iniciativa. Sin embargo, pocos días después del lanzamiento del Sputnik 2, fue cuando se anunció que Laika sólo tenia alimentos y oxigeno para 10 días, se suscitó una gran indignación pública y la agencia espacial rusa fue criticada por inhumana. Lamentablemente, las autoridades declararon la muerte de Laika al cuarto día de la misión…

Otra controversia con respecto a la muerte de Laika sucedió cuando, en 2002, Dimitri Malashenkov del Instituto Biológico de Moscú ofreció algunas revelaciones impactantes: Laika no aguanto con vida los cuatro días que se había afirmado. De hecho, ella perdió a su vida apenas unas horas después del despegue. El informe del Dr. Malashenkov sugiere que la perra murió debido a un sobrecalentamiento y el estrés, como resultado de la alta velocidad, lo que le provoco un gran aumento de las pulsaciones cardiacas y su muerte…
La comunidad científica todavía lamenta la muerte de Laika. Oleg Gazenko, unos de los científicos responsables de aquella «misión», declaró: «Cuanto más tiempo pasa, peor me siento al respecto. No debería haberlo hecho … No aprendimos lo suficiente de la misión para justificar la muerte de Laika…»
La pequeña nave espacial se mantuvo en la órbita de 162 días y dio la vuelta a la Tierra cerca de 2770 veces antes de que el improvisado ataúd de Laika, se convirtiese en cenizas en el espacio…
Cualquiera que sea la información que se pueda extraer de un experimento de estas características, no es suficiente para justificar la muerte de un animal. ¿Estamos intentando avanzar hacia un desolador futuro a costa de la vida de nuestros compañeros de viaje en esta tierra tan vilipendiada ya por el ser humano? Lamentablemente, si. Puede que por repetido parezca un tópico, pero el resto de animales deben tener los mismos derechos que nosotros, e incluso mas que muchos humanos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *