La vigorosa cultura sefardi

La vigorosa cultura sefardí

Su potente herencia fue analizada en un simposio internacional hecho en Buenos Aires, con la participación de destacados especialistas extranjeros

Mario Eduardo Cohen

Durante tres días, investigadores de Europa, EE.UU., Israel y América Latina, debatieron aspectos de la cultura sefardí en todas sus vertientes y en su extraordinaria vitalidad. El punto de encuentro fue el IV Simposio Internacional de Estudios Sefardíes 2011, organizado por el CIDiCSef (Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí) y la Universidad Maimónides.

El material de estudio incluyó más de un milenio de historia y cultura. Es que los judíos vivieron durante la Edad Media en España (en hebreo Sefarad, origen del gentilicio sefardíes) y desarrollaron, junto con los árabes, una cultura de excepción, de la que América Latina es tributaria. Miles de palabras árabes y algunos centenares de las hebreas, son parte de nuestro vocabulario diario.

En el marco del simposio, los contenidos fueron muy variados y curiosos, como por ejemplo los indicios sefarditas encontrados en el Quijote de Cervantes que emocionaron profundamente a la audiencia; la colorida vida de la esposa de Joaquín Rodrigo, la sefardita Victoria Kamhi, quien le inspirara el famoso Concierto de Aranjuez; y hasta el posible origen converso de la familia de Manuel Dorrego. las ponencias relacionadas con el profundo interés de Borges por temas sefardíes y el siempre vigente pensamiento de Maimónides (1135-1204).

Entre los disertantes más destacados estuvo la antropóloga Christiane Stallaert (autora del revolucionario libro Ni una gota de sangre impura). La España inquisitorial y la Alemania Nazi cara a cara de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), presentada por el juez Daniel Rafecas; el Dr. Yosef Kaplan de la Universidad Hebrea La vigorosa cultura sefardí Su potente herencia fue analizada en un simposio internacional hecho en Buenos Aires, con la participación de destacados especialistas extranjeros. de Jerusalén, máximo experto en el tema de los judíos de Ámsterdam del siglo XVII. A la gran audiencia local se sumaron quienes lo siguieron por Internet dentro y fuera del país, participando con preguntas y acotaciones.

El Simposio fue una gran vidriera desde la cual se mostró la fortaleza de una cultura a través de música, costumbres, rituales, ceremonias, oraciones, arquitectura, letras y hasta teatro cómico en judeoespañol. En conclusión, se reveló la vigencia de una cultura que supo soportar persecuciones, Inquisición y hasta el Holocausto. (*) Director del simposio.

__._,_.___
ACTIVIDAD RECIENTE:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *