La última canción con Carlos Fuentes

El escritor chileno Antonio Skármeta se despide de su amigo contando su encuentro en Santiago, hace 10 días.Hace unos diez días, domingo por la noche, Carlos Fuentes y su esposa Silvia nos invitaron a cenar con mi esposa en el restaurante de su hotel en Santiago de Chile.

En junio del 2011 los mismos comimos en un restaurante de Londres junto el escritor mexicano Xavier Velasco que andaba por eso pagos escribiendo sobre tenis, acaso Wimbledon. Yo había asistido a la grabación de las canciones de un musical basado en una novela mía y desde allí continuó desenredándose una hebra que venía de años en nuestra amistad con Fuentes: el gusto por los musicales. Cantamos en Londres como habíamos cantado antes en una taberna de Colorado Springs que terminó en un pugna a lo western donde todos pelearon contra todos y demolieron el local. Testigo de esto, que puede parecer exagerado, es el académico doctor Salvatore Bizzarro de Colorado College. Si la cultura de Fuentes era abarcadora y global en asuntos de literatura, pintura, cine, historia, política, su conocimiento de musicales no era nada menor.

Durante la cena reciente Fuentes estaba contagiosamente jovial: le causaba placer recordar sus años escolares en Santiago y habíamos compartido ese mismo día, durante el almuerzo en casa del ex – presidente Ricardo Lagos, una apasionante conversación y un delicioso menú que sacó literalmente aplausos para el chef.
En la noche el no tomó vino, pero yo sí, y a la primera en que citó una canción, continué cantándola. Se trataba de “Hey there”,un tema que yo había conocido en Chile por los años cincuenta interpretado por Rosemary Clooney o Sammy Davis Jr , y cuyo texto permanecía fresco en mi memoria.

Fuentes me acompañó en un buen trecho de la hermosa canción: Hey there, you with the stars in your eyes….Al finalizar me pregunté en voz alta de qué comedia musical se habría desprendido este tema y arriesgué un título: “Pal Joey”, la genial historia de John O’Hara sobre pequeños hampones llevada a la escena por Rodgers y Hart.

Fuentes me dijo que no.

Le pregunté entonces de qué comedia era. No sé, contestó, pero no de “Pal Joey”.

Expresó su negativa con firme convencimiento y autoridad.

Por la noche me precipité a Google y hube de darme puñetazos en la frente al comprobar que la canción pertenecía al musical “The pajama game” de Adler y Ross.
Muchas veces a lo largo de décadas he comentado y enseñado textos de Fuentes y sé que la imagen que tienen de él sus lectores, los alumnos en las universidades, y sus relaciones políticas, es la un brillante enciclopedista, un creador infatigable y un intelectual full time. Pero hoy quiero destacar otro matiz al despedirme de él: este recuerdo de una noche reciente en Santiago donde derrochó calidez y entusiasmo en el conocimiento de asuntos que no tienen la gravedad de las aulas y las tribunas. Se lo dedico con gran cariño a su esposa Silvia en estas horas de desolación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *