LA TIERRA PRIMIGENIA PUDO HABER ALBERGADO OTRA FORMA DE VIDA

Antes de que finalizara la formación de nuestro planeta, cuando las condiciones eran otras (durante la primera atmósfera el océano primitivo no contenía agua; era un ambiente caliente de hidrógeno con metales disueltos), pudo haber existido una forma de vida basada en el hidrógeno y compuestos de metales.

Esta hipótesis es planteada por el director del Instituto Geológico de la Academia de Ciencias de Rusia, Mijaíl Fedonkin, a partir de los últimos datos obtenidos de Titán, la luna más grande de Saturno, por la sonda Cassini de la NASA. La gravedad de Titán, un cuerpo que tiene el doble de tamaño de nuestra luna, le permite tener una atmósfera, constituida por nitrógeno, metano y gases inertes (composición química que se supone es muy similar a la atmósfera de la Tierra en tiempos prebióticos), además de una espesa niebla, nubes e incluso lluvias, aunque de metano líquido, con ríos y lagos de hasta un kilómetro de profundidad.

Esto ha llevado a pensar que ahí hay vida, quizá diferente de la basada en agua, como la terrestre. Investigadores de E.U., encabezados por el el astrobiólogo del centro Ames de la NASA Christopher McKay, creen en esa posibilidad al detectar un agotamiento anómalo de acetileno y etano sobre la superficie de Titán. El acetileno y el hidrógeno aparecen en la descomposición del metano, abundante en la atmósfera de la luna de Saturno, por la luz ultravioleta, pero el acetileno desaparece, tal vez debido a organismos que producen metano, respiran con hidrógeno y consumen el acetileno.

Al respecto, el científico ruso señala que seres vivos terrestres actuales muestran algunos rasgos de aquella forma de vida que se supone estaría presente en Titán y que quizá pudo haber existido en la Tierra. El metabolismo a base de hidrógeno predomina en los microorganismos que habitan en fuentes calientes; la misma aparición de la vida a base de carbono, dice Fedonkin, es la consecuencia de la vida ‘hidrogénica’. Los primeros organismos terrestres extraían el hidrógeno de la atmósfera, provocando las reacciones químicas con las cuales se iba formando el agua y se liberaban los metales de los compuestos (los mayores yacimientos de hierro, magnesio, uranio, oro, cobre y otros se remontan a las épocas cuando las primeras células vivas «se comían» el hidrógeno), de este modo esos organismos terminaron modificando el ambiente y, a su vez, se adaptaron a los cambios.

Para otros investigadores el que haya en Titán complejos procesos químicos orgánicos no significa que allí haya vida. Por ejemplo Alexánder Rodin, colaborador jefe del Instituto de Estudios Cósmicos de la Academia de Ciencias de Rusia, considera que en la luna de Saturno no hay agua en estado líquido, la temperatura allí es de 183 grados centígrados bajo cero (la temperatura del nitrógeno líquido) y el metano y el nitrógeno abundan en la atmósfera y participan en las reacciones químicas, pero tales compuestos son abiogénicos, es decir, inertes, por lo que es poco probable la existencia de vida en Titán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *