La religión se lleva al trabajo

Gracias, Cecilia.

——————————————————————————–

De: cursovaloresreligiosos_2007@gruposyahoo.com.ar [mailto:cursovaloresreligiosos_2007@gruposyahoo.com.ar] En nombre de cecilia feldman
Enviado el: Miércoles, 27 de Abril de 2011 11:52 a.m.
Para: cursovaloresreligiosos_2007@gruposyahoo.com.ar
Asunto: [cursovaloresreligiosos_2007] La religión se lleva al trabajo

La religión se lleva al trabajo
Las empresas se acomodan a las necesidades espirituales de los empleados en cuestiones como rezos, fiestas y atuendos
24.04.2011 | Economía | Edición impresa

Foto La religión se lleva al trabajo

Domingo 24 de abril de 2011 | Publicado en edición impresa

Sofía Corral
LA NACION

Analía C. tiene 40 años y trabaja en el área de finanzas de una empresa exportadora de cereales. Dos días de esta semana no fue a la oficina: festejó Pesaj junto a sus familiares.

«Los días de festividad no me los dan literalmente. Es decir, no se oponen a que los tome, pero eso implica la incomodidad de informar que no voy a ir a trabajar. Si digo que no voy a trabajar porque es Pesaj, me responden: ?¿Entonces en Pascua venís?’ Es un chiste, pero en el fondo te queda», comenta.

De esta manera, la profesional describe cómo vive la religión en su lugar de trabajo. «Las creencias son parte de uno. Es importante sentirse libre más allá de las diferencias. Me gusta compartir mis tradiciones y también escuchar otras. Soy una sola persona, dentro y fuera del trabajo, y sentir que este aspecto es cuidado es valioso», agrega.

Hoy muchas personas festejarán Pascua. Para otras religiones, como la judía, las celebraciones comenzaron el martes. Más allá de las diferencias, todas las creencias tienen algo en común: millones de creyentes, y creyentes que a diario van a trabajar. Cómo viven la religión en el trabajo, cuáles son los límites, si las empresas están preparadas para abrir las puertas a las tradiciones religiosas, qué establece la ley en cuanto a los feriados, son algunas de las preguntas que responden los especialistas.

El profesor emérito de Incae Business School Guillermo Edelberg asegura que la llegada de la religión al lugar de trabajo es una cuestión de los últimos años. Hasta hace dos década se suponía que no debía traspasar el ámbito privado.

Con esta opinión coincide, en un artículo publicado en Harvard Business Review , Laura Nash : «Hasta hace unos años nadie podría haber pronosticado la explosión de intereses espirituales en una comunidad empresarial que se suponía secular. Sin embargo, en la actualidad la formación de redes o grupos religiosos es una de las muchas maneras por medio de las cuales los hombres de negocios tratan de recuperar en sus vidas un sentido de equilibrio y dirección».

Los motivos de esta tendencia son muchos, desde un mundo globalizado, donde los empleados se movilizan de una filial a otra de una determinada empresa, hasta la necesidad de encontrar mayores valores y un sentido espiritual en el día a día del trabajo.

¿Cómo y dónde se manifiesta? Un ejemplo es la presencia de los capellanes en las empresas. Aunque esta es una costumbre más arraigada en compañías norteamericanas que en las locales.

Cuestión de formación

Ya es un hecho. Una persona no puede ni quiere dividirse entre lo que cree y su profesión. La cuestión es cómo deben reaccionar las compañías. «Quienes propician la presencia de la religión en el lugar de trabajo señalan que la empresa debe entrenar a sus supervisores en lo relativo a los derechos religiosos de los trabajadores», advierte Edelberg.

Según las fuentes consultadas, los efectos serán positivos. Empleados más contentos, más motivados y productivos porque, en definitiva, pueden expresarse libremente en el ámbito laboral.

Para Carolina Sujoy, especialista en recursos humanos y directora de la consultora People Care , varias organizaciones promueven la diversidad y el intercambio cultural. «Esto significa que otorgan mucha importancia a que en su estructura como compañía existan representantes de todas las franjas etarias, los grupos étnicos y religiosos. Por esta razón, es fundamental que las personas puedan expresarse con libertad, comodidad, y sentirse en un entorno amigable y receptivo a todo esto», explica.

«La flexibilidad solicitada por los trabajadores en el tema de la religión en el lugar de trabajo se refiere habitualmente a cambios de horario, a vestimenta exigida por determinada religión y a expresión religiosa, como por ejemplo, la exhibición de materiales religiosos y la posibilidad de rezar en el tiempo de descanso», detalla Edelberg.

Diversidad

¿Cómo reaccionar ante el pedido de un empleado relacionado con la religión? «La actitud de un jefe suele variar en función de la apertura y aceptación de la compañía, del jefe y el grado y nivel de compromiso con la diversidad cultural y con los colaboradores que tiene a su cargo», puntualiza Sujoy. «Hoy -agrega- es muy habitual el trabajo por objetivos, o bien aquel que se orienta a resultados, por lo que la rigidez horaria puede implicar la pérdida de motivación de un colaborador importante y de alto rendimiento. Estas son cuestiones importantes que cada jefe debería analizar. Pensar en recursos humanos como un área que gestiona a las personas implica pensar en un área de servicio hacia los demás que pueda planificar y anticiparse a este tipo de cuestiones.»

El secretario del Instituto Eclesiástico de la Universidad Católica Argentina (UCA), Octavio Lo Prete, también reflexiona sobre el lugar que las personas dan a los feriados religiosos. «Nos preguntamos si esos días se dedican a la finalidad para la cual fueron instituidos. La sensación indica lo contrario, esto es que el feriado es esperado más como un día no hábil que como uno de fiesta. Se pone el acento en la inhabilidad del día y no en la razón de ser de dicha inhabilidad», concluye.

Por otro lado, la Gastronomía también es otro aspecto a tener en cuenta durante las festividades. Algunas empresas dedicadas a brindar servicios gastronómicos corporativos diseñan menús diferentes.

«Suelen realizarse pedidos especiales acordes a cada festividad. Cada cliente posee su manera de proceder a la hora de celebrarlas. Para nosotros el respeto por la cultura y la identidad de nuestros clientes es primordial, de allí nuestra capacidad de adaptarnos adonde se requiera para cumplir con las expectativas de nuestros comensales», explica Albeiro Herrera, director general de Servicios Compass de Argentina.

Las acciones van desde la ambientación de los restaurantes, alternativas gastronómicas y actividades recreativas. «Para nosotros los días festivos son una oportunidad única para romper con la rutina diaria y sorprender al comensal», concluye Herrera.

CALENDARIO
Días no laborablesFestividades judías

19-20 y 25-26 de abril Pascuas (Pesaj)

29 y 30 de septiembre Año Nuevo

8 de octubre Iom Kipur (Día del Perdón)

Festividades islámicas

30 de agosto Culminación del ayuno

6 de noviembre Fiesta del Sacrificio

26 de noviembre Año Nuevo

Festividad católica

21 de abril Jueves Santo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *