La percepción del tiempo Vejez personal

El desarrollo cognitivo durante la madurez varía de un individuo a otro. Nadie envejece por igual. ¿Por qué? Abordamos la complejidad de la interacción entre genes y estilos de vida.

© ISTOCKPHOTO / Daniel Laflor

Inicio artículo

La siguiente historia, aunque ficticia, puede que le resulte familiar, o cuanto menos, creíble. Luisa Martín, mujer de 70 años, estrena televisor. Poner en marcha el aparato televisivo le supone un obstáculo infranqueable. Siempre olvida en qué último paso del manual se quedó antes de dejarlo sobre la mesa por cualquier distracción, lo que la obliga a releer las instrucciones. Acertar con los botones del mando a distancia para buscar y almacenar los canales también le resulta tarea complicada. Ante este panorama poco alentador, decide solicitar ayuda a su vecina, Margarita Ríos, quien, a pesar de tener tres años más que ella, es capaz de aplicar punto por punto las instrucciones del nuevo aparato televisivo de su amiga.
Aunque desde hace unos años Luisa nota que cada vez le falla más la memoria y que apenas puede enfrentarse a dos tareas al mismo tiempo (si ve las noticias en el comedor, olvida que tiene el agua hirviendo en el fuego de la cocina), puede estar tranquila: sus olvidos no resultan extraños si se considera la edad que tiene. Aun así, Luisa Martín no puede dejar de preguntarse por qué Margarita logra hacerlo todo con tanta facilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *