LA PACHAMAMA Y LAS CENIZAS

El dificil camino de renacer de las cenizas

El disparador fue un intercambio de cartas entre la Revista Kiné y Gabriela Perrotta. Convocamos a los amigos de Bariloche a enviar testimonios, poemas, relatos de la dolorosa experiencia iniciada con la erupción del volcán Puyehue. Publicamos aquí la versión completa de los textos recibidos.

La carta de Gabriela Perrotta

Como comportarse con la ceniza
Alicia Tealdi

De puertas adentro
María Florencia Vidarte

Cenizas del alma
Pancho Grinbank

Seré cenizas
Rayita Cruz

Toses
Silvina Becasis

Imagen contagio de actitud
Silvia Simcic

Pachamama y las cenizas

Reflexiones en taxi

La salud mental en tiempo de invierno y cenizas

Carta abierta a todos nosotros, los afectados por el volcán Puyehue

LA CARTA DE GABRIELA PERROTTA

Hola Kiné
Yo estoy en buenos aires, pero mi familia, hijo, nieto y tribu de familia política y de amigos están allá, viví casi 20 años en esos pagos, y la verdad es que se me arrugó el corazón con «la nube» a pesar de haber trabajado años en el Volcan Copahue, nunca vimos tanto material emitido de una sola vez…
y también es la suma del susto que se llevaron, miedo ante la magnitud de la expresión de la pachamama.
Pimero por lo desconocido de la situación, y cuando se supo lo que estaba ocurriendo ir viendo sus alcances y ahora mover todo ese material. Los daños económicos son terribles, pero por suerte ni acá ni en Chile hubo que lamentar muertes humanas, el resto, forma parte del ciclo de la vida, de la nuestra y del planeta.
Siempre se aprende de estas cosas, y lo cierto es que la solidaridad son hechos, en Bariloche salieron todos a pala y escoba a recuperar su ciudad.
Muy distinto es en plena Patagonia, la gente, los animales, la falta de agua, mucho desamparo… las movidas políticas son pocas y lentas.
van a necesitar muchas cosas, incluso cosas raras, en Linea Sur además de alimentos y ropa de abrigo necesitan antiparras, porque ese polvito finito, casi un talco, es super irritante, sumado al viento de la zona… yo estuve mandando antiparras de natación que junte entre amigos y otras que compre, etc, etc, etc…
Si querés busco un poco de info de como van las cosas a un mes y pico de la visita de la nube… como se entrena la resiliencia.. por ejemplo con las cenizas, que geológicamente hablando son una mezcla de arcilla con arena y etc… van a hacer bloques para la vivienda y la están usando para las calles …
Lo que se me ocurrió, si estás de acuerdo, es invitar a los a que trabajan en el área de lo corporal en la zona de cenizas a que hagan sus reflexiones, y expresen con unas líneas, la metáfora de lo corporal respecto de lo que paso y están pasando x allá. Creo que esto puede ser interesante como una reafirmación del compromiso social y corporal ante estas situaciones.

Un abrazo Gabriela

La Dra. Gabriela Perrota es terapeuta corporal, dirige la escuela de masajes Manos Andinas, ver www.medicinaybienestar.com

volver al índice

COMO COMPORTARSE CON LA CENIZA
Alicia Tealdi
Correr las cortinas, por las mañanas, ver la porosidad gris, la uniformidad áspera, la sin límite arena.
Frotarse los dedos suavemente, pasárselos por la raíz de los cabellos, separar las piedras de los piojos.
Vulcanicidad, magma, tremor, mi amor.
Diariamente el gran vals del escobillón, pasar trapos, mojarlos, volverlos a pasar.
Vestir carnaval de anteojos, barbijos, velos árabes, colirios.
Afuera luces sesgadas, brumas, mares de polenta.
Emisión, sismo, shh
Antes de entrar, zapateos tectónicos retruenan tremores, las pantuflas en el bolso.
Y en la noche ; el color virándose a ventanas selladas, a lahares en sueños; ver derramarse la pluma que dibuja su camino.
Eruptivo.

Alicia Tealdi.Formada en la 1er Escuela Argentina de Expresión Corporal con Patricia Stokoe. Actriz, Directora de Teatro. Desde 1992 reside en Bariloche. Actualmente es docente de la materia Entrenamiento Corporal de la Licenciatura en Arte Dramático de la Universidad Nacional de Río Negro.

volver al índice

DE PUERTAS ADENTRO
María Florencia Vidarte

El volcán entró en erupción y la ciudad se cubrió de cenizas.
Ese día la sensación de “fin de mundo” fue fuerte y no pude más que pensar en el daño que este sistema irracional en el que vivimos le está causando al planeta.
Sí, sí, ya sé que la erupción de un volcán no tiene que ver con la polución pero con ella la Naturaleza nos pone en nuestra verdadera dimensión: puntos en el Universo.
La blanca nieve simboliza la pureza y para los barilochenses la posibilidad de trabajo y de prosperidad económica. Tiene otra virtud, cubre la basura: la material y la simbólica y nos da la ilusión de que durante un año más podemos ignorar los problemas y conflictos sociales.
La ceniza es gris y muestra la crisis de recursos que desde hace unos años venimos transitando en la ciudad: la desproporcionalidad en el crecimiento de la población y el desarrollo del turismo como recurso principal, el cambio climático que entre otras cosas hace que cada vez nieve menos, la precariedad del trabajo temporario e informal. La ceniza destapa la realidad.
Van a ser duros meses… ¿tal vez años? De enfrentarnos a la realidad y reinventarnos como sociedad.
Pero también tiene otro aspecto esta invasión cenicienta de nuestras vidas: el encierro.
Si todos los inviernos los barilochenses contábamos los días de frío y mal tiempo como presos esperando que amanezca más temprano, que el sol vuelva a aparecer, ahora agradecemos la lluvia que aplaca las cenizas y nos deja respirar.
Si antes nuestro cuerpo estaba cubierto de capas y capas de abrigo, ahora además se suman los anteojos de sol o antiparras, los pañuelos o barbijos intentando impedir la entrada de las cenizas a nuestro cuerpo, resistiendo.
Las afecciones de garganta, ojos, las alegrías son ahora moneda corriente.
Ahora nos desplazamos de casa en casa, de un espacio cerrado a otro y las convivencias se resienten de tanta proximidad. El sujeto-cuerpo se ve resentido y también el cuerpo-social. La Naturaleza nos propone ir hacia adentro: de nuestras casas y de nuestro cuerpo.
Resonemos entonces junto a nuestra Tierra, recordemos que toda crisis nos ofrece la posibilidad de la reflexión, de repensarnos, de reinventarnos.
Tendremos que buscar adentro.
Ampliar nuestro espacio interior, activar nuestro Chakra Manipura (plexo solar): centro energético de vitalidad y alegría, nuestro centro de poder y voluntad. Las técnicas de Pranayama (respiración/energía) que nos brinda el Yoga son un buen medio, estas pueden ser una puerta de entrada (o de salida) hacia la Meditación, las posturas de pecho abierto también nos ayudan a levantar el ánimo, a salir de estados de angustia o temor.
Permitámonos el espacio para distender nuestro cuerpo en la intimidad y dentro de casa andar un poco sueltos de ropas.
Reencontremos aquellas actividades que nos permiten crear y nos centran: lectura, escritura, pintura, distintas actividades manuales, todas aquellas que nos dan la posibilidad de expresarnos y nutrirnos.
Y ante la adversidad económica practiquemos la austeridad (Tapas): aprendamos a valorar las pequeñas cosas, a conservar, a reciclar.
En relación a los otros, incrementar el respeto por los espacios de cada uno, por sus necesidades, desempolvar el compartir, el contacto sin invasión, el acordar.
Y no dejemos de deslumbrarnos por tanta belleza y majestuosidad. En estos días cenicientos nuestro Lago Nahuel Huapi nos regala un color turquesa intenso y unos ondulantes médanos flotantes. ¡Que maravilla!!!

María Florencia Vidarte es Pedagoga Corporal, Instructora de Yoga

volver al índice

CENIZAS DEL ALMA
Pancho Grinbank
10-07-2011

Tengo un ser amado cubierto de cenizas…
Convoca al viento, para que limpie su cuerpo
de tanto gris, y al volcán para que calme su furia.
Las respuestas engañan, días de calma y otros
con nuevos clamores, la tierra sigue reclamando.
El sol amaga aparecer, pero no.
De nuevo los nubarrones grises, amenazantes, impiadosos.
Tengo un ser amado cubierto de cenizas…
Y yo soy solo Padre.
Si fuera viento, barrería apenas la superficie, no podría con
las cenizas de su interior,
Si fuera volcán, estremecería con el rugido de mis palabras
bajando líneas calientes de lava y dolor, por las laderas de su alma.
No soy viento, no soy volcán, soy solo padre; y estoy confundido.

volver al índice

SERÉ CENIZAS
Rayita Cruz

Mi cuerpo y (que loco) la ceniza
Cuando muera pedí que me cremen
Seré ceniza
Estoy llorando
Por que, por quién
¿Por mi? o por la Tierra
Pero todo esto es solo transformación
Es estar en todas partes
llevada por el viento o el agua
Volar, perdurar, permanecer
Ser indestructible
Transformarse
Ser

Un beso grande Rayita
Rayita Cruz .Profesora de plástica de varias generaciones artista plástica, pintora y escultora – Psicóloga social, poeta y amiga. Su nombre Raquel Onnainty 88 años – 9 junio 1923

volver al índice

TOSES
Silvina Becasis

Lo escucho toser la bronca…
Después de esa oscura tarde que nos cambió el curso de las cosas todo parece estar patas para arriba…
El tiempo parece que corriera a dos ritmos opuestos a la vez: por un lado decisiones radicales para que no se caiga todo lo construido durante más de 20 años… Todo hay que decidirlo ya. Una jugada equivocada y la sensación es que todo se va a caer a pedazos
Por el otro hay que esperar a que pase… y allí el tiempo se vuelve de goma, eterno, cada día lento… lleno de incertidumbre…
Te proponés a la mañana encararlo «con onda» pero hoy tampoco pasa nada. Ah! hoy si! hubo algo de trabajo, como en las viejas épocas, te decís como para levantar el ánimo……
Barro las cenizas. Lo invaden todo. Todo gris. Da mucha rabia! ¿Cómo se navega esta?
Escuchás que otros están peor que nosotros: Angostura, Línea Sur… nos piden ayuda…
¿Hay más gente por ahí? Hola mundo!! ¿Hay alguien ahí?
Él vuelve a casa y tose… tose las cenizas, tose de bronca!!…
Silvina Becasis. Ceramista. Trabaja en Turismo.

volver al índice

IMAGEN CONTAGIO DE ACTITUD
Silvia Simcic

Ver que sucede hoy y actuar en consecuencia pero la actitud es algo profundo que se siente y te lleva a la concreción de lo que a vistas y charlas parece imposible.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras yo digo que una imagen puede validar mas de mil palabras
.
Escuché la propuesta y convocatoria popular para una acción en conjunto y en seguida pensé en prepararme para la ocasión, esperando ansiosa participar en lo que ya previamente me habían dicho que era una locura y no serviría para nada, etc. etc.( en fin, ya se donde no puedo encontrar ánimo) y deseaba que la locura se hiciera realidad, y me parecía muy bien emplear mi tiempo en aquello. Sin embargo esta mañana al despertar me encontré con un dolor tan fuerte en todo el cuerpo que creía poder contarme los huesos. Días anteriores me había esforzado más de lo acostumbrado y parece que me vino a pasar factura justo hoy que necesitaba que mi cuerpo esté de mi lado, o al lado de mis ganas y propósitos.
Pensé en tomar un analgésico aunque no acostumbro a ello pues no quería claudicar pero ya Caí en la cuenta que ni siquiera iba a poder cargar la escoba ni aun un termo con alguna bebida caliente que pensaba llevar para compartir. Mi amiga me había avisado que iba a haber chocolate y que lleváramos vasos descartables, entonces ya el termo era un peso menos. Ya sé, algo de dinero para galletitas , y bueno, bajo igual aunque ya no dejaba de cuestionarme si tenía algún sentido hacerlo ya que no había modo de ser útil en esta circunstancia.
Tal vez debería hacer caso al sentido común y la comodidad del hogar para recuperarme pero sentía que me defraudaba quedándome y yo quería ser parte de la movida de los pequeños grandes aportes. Para colmo ya se me había hecho tarde, intento ser respetuosamente puntual , así que encima contrariada hasta en ese aspecto. No obstante ya sin saber ni a qué, me abrigué y salí.
El frio húmedo se instaló de inmediato en mi y , pensé en otra amiga que me cuenta como desde algunos años el frío le hace esto en su cuerpo y ella dice :hoy me levanté maría de los dolores y no le gusta pues su animo no es quejumbroso, pero a sabiendas te digo te entiendo y creo tener alguna idea de lo que sentís. Lucho a diario por superar todo aquello que se me aviene y trato de ser positiva por lo que rehúso de entrar en justificaciones y victimizaciones. Pero desgraciadamente hoy a cada paso se acentuaban ufa parecía encima a propósito. Olvidate bajá y punto, a qué ya no importa, a hacer bulto a lo que venga caramba, como todos los días.

Meditaba acerca de algunos jóvenes, sin generalizar, tanto potencial, energía vigor derrochado muchas veces en nada, sin saber que hacer, con tanto que abunda por todos lados, que no encuentran su espacio pero no se sabe si es que no se lo dejamos los adultos o que tal vez no lo quieran ocupar, que adoptan culturas ajenas hasta en lo que a disfrutar se refiere, comprando todo tipo de recetas hechas a beneficio de una sociedad que los prefiere así parece, aletargados, embriagados conectados en un mundo virtual , para ir manejándolos y despersonalizándolos lentamente y que todo siga su curso normal aunque desastroso a todas luces. Y los encasillaron de tal modo que cuando pretenden salir del nido ya se encuentran con luchar que por su juventud no pueden hacer esto o aquello, que son así o de otro modo, que cómodos, arrogantes, que tienen vicios, que no tienen experiencia etc. etc. y por ello, les impiden actuar y desenvolverse, que les inculcamos que estudien y como la enseñanza tiene ritmos tan irregulares, tediosos e imprácticos que van minando sus ganas y ya no queda por saber si existe alguna relación posible en lo que adquirir conocimiento y llevarlo a la acción resulte en algo satisfactorio .
Y que la convivencia funcione y seamos participes, actores y no meros espectadores y críticos sabelotodo de cómo” debiera, hubiera, habría o tendrían” que llevarse a cabo las acciones, explotan mis oídos a lo que sé que van a decir, y me altera el ánimo pues como repetía mi tía “obras son amores y no buenas razones”, obras quiero realizar y ver concretas. Con esto ya tenemos para entretenernos sobradamente y dejaremos un legado no tan vergonzoso a generaciones venideras pero lo que es más importante es mejorar nuestro presente. Somos teóricos, retóricos, analíticos y de qué lado jugamos?
Lentamente iba llegando al centro de la ciudad y comencé a ver a los grupos ya organizados en labor y empecé a experimentar la satisfacción de que a pesar de todas las voces en contra, sí lo estaban haciendo, qué grande.

Y yo no puedo colaborar, si tan sólo dijera algo que los animara, pero no, si hablaba los sacaba de su concentración, estaban perfectamente animados y motivados, el silencio era lo apropiado que inútil e impotente me sentía pero que agradecida a la vez por encontrarlos allí, yo vibraba esa misma intención y ellos lo estaban llevando a cabo. Vamos, vamos dije internamente. Seguí unos 200 metros más, me di vuelta y conté hacia arriba que con los grupitos habría aproximadamente setenta personas organizadas de a dos, de tres juntando paleando, barriendo, limpiando, solo se escuchaba el ruido de las palas removiendo la arena húmeda.
Más adelante ya me cruzo de lado al triangulito también le toco la limpieza, de donde seguramente salió la propuesta y genial, empezó por casa, porque yo venía pensando que no era el lugar que habían estipulado en principio, que iba a realizarse la limpieza profunda de fondo dos calles más abajo y ya venía transitando tres que estaban siendo atendidas. Allí observe a alguien conocido, fibra conocida de la zona poniendo de manifiesto su compromiso y convicción junto a otros tantos que rodeaban la institución, sacando carretilladas de arena en este caso para variar.
Frente de parques, ya no en grupos un tanto más aislado, escobillones pesados, bueno de a poco. Mejor me cruzo y por allí están más organizados ni me meto pues entorpecería la acción. Una cuadra mas y allí ya empiezan a trabajar las máquinas, aunque no lograron que hubieran despejado de vehículos la calle y debían encima darles la vuelta, aunque sea podrían haber acatado la petición de colaboración en despeje, bueno, tal vez no se enteraron. Al maquinista le costaba el doble o triple tratar de esquivarlos. De pronto veo que se acerca una mujer a un vehículo estacionado; que bueno, se avivó , lo va a correr, No sin sorpresa veo que era funcionaria pública, no vino a sacar arena, y no se enteró antes y fue a estacionarse donde no se podía, porqué ni siquiera se tomó la molestia de caminar un par de cuadras, ay ay ay…. Bueno, por lo menos sacó el auto aunque con maniobras que se me hace difícil de explicar, no comprendí, parece que jugaba al gato y al ratón con el maquinista, hubo gesto de saludo si de semi disculpa e indicación de que lo sacaría mas no se llegaron a entender del todo bien de que modo lo haría y fue bastante confuso pero lo logró, sobre todo demorar.
Enfrente el destacamento policial, tres de ellos conversando y caminando saliendo de la arcada, hombres fuertes, miro su veredita mínima y todavía con una capa de arena, compacta, yo pensé, de mi vereda la saqué ellos tal vez no puedan, mejor que lo haga otro, están para otras funciones, me empiezo a amargar, no; mejor sigo adelante y no pienso…
Una veintena de pasos y ya estoy en la plaza emblemática del centro cívico, que belleza, personas de todas edades pero de manera predominante niños y niñas con escobas de colores variados barriendo sin cesar en una danza de mensaje claro de propósito único y firme en una acción gobernada por la determinación en la voluntad. Que alegría, si que está saliendo mejor aún de lo imaginado. Vamos, vamos, vamos. Algunos se sacaban fotos como cualquier día normal que vive ese espacio, pero no ya era un ambiente sumamente especial. Se escuchaba música. Seguramente para animar, acompañar o evadirse, los miré pero me preguntaba si alguien seguía su compás, quizá, pero para mí esto tenía su propia música , me distrajo pensé en la persona que se encargó de ese detalle, empero algunas relaciones que establecí en pensamiento y no venían a lugar, me sacaban del aquí y ahora, decidí no prestar mas atención y seguir adelante.
Otros veintitantos pasos y me asomo a la plaza de los artesanos, allí postal inédita. Le cabria el nombre de “playa “me dije, muchas familias y al acercarme escucho como los padres les indicaban a sus hijos que allí había que juntar la arena en baldecitos como en la playa.., los niños asentían y así manos a la obra . Sonreí pero sentía la emoción en mi garganta. Muy conmovedor. Dulzura delicadeza en la enseñanza, ay, cuanto se podría decir de ello cuesta encontrar el modo de explicar, que maravilla…
Me llevó a imaginar tal vez hasta se establezca un cambio en fisonomía y se generen nuevas postales.

Y ahora media vuelta y sigo a la considerada principal, se me presenta un panorama donde la coordinación, organización y puesta en marcha resultaba tan impecable, en un funcionamiento mecánico armónico, la calle sin vehículo alguno, grupos perfectamente distribuidos de a cuatro y con indicaciones y voluntades tan precisas que parecían mecanismos maquinarios acompasados. Aquí estaban todos los ”hubiera, habría, tendría y podría” de manifiesto y plasmados!!!!. Por una parte , esto rebatía lo que me venía cuestionando y me hacía refunfuñar un rato antes.
Mas aún luego, ante el resultado de tal manera que parecía haber sido llevado a cabo con el diagrama calcado de alguien que yo conozco y me dije, si , indudablemente, casi que llevaría tu firma y dirección desde allí ya se podía apreciar una planificación cuidadosamente analizada, con profundo sentido práctico de desarrollo y ejecución. Esto ni bien pueda te lo voy a decir, experimenté una satisfacción en ese instante desde muchos aspectos.
Que bueno haber venido, me dije, aun a mis pesares.
Llego a la bocacalle: orden y claridad presentes algunos aún sacando de sus techos, veo una pareja de turistas que se detiene a observar y escucho a la señora que dice que maravilla y toma una fotografía como si fuera del paisaje mas bello, y yo pensé, lo es señora, también para mi, la opresión en la garganta cedía y se humedecían las mejillas.
Se veía a personas que se cruzaban para ofrecer agua, en la entrada de una galería habían dispuesto mesitas invitando café y cartelitos con palabras alentadoras y cuántos detalles y aportes no menores que se escaparían a mi vista seguramente…

Se vislumbraba que en las cuadras venideras sería réplica de lo anterior pero a medida que avanzaba se sumaban más y más actitudes. Propietarios de comercios barriendo personalmente sus frentes y veredas colaborando sin alterar el método imperante. Casi en la esquina cruzando en diagonal justo hacia donde estoy, la persona con la que había combinado encontrarme. Pero la cita llevaba más de una hora de retraso (a “usted “no se le habrá escapado que llegué tarde).otra de mis falencias de ese día, No va a ser eso lo que le diga, casi supongo la obviedad… Venía con alguien más a quien me presentó con su amabilidad a flor de piel a que nos tiene acostumbrados a todos quienes tenemos el gusto de conocerla.
Ella es de las personas con las que muchas aclaraciones en la conversación no son necesarias, pues hay códigos de conocimiento largamente practicados; Es un ser siempre dispuesto a escuchar a sus múltiples amigos y tiene la cualidad de descubrir y resaltar oportunamente las bondades de las personas en cuanto a referirse de ellas se trate, y lo otro que tiene la virtud de dejar sensación de bienestar, luego de conversar con ella siempre te deja con una sonrisa y te insufla implícitamente ánimo. Por otro lado parece poder escuchar la llamada de auxilio secreta de sus seres queridos y acudir al rescate. Necesitamos mucho de gente como “usted”.
Concluyó nuestro breve encuentro en presentación de su amiga y una invitación a tomar un tecito a charlar. Charlar era lo que menos quería en ese momento Yo no pude decir nada estaba todo atragantado nuevamente. Si no hubiera sido por mi retraso estaríamos yendo juntas hacia no sé dónde , y seguramente había tareas concretas asignadas. Nos despedimos y la vi irse en actitud diligente trataba de adivinar su rol del día, se lo preguntaría cuando nos reunamos, lo sabría si hubiera llegado a tiempo pero no, bueno, nos cruzamos sólo en ese punto y retomamos cada quien su dirección.
Siguiente cuadra tratando d digerir los torrentes de pensamientos.
Una señora personal de mantenimiento de un local repasando el vidrio miraba con asombro y curiosidad los grupos conformados que obraban en la calle.
Si señora, los de saco y corbata también toman la pala y la escoba confirmando que su tarea diaria no es de menor valía conforme la jerarquía .Todas las piezas forman los engranajes y cada una de ella s es necesaria e importante para que funcione correctamente. Cada quien ha de estar orgulloso de realizar una labor honrada sea cual fuere.
La dignidad no se disfraza. Esto que me vino a la mente no se a que viene, lo dejo ahí, mejor.
Cada vez más deseaba tener una escoba en la mano, sentía también las miradas hacia mí y me veían desubicada, tal vez con una escoba en la mano las evitaría, pero los adornos no son mi fuerte y ese dí a sólo hubiera sido un adorno que simularía estar trabajando, no es lo mío el fingir. No era útil ese día y punto. Más conocidos y quería pasar desapercibida, bueno no me vió, mejor, ya no me soporto. Ya está, regreso a mi casa y listo, pensé.
Enfrente en la esquina una señora barriendo cuidadosamente unos baldosones de la entrada a local donde trabajaba.
Pero quería una última mirada. Me detuve allí en esa esquina unos instantes . Pasa a mi lado un señor poblador conocido, casi lo saludo pero pareció no verme. Sin embargo caminó dos pasos más, se da la vuelta y sin que le haya preguntado nada me dice que piensa que no son estas las personas que debieran estar haciendo estas tareas, que donde estaban los 1000 empleados a quienes se les pagaba, que bueno me contó serie de situaciones que le habían sucedido con gestiones municipales, su historia como tantos que pagan y están al día por más de 50 años cumpliendo y respetando normas y sin embargo en lo personal soportar situaciones de reclamo con falta de respeto hacia él hasta con burlas y en lo general soportar que se permita atropellos, destrucciones sin sanción alguna a quienes deliberadamente destruyen y pintarrajean la ciudad por ejemplo. . Y luego que largó todo lo que decidió contarme. Le dije, está bien, es cierto, respeto su postura pero yo creo que todas estas personas, seguramente tienen indignación y no menos contradicciones, que tal vez hasta coincidan plenamente con él en sus apreciaciones totalmente respetables, pero con su actitud, muestran para mí la fibra de que esta hechos, y si uno no se hace el distraído la lectura política puede ser muy interesante. Que bueno a mi parecer, que a pesar de todo lo que sientan en contra, superen y actúen de esta manera en estos momentos especiales.

(Ahora agregaría que el silencio a veces suena a gritos)
Conversamos un rato más y nos despedimos. Durante toda la charla la señora seguía limpiando con ahínco y detalle la baldosa, que impotente me sentía yo había venido con ganas de hacer no de hablar y constantemente caía en lo contrario a mis deseos.
Miro de vuelta a la mujer y digo, perdón por interrumpirla pero quiero decirle gracias, por lo que está haciendo (lo que yo quisiera pero no hago.)
Y ella me sorprendió a mí pues sonrió y me agradeció mostrándose alegre por mi reconocimiento.
Me sentí por primera vez en esa mañana, algo mejor conmigo misma. . Decidí caminar un poco más sin atormentarme.

En la próxima ya los grupos mermaron algo y era de a tres, muchos jóvenes pero algunos parecían no ser de aquí.
Escucho cantar algunas improvisaciones con letra que incluye la escoba, muy divertidas dos chicas. Ey, las felicito, gracias, dijeron.
El frío seguía siendo intenso a media cuadra hacia arriba una señora con una bandeja repartiendo mate cocido caliente, para quienes estaban trabajando, si ese fuera mi caso le estaría ya pidiendo uno pero no, me corro hacia otro lado , pero me mira al pasar y me pregunta si quiero, y si, la verdad que si, muchas gracias. Tomo un vaso y al irse comenta, y si, hace frío… (de hecho había pensado lo mismo, no me correspondía pero ligué de rebote. Gracias lo disfruté, lo necesitaba, estaba delicioso pero le falto el ingrediente del derecho en este caso para ser perfecto.
Recuperé temperatura puedo seguir un poco más. Zas, de pleno otro conocido, encargado de dirigir su cuadra,
Atravesando sucesos voy adquiriendo fuerza para todo, lo encaro de una a saludarlo y me cuenta su motivación y que todos los de esa cuadra eran de la misma empresa, que la gerente de la misma estaba a la par con ellos Que le venían dando duro y sin pausa desde temprano pero que buscaban el modo de divertirse y el entusiasmo que provocaba su tarea era contagioso, lo sorprendió una señora mayor que fue a comprar galletitas para llevarles y compartir pues quería colaborar de alguna manera , (uy cierto me acordé que me olvidé. Tenía en mi bolsillo el dinero destinado para las galletitas que no compré Bueno gracias secretas a esta señora que materializó mi intención. )
Y vos que estás haciendo. A mi me parece que hoy me tocó mirar.
Bueno, no te hago perder más tiempo, adiós, pero me pregunta por un amigo en común extrañado de no verlo en la movida siendo que siempre lo ve muy dispuesto. Y ahora que justo se frenó la temporada. Tiene trabajo? Y de los no remunerados, a montones, por ser materia dispuesta y hábil pero el problema que con el listado de buenas acciones no podes ir a comprar nada en el supermercado ni pagar los servicios. Pero si , debe estar igualmente sacando arena y ceniza y de hecho luego me enteré que no esquivó esa labor tampoco.
Mandale saludos, bueno gracias y vos que estás haciendo. A m{i me parece que hoy me tocó mirar.
En la esquina de una confitería, una mesita e invitación escrita: café y medialunas.

En la otra cuadra familias completas con niños pequeños y palitas de plástico sacando con cuidado y con indicaciones amables y pacientes por parte de los padres.. No escapó esta imagen se ve a un fotógrafo profesional que trataba de capturarla desde el mejor ángulo.

Dos señoras mayores saliendo de un edificio de departamentos una de ellas con una jarra, salió con cierta timidez, se acerca a unos señores y les ofrece diciéndoles: “un jugo de naranja, al menos” , yo esquina hacia abajo reflexionaba, que es en esto donde el signo menos es en realidad lo más cercano a “ lo más” positivo. Y la matemática se fusiona y es una; no es ni lo uno ni lo otro; a la vez es uno y también lo otro; es nuevo, transformador. Que bueno, gracias secretas señora.
Muchos convidando matecitos.

Ya me voy , llamé a mi amigo y se ofreció a pasarme a buscar en media hora más si quería de paso contaba con suficiente tiempo tendría que caminar solo unas 12 o 13 cuadras para llegar al lugar.
Una segunda y ultima miradita y voy en camino de regreso.
Una voz femenina me llama desde el otro lado de costanera, no la reconocí, el sol reflejaba una figura alta con sombrero, pala en mano y me hacía señas, mejor cruzo, no veo bien quién es, pienso en alguien pero no, parece que no, ahora sí
Grandiosa, ahora te reconozco. Me confundiste con ese atuendo te hacia ver extremadamente corpulenta y acá si que la apariencia reflejaba lo que sos en realidad, una pila de fuerza, voluntad y energía positiva en acción.

Si todos vivimos de alguna manera de esto con esto y en esto tenemos que tener limpio nuestro negocio aunque no vivamos en la zona céntrica, me dijiste
Que bueno encontrarte, i tuviera un sombrero puesto me lo sacaría en señal de respeto y agradecimiento por lo que haces y de gusto por que habitas en este lugar.
Lástima que en este negocio para los que lo habitantes llegan invariablemente las responsabilidades y sólo algunas migajas para contentarse. Espero que también sepamos ver eso y defenderlo. Que luchemos para que las ganancias que pueda dejar este centro se queden principalmente en la zona para su verdadera prosperidad.

Admití que yo finalmente estaba de mirona, no dijiste nada, pero el conocerte me indicaría que tal vez algo así como menos charla y más trabajo, pero ese no sería tu modo de decirlo. Me fui sin antes ver como paleabas con una energía y polenta con actitud firme y contagiosa a intentar imitar. Que linda gente encuentro en mi andar.

Unos doce hombres sentados juntos vianda en mano reponiendo fuerzas llamando a compartir el almuerzo a alguno de su grupo que tal vez no había llevado lo propio.

Cepillo al descuido, una señora , sentada en la costanera con un cepillo mediano en la mano limpiando también como al descuido y como para contestar algún para qué? No importa, ella sabe y yo siento que sabe

Subo, en la esquina de la catedral momento de recreo para otro grupo. Se habían puesto en ronda y hacían una especie de juego terapéutico de conocimiento en idas y venidas turnándose para ir hacia el centro del círculo. Risas y alegría. Parecían niños pequeños. Muy grato.

Quien hubiera dicho, escalera completa y el césped del cantero del centro también. Son geniales
Voy a dar toda la vuelta. Mucho por hacer pero espero tomen ánimo de lo hecho.
Quedan cuatro cuadras para el encuentro con mi amigo.
No caben ya emociones y estas ultimas cuadras son pesadas, hay recuerdos en ellas
…. …. ….
Pensé en vos dulce adolescente atrapado en un cuerpo de anciano, Cuanto dolor de achaques prematuros e impotencias has sentido, no puedo imaginar.
Ya mi mente pide recreo y mi cuerpo alimento
De regreso vemos una jovencita, ah mirá, es ella, también en la movida. Y eso que si quiere cuenta con la posibilidad de viajar e irse de paseo mientras pase toda esta situación. No nos vio .

Siempre un gusto verte y en exacto lugar tu juventud y sonrisa alegre iluminaba la calle y estabas allí reafirmando lo que sos. Que lindo necesito toda la fuerza en contra para revertir mis reflexiones matutinas, vamos, vamos, que alegría la balanza se mueve y yo atisbo esperanza. Gracias gracias a todos.
Llego a casa, en mi bolsillo, el vaso descartable, claro como me enseñaron, no lo hubiera arrojado en la vía pública.
Como la imagen que creo que motivó a más de un barilochense creo que fue la de dos personas de edad (que conozco también) y se mostraba en televisión, que con toda naturalidad empezaron a limpiar sus veredas ante esta contingencia, antes de la convocatoria masiva, y que el modo en que lo hacían no era menos diferente del de nuestros mayores, enseñando mas con el ejemplo que con palabras.

Al finalizar el día me encontré con la pregunta hacia mí, como estuvo todo? Todo bien pero yo no estuve limpiando ni lleve galletitas ni convide matecitos. y para que fuiste? Algunos comentarios lapidarios y de sorpresa.

Corrí la lápida y resurgí, yo me propuse ir y lo hice.

volver al índice

PACHAMAMA Y LAS CENIZAS

Pachamama es nuestra madre, vibra, siente, respira, nuestros pies conectados a ella sienten, danzan y también respiran,

estos son tiempos de conectarnos, de creer de sentir, abrazar y respetar….

En nuestros días, la vorágine de la sociedad nos lleva a mirar lo exterior «lo que se ve» y lo que se debe hacer y así nos fuimos olvidando de lo esencial, lo natural, lo que no se ve, pero se SIENTE.

Nuestros cuerpos se van cristalizando y nuestros corazones dejan de brillar, por las preocupaciones, angustias y problemas . Dejemos ya a un lado nuestro ego, y sintamos realmente la unidad entre nosotros hermanos, extendamos nuestras manos y abracemos sin vergüenza, sin miedo, sonriamos y agradezcamos el presente de estar vivos, de existir, y de poder respirar y jugar!

Cada día es nuevo, hay una oportunidad de evolucionar, de sentir nuestros pies acariciar a nuestra madre, y de sentir a nuestros cuerpos como el templo mas sagrado, enciende una llamita en tu corazón y no dejes que se apague por la ilusión, Maya.

Es HOY! y es para SIEMPRE! sentite vivo, brilla y expandite!!!!!!!!

Abrazo de corazón a todos los que aportan su granito de arena para que HOY suceda con AMOR y conciencia.

Estamos juntos. Luz y paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *