La otra cara del Medioevo Sobre la mirada equivoca de la edad media.

Ana Basarte es docente de la cátedra de Literatura Europea Medieval de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Participó en las jornadas sobre la cultura francesa en la Edad Media en la Alianza Francesa.

¿Por qué la Edad Media suele ser objeto de estudio por académicos que van más allá de la historia?
Quizá uno de los aspectos más interesantes sea la enorme distancia que existe entre una mirada estereotipada de la Edad Media, que la concibe como una época oscurantista, bárbara y signada por las persecuciones, y lo que uno encuentra cuando incursiona en este universo a través de su arte y su cultura. Es notable cómo hasta la misma designación de “medieval” encierra una visión negativa que la ubica como un periodo de pasaje, sin valor en sí mismo, intermedio entre el esplendor de la Antigüedad clásica y el apogeo del llamado “humanismo renacentista”. En la literatura encontramos, por ejemplo, múltiples expresiones de lo amoroso desbordantes de una pasión erótica que no deja de sorprender para una cultura supuestamente tan pacata. A su vez, los románticos del siglo XIX y Hollywood contribuyeron a distorsionar la imagen del Medioevo, infantilizándolo y simplificándolo en un mundo habitado por duendes y hadas. La Edad Media no es ni tan idílica ni tan tenebrosa como suele creerse.

¿Cuáles son las principales marcas de ese período en el presente?
A la Edad Media le debemos la ciudad, la universidad, la cortesía, el libro, los anteojos, los hospitales, las huelgas, el molino y la cerveza, con un larguísimo “etcétera”. El historiador Jacques Le Goff ilustró hasta qué punto en el IV Concilio de Letrán (1215), se tomaron decisiones que marcaron la evolución de nuestras sociedades, como la institución de la confesión obligatoria, que pasó de ser un acto público a tener carácter privado. Esto contribuyó al desarrollo de la introspección y el desarrollo de la individualidad, característica de la sociedad occidental y no muy alejada de la terapia psicoanalítica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *