La nutrición profiláctica en casos de cáncer de cabeza y cuello reduce la desnutrición debida por quimio y radioterapia

La nutrición profiláctica en personas con cáncer de cabeza y cuello reduce la desnutrición debida a la quimioterapia y la radioterapia, según han puesto de manifiesto más de 50 especialistas en un curso monográfico de nutrición clínica de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, celebrado en Málaga y coordinado por especialistas de la UGC de Endocrinología y Nutrición del Hospital Carlos Haya, entre otros.

Según han explicado, endocrinólogos, oncólogos y radiólogos vasculares llevan a cabo una labor coordinada con el fin de detectar de forma precoz a los pacientes desnutridos o en riesgo de estarlo, valorando las mejores opciones y vía de administración del tratamiento nutricional antes de iniciar la terapia oncológica.

De hecho, un 20 por ciento de los 200 pacientes con cáncer de cabeza y cuello que se valoran al año en el Carlos Haya reciben tratamiento nutricional preventivo mediante sondas de alimentación. En este sentido, más de 40 pacientes con cáncer de cabeza y cuello en estadios avanzados se han beneficiado de la nutrición mediante gastrostomía profiláctica evitando el riesgo de desnutrición debido a la quimioterapia y radioterapia.

El cáncer de cabeza y cuello, –lengua, laringe, faringe, amígdalas, glándulas salivares, etcétera–, supone aproximadamente el 12 por ciento de los nuevos diagnósticos de cáncer en varones y el 5,5 por ciento en mujeres.

Debido a que casi en el 40 por ciento de los casos el diagnóstico del tumor se realiza en estadios avanzados, la elección de tratamientos agresivos de cirugía, radioterapia y quimioterapia es inevitable con el fin de mejorar el control del tumor.

Sin embargo, la agresividad de la terapia puede provocar efectos secundarios y complicaciones que repercuten de forma negativa en el estado nutricional de los pacientes.

Aproximadamente el 57 por ciento de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello presentan pérdida de peso y desnutrición moderada o severa debida, de forma directa, al propio tumor y a los efectos adversos que produce el tratamiento con radioterapia y quimioterapia radical al que son sometidos.

La irradiación de los tumores de cabeza y cuello –especialmente si se asocia a quimioterapia– suele provocar una inflamación severa y dolor de la mucosa oral (mucositis) hasta en el 80 por ciento de los pacientes, lo que conlleva problemas de deglución, disminución de la cantidad y aumento de la viscosidad de la saliva, y disminución o alteración de los sabores y del sentido del olfato.

La colocación de una sonda nasogástrica (desde la nariz al estómago), o la realización de una gastrostomía (implantación de la sonda que queda alojada en el estómago a través de una pequeña incisión percutánea) son las dos vías de administración de nutrición artificial más utilizadas en los pacientes que no puedan mantener una ingesta adecuada por vía oral.

A través de las sondas se administran las fórmulas nutricionales ya preparadas, pautadas y ajustadas a los requerimientos de cada paciente. La elección de la gastrostomía como vía de alimentación ha demostrado, en estudios realizados por el hospital malagueño, mejores resultados respecto a la sonda nasogástrica en cuanto al mantenimiento del estado nutricional, menos interrupciones no programadas del tratamiento y menos ingresos hospitalarios, así como una mejor calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *