La noción de Gracia: Cielo y Tierra

Al pensar la interacción Cielo Tierra tan propia de nuestra visión astrológica me surge relacionarla con la noción de Gracia. Al pensar en ella, se abren una serie de circuitos mentales, emocionales y espirituales en los que me parece significativo profundizar.

En el mundo de la teología cristiana la Gracia está vinculada con uno de los misterios más ricos y complejos. Con lo más difícil de comprender y transmitir.

El uso cotidiano de la palabra gracia deja entrever solo algunos de sus sentidos.

Haciendo un poco de arqueología lingüística, nos encontramos que cuando un grupo de judíos del sigo III antes de Cristo traduce la biblia hebrea al griego. La palabra Jaris es la elegida para remplazar 4 vocablos hebreos , que significaban misericordia, compasión, fidelidad y benevolencia.

Estos cuatro significados asumidos en la palabra Jaris se agregan a los que la palabra Jaris tenía ya en la lengua griega. Estos eran, belleza que deslumbra, favor de los dioses y liberación

Con la venida de Cristo los autores del Nuevo Testamento usan ese término Jaris para subrayar la sobreabundancia y gratuidad del amor divino. Jaris luego pasara al latin como Gratia y al español como Gracias. Por lo tanto es notable como los alcances significativos del término fueron creciendo y siendo cada vez más abarcativos.

Como una primera definición podemos decir que Gracia es Dios comunicándose, la energía divina dándose, lo trascendente que entra en contacto con lo cósmico y terreno.

Es el amor que se da por amor y no por deber sino gratuitamente.

Podemos percibir en este esquema que la clave de comprensión esta en entender a la gracia como vínculo entre diferentes planos de existencia y de ser. Es un vínculo que informa, en sus dos acepciones, de traer una novedad y de dar forma.

La enseñanza está ligada a entregarse a lo desconocido al soplo espiritual que transforma al corazón del hombre que lo abre a lo trascendente. En esa apertura y en ese contacto intimo con lo que esta más allá de su comprensión y anhelo, lo transforma, lo sana y lo eleva.

No es que tan solo que eso, lo divino, entra en nosotros sino más bien que nosotros a nivel del ego quedamos asimilados por esa energía entregándonos a un orden más vasto.

En este sentido se puede relacionar en lenguaje astrológico con la acción y significados de las energías transpersonales (urano, neptuno y plutón)

La gracia o como uno elija llamarla es la energía que nos vincula con lo que esta mas allá de nosotros , tanto a nivel vertical como horizontal, nos saca de nosotros mismos y nos orienta a un crecimiento vincular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *