La Naturaleza del Hombre

El Ser Humano es una entidad muy compleja. En la literatura teosófica ha sido descrito como teniendo una naturaleza séptuple, que comprende: su cuerpo físico, una contraparte etérea, un principio de «vida» o «vitalidad», sus emociones, su mente (que comprende los niveles abstracto y concreto), los poderes intuitivos y la esencia espiritual.

El estudio, y la comprensión de sí mismo, a la luz de este conocimiento, puede brindarle la posibilidad de descubrir quién es realmente, y aprender a discernir en su naturaleza todo lo que es impermanente de aquello eterno en él. De este modo, por medio de la des-identificación con todo aquello que es limitado, puede dar paso a las facultades latentes en todo ser humano puro, como los elevados atributos del recto pensamiento, la voluntad altruista, el amor y la compasión, y la capacidad de dirigirse hacia la sabiduría. Las más elevadas facultades del hombre son aquellas por medio de las cuales élexperimenta la Verdad en contraposición al simple hecho  de estar informado y especular sobre ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *